Dream AlcaláSemana Santa 2022 de Alcalá de HenaresLa Semana Santa en Alcalá de Henares

La Semana Santa en Alcalá de Henares

La Semana Santa católica se ha celebrado en Alcalá de Henares desde el siglo XVI, o como en tantos lugares de España, desde el nacimiento de la celebración religiosa con procesiones públicas y con todos sus elementos escenográficos, buscando el acercamiento de la fe al pueblo llano.

Tras superar un largo periodo de decadencia y poca participación, a partir de los pasados años ochenta la Semana Santa en Alcalá ha conocido un resurgimiento e impulso creciente que ha hecho que actualmente sea todo un fenómeno turístico, además de religioso, que cuenta con más de 100.000 asistentes, entre alcalaínos y visitantes cada año.

En la actualidad la Semana Santa de Alcalá de Henares es tal vez la más importante de la Comunidad de Madrid, y fue declarada Fiesta de Interés Turístico Regional en 2004.

En 2018 el Ayuntamiento de Alcalá de Henares comenzó los tramites para conseguir que la Semana Santa de Alcalá de Henares sea declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional, lo que finalmente se consiguió para la Semana Santa de 2020.

Pero aquel año, como en 2021 que la catequesis se quedó en los templos sin salir a la calle, la Semana de Pasión no se pudo celebrar por la pandemia. Así que la ciudad espera estrenar, en todo su esplendor, el marchamo en 2022.

Semana Santa de Alcalá de Henares

Semana Santa en la Iglesia Católica Romana

La Iglesia Católica Apostólica Romana es la iglesia católica con mayor número de creyentes en el mundo, los cuales están bajo la autoridad del Pápa. La Semana Santa, según la tradición de la Iglesia Católica Romana, comienza con el Domingo de Ramos, fecha en que Jesús entra a Jerusalén y es recibido con hojas de palmeras, y termina con el Sábado Santo. La Pascua comienza después del Sábado Santo.

De la humildad a la gloria

La celebración de la Semana Santa en Alcalá ha ido pasando desde el hecho de que no tenía procesiones a finales del siglo XIX y principios del XX  hasta la enorme relevancia actual, en la que decenas de miles de personas presencian el recorrido de los pasos (imágenes de Jesús o de la Virgen María a hombros de los costaleros -miembros de las cofradías o hermandades dedicadas a esa imagen-, o sobre plataformas con ruedas).

Durante varias décadas en Alcalá no hubo procesiones por razones que se desconocen, pues aunque era una población pequeña, en otras similares sí se celebraban, pero volvieron en 1917. Durante la II República estuvo prohibido que se celebraran en la calle, por lo que tuvieron lugar en el interior de las iglesias.

Tras muchos años, desde la Guerra Civil, en los que en Alcalá de Henares la Semana Santa tenía una modesta celebración, a pesar del número de conventos, iglesias e imágenes existentes en la ciudad, todavía conoció una mayor decadencia en los años setenta y principios de los pasados años ochenta, una crisis común al resto de España, debido a los cambios sociológicos que había habido en la sociedad española, con los que se salía más de vacaciones o se tenía todavía la idea de la cercanía de la Iglesia a la dictadura franquista.

Esta imagen cambió radicalmente, las celebraciones religiosas adquirieron una significación propia y las diversas Semanas Santas españolas se convirtieron en un gran atractivo turístico, como se puede comprobar en las más grandes y famosas, como las de Sevilla, Valladolid, Zamora o Murcia.

Igualmente pasó en Alcalá, gracias a los esfuerzos de un concejal de Festejos, José Macías, quien impulsó, hace más de un cuarto de siglo, de tal manera y con un gran empeño personal, la Semana Santa alcalaína, de forma que esta ha ido creciendo tanto, en procesiones, pasos y participación popular, que hoy la Semana Santa de Alcalá de Henares es tal vez la más importante de la Comunidad de Madrid, siendo declarada Fiesta de Interés Turístico Regional.

