A pesar de que Alcalá de Henares tiene un intenso programa cultural y de ocio que abarca todo año, con eventos de primera magnitud como el Mercado Cervantino, hasta hace poco cuando llegaba la época de la Navidad su encanto quedaba eclipsado por nuestra localidad vecina, Torrejón de Ardoz.

Torrejón tiene un cuidado programa navideño del que saca pecho año tras año, con elementos muy consolidados como la Ciudad de los Niños (que ahora se llama Poblado Navideño), la espléndida decoración Navideña de sus calles y rotondas, una fantástica cabalgata de Reyes y, desde 2016, un deslumbrante espectáculo de luz y color en la plaza Mayor patrocinado por Open Sky. Y tan cuidado está, que este año le ha servido para recibir el galardón de Ciudad Europea de la Navidad 2017.

Hasta el año pasado Alcalá de Henares se ha resignado a tener unas Navidades discretas, de segunda línea, fruto de la situación económica que azota a las arcas municipales y de la falta de imaginación de nuestros políticos para compensar la falta de recursos económicos. Hasta este año.

El actual equipo de gobierno decidió que la mejor manera de potenciar la Navidad en Alcalá era contar con la iniciativa privada, y para ello decidió vincular la adjudicación del Mercado Cervantino a la de la Navidad, para que la empresa adjudicataria tuviese que encargarse de ambos eventos, por contrato.

Y fruto de esa iniciativa surgió Alcalá, Ciudad de la Navidad, un espacio de nueva creación ubicado en el Recinto Ferial, que por vez primera se sale del centro y complementa a la plaza de Cervantes, y que incluye muchos elementos nunca antes vistos en la Navidad alcalaína. Y de paso una nueva ambientación para la plaza de Cervantes, para engalanarla de la manera que se merece una ciudad Patrimonio.

Y ahora, cuál es mejor

Hasta aquí los antecedentes. Ahora toca el momento de ver qué Navidad es mejor, la de Alcalá de Henares o la de Torrejón de Ardoz. Seguramente haya tantas respuestas a esta pregunta como alcalaínos y torrejoneros.

En Dream Alcalá hemos querido hacernos una idea lo más exacta posible, abandonando el localismo y las preferencias personales, y hemos cogido nuestra cámara para ver in situ y en el mismo día la Navidad de las dos localidades.

A continuación podrás ver dos vídeos. El primero muestra lo principal de la Navidad en Alcalá de Henares (excluyendo exposiciones como la del Belén Monumental o la de la Saga de las Galaxias, que está batiendo todos los récords de asistencia). Tan solo un paseo a pie de calle.

De igual manera, para el segundo vídeo sobre Torrejón de Ardoz nos centramos en su plaza Mayor y en la plaza de España, equivalentes en cuento a atracciones a nuestra plaza de Cervantes y Recinto Ferial, con especial atención al espectáculo de luz y sonido la Caja Mágica.

Como probablemente hayas visto en los vídeos, o en tu propia visita, las dos opciones son estupendas. Pero ninguna es perfecta. Y por ello a continuación nos mojamos y desgranados qué es, según nuestro parecer, lo mejor y lo peor de la Navidad en Alcalá de Henares y en Torrejón de Ardoz.

Lo mejor y lo peor de la Navidad en Alcalá de Henares

Lo mejor: que por fin la Navidad en Alcalá es digna de venir a visitar. Si el motivo que nos hace salir de casa en estas fechas es pasar unos días agradables con nuestros hijos o amigos, desde luego Alcalá tiene ahora no uno, sino dos espacios con una rica oferta de ocio para todos los gustos y edades. Y nos alegramos por ello.

Lo peor: tras preguntar a muchos visitantes y leer muchas de las críticas escritas por nuestros seguidores de Facebook, lo que parece que no termina de encajar es que el Recinto Ferial se ve más como una «Feria de inverno», que como el Mercado Navideño a la altura de las grandes ciudades europeas, que los organizadores trataron de vender.

En el Recinto Ferial falta ese «calor navideño» que te arrope en tu paseo por dentro o fuera de la gran carpa. Esa musiquilla navideña que te eriza el bello, esos puestos con encanto llenos de artículos navideños (sí, sí, zambombas, panderetas, artículos de broma, todo aquello que vemos y nos gusta de la plaza Mayor de Madrid y que nos hace visitarla año tras año). En definitiva, las atracciones están muy bien, pero nos gustaría sentir de una manera mucho más clara que cuando entramos, estamos en Navidad.

Por otro lado, las luces navideñas siguen estando muy por detrás de las de otras localidades equivalentes en importancia a Alcalá de Henares. Y desde luego muy por detrás de las de Torrejón de Ardoz. Políticos, por favor tomad nota porque este sigue siendo un asunto pendiente.

Sobre la Cabalgata de Reyes también recibimos año tras año muchos comentarios. Pero como aún no se ha celebrado la de este año, guardaremos nuestra opinión para más adelante.

En Alcalá todo es caro, en Torrejón todo es gratis

No seremos nosotros los que demos voz a esas críticas que aseguran que en Alcalá solo se busca sacar dinero y en Torrejón todo es gratis. Sencillamente porque no es cierto, no seamos tan cainitas. Parece que a muchos nos cuesta reconocer lo bueno que tenemos en casa y sin embargo alabamos con facilidad lo que vemos fuera. A veces con demasiada facilidad.

En ambas ciudades existe en gran medida el mismo tipo de atracciones: pista de hielo, tobogán de nieve, noria, atracciones para los más pequeños, puestos de regalos y «artesanía», lugares para comer… algunos de hecho parecen un calco en ambas ciudades. Y podemos asegurar que los precios son similares.

Es cierto que Torrejón ofrece gratis el espectáculo de la Caja Mágica – gracias al patrocinio de Open Sky – pero en Alcalá tienes exposiciones gratuitas estupendas, llamativos pasacalles un día sí y otro también, y un gran programa de Navidad repleto de actividades por las que no tienes que pagar ni un euro.

Al César lo que es del César.

Para plantearse: quizás lo que más ha sorprendido a los alcalaínos en 2017 es que la Navidad se haya «sacado del centro» en parte, cuando a lo largo del año todos los grandes acontecimientos se celebran en el centro histórico (salvo las Ferias de agosto). Es cierto que el Recinto Ferial es un lugar enorme en el que cabe todo lo que se ha montado y más, pero no son pocas las voces que proponen otra idea.

Probablemente la Huerta del Obispo fuese el mejor lugar para montar ‘Alcalá, Ciudad de la Navidad’, pero dudamos que por razones de protección del Patrimonio se concediesen los permisos oportunos.

Pero aún hay otra alternativa posible: repartir la Navidad por todo el centro de Alcalá. Nos referimos a ocupar la plaza de Cervantes y al menos otras cuatro plazas cercanas entre sí, que de manera complementaria podrían acoger buena parte de la actual oferta del recinto. Nos referimos a la plaza de la Paloma (o de los juzgados), la plaza de San Lucas, la plaza de los Santos Niños y la plaza de Palacio/Pico del obispo.

Seguramente la seguridad fuese más complicada con esta estructura, pero a cambio el centro de Alcalá, todo el centro de Alcalá, podría vestirse de Navidad. Y con él se beneficiarían todos los comerciantes del casco histórico que verían las calles repletas de gente paseando de un lugar para otro para ver todos los rincones de esta propuesta. Y si le añadimos una iluminación navideña de primera, ahí sí que tendríamos una auténtica Ciudad de la Navidad. Ahí queda como idea, por si alguien la quiere recoger.

Lo mejor y lo peor de la Navidad en Torrejón de Ardoz

Lo mejor: lo bien y bonito que adornan su ciudad. Lo bien que consiguen sumergirnos por un rato en el ambiente navideño. Lo mucho que nos gusta la Ciudad de los Niños, con todos esos personajes de cuento tan bien caracterizados, aunque ya no se muevan como antes. Y lo impactante del espectáculo de luces y sonido que este año se llama la Puerta Mágica y que merece la pena ir a ver, sobre todo si tienes niños.

Lo peor: lo abigarrado que está todo. El centro de Torrejón no cuenta con grandes espacios, y tanto la plaza Mayor como la plaza de España se quedan muy pequeñas en los días de mayor afluencia de público. En nuestra visita vimos cómo los guardias dirigían el flujo de viandantes para evitar aglomeraciones en los semáforos de la avenida de la Constitución, y al más puro estilo de Manuela Carmena nos obligaron a caminar hasta el siguiente paso de cebra para evitar que alguien acabase cayendo a la calzada.

Además, aparcar es un auténtico suplicio. Sin duda te interesa coger el Cercanías para ir a Torrejón, porque al salir de la estación de tren te encontrarás de bruces con la noria y la pista de hielo. En este sentido, Alcalá ha sabido buscar un gran espacio abierto que además cuenta justo enfrente con un generoso aparcamiento gratuito.

La plaza Mayor de Torrejón está preciosa y muy bien decorada, como siempre. Pero en nuestra humilde opinión la plaza de España no está a la altura de una Ciudad Europea de la Navidad. En cierto modo transmite sensación de agobio y un aspecto algo «casposo» y sucio. No nos cabe duda de que continuarán mejorándolo.

Nuestra conclusión

En la actualidad podemos afirmar que tanto Torrejón de Ardoz como Alcalá de Henares tienen una magnífica oferta para celebrar las navidades con la familia y amigos.

Los conceptos que manejan ambas ciudades son similares, más de lo que parece a simple vista, pero sin embargo cada una mantiene su personalidad propia, lo cual es muy de agradecer.

Porque al fin y al cabo aquí no se trata de que haya vencedores ni vencidos (sentimos si te hemos defraudado), se trata de que gracias al salto cualitativo y cuantitativo de Alcalá, ahora la Comunidad de Madrid cuenta en Navidad con dos importantes centros de atención turística además de la capital, capaces de contentar no solo a sus respectivos habitantes, sino a todo el que quiera acercarse a conocerlos. Y creemos que eso es bueno para todos.

Leer más