Todos los caminos llevan a Complutum

A partir de ahora, cada vez que pases por la vía Complutense de Alcalá de Henares a la altura del número 34, verás un monolito que recuerda el glorioso pasado de Alcalá de Henares cuando era la ciudad romana de Complutum.

La escultura es el elemento central de decoración de la nueva rotonda que regula el tráfico de la vía Complutense en la confluencia con las calles Navarro y Ledesma y Eras de San Isidro.

En ella se indica la distancia a otras dos ciudades romanas, Emérita Augusta (actual Mérida) de la que nos separan 372 Km, y Caesar Augusta (actual Zaragoza) que dista de Alcalá 282 Km.

Y es que Complutum formaba parte de un eje comercial y de comunicaciones que cruzaba la península ibérica y del que también formaban parte estas dos grandes ciudades romanas.

El monumento indica que a mucha menor distancia, tan solo 2,6 Km, se encuentra el Yacimiento romano de Complutum, antigua ciudad romana que dio forma a lo que hoy en día es Alcalá de Henares y a la que debemos mucho de lo que hoy somos. Complutum es la única ciudad romana de toda la Comunidad de Madrid y contiene la mejor colección de pintura mural romana de toda España.

Seis siglos romanos

Complutum se fundó en  los años veinte del siglo I después de Cristo, tuvo un segundo momento de expansión y brillo en el siglo III y existió hasta el siglo VI o incluso el VII, hasta la caída del Imperio Romano. Entonces se trasladó al entorno del Campo Laudable, donde ahora se encuentra la iglesia Catedral-Magistral, lugar en el que fueron martirizados los Santos niños Justo y Pastor, patrones de Alcalá.

Antes de estar en su emplazamiento que ahora conocemos, Complutum estuvo situada en el cerro de San Juan del Viso. Pero después se trasladó al llano, a la ribera del río Henares, donde había tierras más fértiles. Además el nuevo lugar era un cruce de caminos de las importantes calzadas romanas que comunicaban Emérita Augusta y César Augusta (las actuales Mérida y Zaragoza) y con Toledo, lo que permitió que Complutum tuviese un gran desarrollo y prosperidad económicos. Esto motivó que el emperador Vespasiano le concediera el título de municipio, de ciudad privilegiada, en el año 74 d.C.

Más información