4.000 cofrades, 100.000 visitantes

Alrededor de 4.000 hermanos integran las cofradías alcalaínas, y a las diversas procesiones asisten unas 100.000 personas, entre vecinos y visitantes, lo que da idea de la participación de la sociedad alcalaína en la actualidad en la Semana Santa, y de la atracción que supone como acontecimiento turístico, con un crecimiento tal que los alcalaínos que conocen las procesiones de mediados de los pasados años ochenta, a las que calificaban de “tristes”, ahora hablan de una clara “explosión” de la Semana Santa alcalaína.

En Alcalá las procesiones están organizadas por diez cofradías o hermandades de penitencia, que sacan más de veinte pasos con distintas imágenes de Jesús en los momentos previos a su muerte en la cruz o de la Virgen María y algunos santos y apóstoles.

Cada cofradía celebra su procesión, pero la del Domingo de Ramos, que inaugura la Semana Santa, está organizada por la Junta que reúne a todas las cofradías, con la imagen de la famosa ‘Borriquilla’, con Jesús montado en ella en su entrada en Jerusalén. La procesión no contó con imagen hasta 2006, cuando se encargó por la Junta de Cofradías. La talla está realizada sobre madera de tilo, rondando su valor económico en torno a los 50.000 €.

Procesión Domingo de Ramos 2014 (126)

 

Programa de Semana Santa

Las Cofradías Penitenciales de Alcalá de Henares

Hay una Hermandad que se distingue porque es la única que tiene tres pasos, la Cofradía del Santo Entierro y Nuestra Señora de los Dolores, fundada en el siglo XVI. Cuenta con el Santísimo Cristo Yacente, Nuestra Señora de los Dolores y el paso de los Atributos en la llamada Porcesión del Silencio.

En ella, en el siglo XIX, sólo podían participar en la estación de penitencia los hermanos varones. Durante esta Estación -así llamada porque la procesión pasa por un templo- las farolas de las calles que recorre se apagan, y la única iluminación que tienen es la de los cirios de los nazarenos y los candelabros de los pasos.

 

Varias de las cofradías son muy antiguas, como la Hermandad del Santísimo Cristo Universitario de los Doctrinos y Nuestra Señora de la Esperanza, fundada en 1660. En su día contó con un Cristo de Mena como el que sacan los Legionarios en Málaga cada Jueves Santo.

La Cofradía del Santísimo Cristo de la Agonía, María Santísima de los Dolores y San Juan, de mediados del siglo XVII, que sale a las 6:00 horas del Viernes Santo, quizá el día grande de la Semana Santa Alcalaína, en una procesión en silencio que encoge el alma tanto en su salida como cuando brillan las primeras luces del alba

La primera en fundarse, y así está considerada entre las Cofradías de Penitencia, fue la Antigua, Ilustre y Fervorosa Hermandad y Cofradía de María Santísima de la Soledad Coronada y Sagrado Descendimiento de Nuestro Señor Jesucristo y San Juan Evangelista -creada en 1508-. Protagoniza una de las procesiones más multitudinarias de la Semana Santa en su salidad desde Santa María la Mayor en la tarde del Viernes Santo.

Cuentan con imágenes de gran valor histórico, como la del Cristo Universitario de los Doctrinos –talla muy sobria del siglo XVI-,  o artístico, como la de  la Soledad Coronada, obra del imaginero sevillano Antonio Castillo Lastrucci.

Las hermandades más ‘jóvenes’

No todas nuestras Hermandades Penitenciales cuentan con siglos de historia pero, muchas de ellas, destacan por otras bendiciones. La Real e Ilustre Esclavitud de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli y María Santísima de la Trinidad de Alcalá de Henares, fundada en 1955, tiene más de 1.500 hermanos y es la que más veces sale a la calle, en 2022 lo hará el Jueves Santo y con la procesión Trinitaria del Viernes Santo.

Dos veces saldrá también la Hermandad Sacramental del Santísimo Cristo de los Desamparados y María Santísima de las Angustias y el Señor de la Divina Misericordia en las Negaciones de San Pedro, fundada en 1997. Será el Viernes de Dolores con el Vía Crucis y en su habitual estación de penitencia del Lunes Santo. Este año ha presentado una nueva imagen para sus pasos, El Romano.

De finales del siglo XX, como su predecesora en este repaso, es Cofradía del Santísimo Cristo de la Esperanza y el Trabajo y Nuestra Señora de la Misericordia. En 2020, aún con la pandemia, celebró los 25 años de su fundación llenando las calles de nuestra ciudad de Esperanza y Misericordia, los Miércoles Santo.

La Hermandad de Jesús Despojado de sus Vestiduras, María Santísima de la Paz y Esperanza y San Juan Evangelista es la más joven de todas. Se fundó en 2013 y, desde entonces ‘abre’ la Semana Santa en la tarde del Domingo de Ramos. En su haber, queda una histórica primera procesión bajando al Despojado desde su barrio de Espartales hasta la Santa e Insigne Catedral Magistral. Algo que no ha vuelto a ocurrir debido al amplio dispositivo de seguridad necesario.

 

 

Procesión del Domingo de Resurrección

La lleva a cabo la Hermandad Franciscana de Nuestro Padre Jesús Resucitado, Nuestra Señora de la Salud y el Perpetuo Socorro (Ministra de los enfermos) y San Diego de Alcalá.

Cofradía fundada el 8 de abril del 2012. La mayoría de los fundadores son sanitarios que trabajan en las urgencias de la Comunidad de Madrid, hermanados con bomberos, protección civil, policía local y nacional de la ciudad.

Se sienten identificados con el tra­bajo que realizan una congregación de religiosas que reside en Alcalá, las Siervas de María (Ministra de los enfermos), y piden permiso a Roma para que esa congregación sea imagen visible de la hermandad.

Unos meses después en una misa en su sede canónica se las hace hermanas honoríficas de la hermandad. Once meses más tarde de su fundación el obispo de la diócesis de Alcalá de Henares, Dª Juan Antonio Reig Pla, firma los estatutos ha­ciéndola nueva hermandad de la ciudad complutense.

El Cristo de las Peñas de fiestas

Una curiosidad de la Semana Santa en Alcalá es que una de las hermandades alcalaínas se formó por miembros de las peñas de amigos que siguen las fiestas grandes de Alcalá, a finales de agosto: la Venerable Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo Atado a la Columna y María Santísima de las Lágrimas y del Consuelo. Protagoniza la salida más plástica de la Semana de Pasión con sus costaleros sacando al Señor de rodillas desde el templo de la calle Imagen. 

Fue en 1988, también a iniciativa del concejal José Macías, quien pidió a las monjas Carmelitas de la calle Imagen la salida en Semana Santa de la imagen un Cristo atado a una columna, que será el nombre de la cofradía, proponiéndoselo a los peñistas, que aceptaron el proyecto y lo sacaron adelante hasta hoy en día.

En el recorrido veraniego de esta procesión se entra en el colegio mayor de San Ildefonso, sede de la universidad fundada por el cardenal Cisneros, se recorre en parte su interior, llega al Patio de Villanueva y sale por la puerta principal de su monumental fachada plateresca.

Además, antes de la pandemia, la concejalía de Turismo del ayuntamiento alcalaíno organizaba la Ruta de las Procesiones, con recorridos guiados en los que los visitantes pueden acercarse a los hitos religiosos más importantes de la Semana Santa complutense y a las distintas iglesias y conventos de los que salen las procesiones, en un itinerario histórico y monumental de la ciudad. A esto se suma una campaña, en unión de las pastelerías locales, de difusión y preparación de los penitentes, dulces rellenos típicos de Alcalá en la época de Semana Santa.

5 COMENTARIOS

Los comentarios están cerrados.