La dieta mediterránea, la paella y el cocido


La dieta mediterránea es conocida por ser una de las más sanas y equilibradas del mundo, y aunque su nombre remite al litoral mediterráneo es común a casi todo el territorio de la Península Ibérica. Además de la dieta mediterránea, en España tenemos algunos platos típicos conocidos en todo el mundo, entre los cuales destaca la paella y el cocido.

La dieta mediterránea

La dieta mediterránea engloba, como su propio nombre indica, una serie de patrones alimenticios comunes a los países de la zona del mediterráneo, especialmente España, Italia, Grecia, Marruecos y el sur de Francia. Su importancia cultural y social es tal que en 2010 fue incluida en la Lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

A efectos prácticos, la dieta mediterránea no es una doctrina, no está escrita en ninguna parte ni hay una serie de reglas sobre lo que se puede y no se pude comer. Es decir, se trata de una serie de costumbres y pautas, no de un régimen estricto. Las pautas básicas incluyen el uso de aceite de oliva, alimentos de origen vegetal en abundancia (fruta, verdura, legumbres, cereales, etc.), productos lácteos y pescado. La carne y los huevos también forman parte de la dieta mediterránea, pero se recomienda que se consuman con moderación. En lo que se refiere a las bebidas, se aconseja sobre todo el agua y un poco de vino durante las comidas.

La clave de la dieta mediterránea es que se basa principalmente en alimentos frescos, o poco procesados, y de temporada, por lo que es tan recomendable a efectos de salud como medioambientales. Sus beneficios están ampliamente comprobados a nivel científico, existen estudios que demuestran que reduce el riesgo de sufrir obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares y deterioros cognitivos, entre otros muchos trastornos.

La paella

Si te preguntan por platos típicamente españoles, seguro que se te ocurren unos cuantos, desde el gazpacho a la fabada, pero ninguno de ellos es tan famoso como la paella.

En realidad, la paella no es un plato típico español, sino de la Comunidad Valenciana, pero es tan popular que se prepara y se consume en toda España, tanto en las cafeterías y restaurantes como en casa. Es difícil saber a qué se debe su gran popularidad, pero es probable que tenga mucho que ver con que es una receta económica y sencilla que admite decenas de variantes.

De todas formas, que existan muchas de recetas de paella no significa que todas sean paellas en el sentido tradicional de la palabra. Para que un arroz sea considerado una paella valenciana, tiene que cumplir una serie de reglas. Lo cierto es que lo que venden en muchos restaurantes y cafeterías no es paella valenciana, sino copias y derivados que a veces no tienen mucho que ver. Una paella valenciana tradicional debe incluir arroz, pollo, conejo, ferraura (una variedad de judía), garrofón (otra variedad de judía), tomate, aceite de oliva, azafrán, ajo y sal. Otros ingredientes habituales son diversos tipos de carne, marisco, pescado o incluso caracoles.

Por otro lado, la paella se debe cocinar en una paellera, que no es más que un recipiente metálico similar a una sartén, pero con dos asas en lugar de mango. Un arroz hecho en cualquier otro tipo de recipiente no debe ser llamado paella. Aunque actualmente es bastante habitual hacer la paella en una cocina moderna, tradicionalmente se hacía sobre un fuego de leña, una costumbre que se sigue manteniendo en algunos lugares.

El cocido madrileño

Aunque en Alcalá puedes comer excelentes paellas, realmente no es un plato típico de esta región. En la zona de Madrid, los platos típicos son más contundentes, sobre todo debido a que en invierno hace mucho más frío que en el litoral mediterráneo. Con temperaturas que pueden llegar a varios grados bajo cero, el cuerpo necesita algo más rotundo, como el cocido madrileño.

El cocido es un plato que se come en toda España, pero la variante más conocida de todas es el cocido madrileño. A grandes rasgos, el cocido es un guiso que suele incluir carne, embutidos, verduras y legumbres. El cocido madrileño, es el plato más representativo de la zona de Madrid, y consta principalmente de garbanzos, verdura, carne, embutidos y tocino de cerdo.

El cocido es, igual que la paella, un plato de origen humilde, barato y fácil de hacer. Normalmente, se come como plato único, y generalmente solo durante los meses en los que hace más frío. De todas formas, aunque se come como plato único, no se come todo al mismo tiempo. Tradicionalmente se comía en tres «vuelcos» o partes: primero el caldo de la cocción, luego los garbanzos con las verduras y las patatas y en tercer lugar la carne. Actualmente, es más habitual comer el caldo en forma de sopa como primer plato y los garbanzos, la verdura y la carne como segundo plato.

Como el cocido es un plato que incluye muchos ingredientes y que se suele hacer para al menos media docena de comensales, es habitual aprovechar las sobras para hacer otros platos, como ropa vieja o croquetas.

Tanto el cocido como la paella, y otros platos típicos españoles, se suelen encontrar en prácticamente cualquier restaurante, pero siempre es más recomendable ir a un restaurante casero que a los típicos establecimientos para turistas. Si quieres un buen cocido madrileño en Alcalá, te recomendamos por ejemplo el Restaurante Miguel de Cervantes (unos 30€ por persona) o a pocos metros El Bedel II (unos 25€ por persona).

A continuación puedes observar un folleto (también disponible en PDF) de los restaurantes con Cocido Madrileño en Alcalá de Henares.

https://www.dream-alcala.com//pdf/GuiaRestaurantesCocido.pdf

Para ver nuestros mejores vídeos y directos:

Suscríbete ahora:
O si lo prefieres, echa antes un vistazo aquí.

Si eres más de leer, recibe gratis por correo electrónico nuestras últimas noticias

Nos encantaría conocer tu opinión: