100 años de cine en Alcalá de Henares. De Espartaco a Abre los ojos, pasando por Sor Citroën

  • Un reportaje de Felipe Rodríguez

Cerca de 200 películas de cine se han rodado en Alcalá de Henares desde 1918. Cierto es que muchas toman la ciudad complutense como auténtica protagonista en sus decorados, aunque la mayoría apenas cuentan con algunos planos donde aparecen referencias y edificios alcalaínos.

A pesar de que el cine cumplirá 100 años en este 2018, lo justo es decir que los primeros planos sobre Alcalá de Henares se rodaron en 1905. El camarógrafo Morlán llegó a la ciudad para filmar unas imágenes del Centenario del Quijote, una especie de cortometraje que tomó planos de la calles Cervantes, Mayor, Libreros y el Círculo de Contribuyentes.

Las primeras películas de cine en Alcalá de Henares

Los intereses creados es una obra teatral de Jacinto Benavente que se estrenó 1907. 11 años después (1918) el propio Benavente llevó la obra al cine con el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares como uno de sus protagonistas.

Esto suponía el inicio de un idilio entre el cine y Alcalá de Henares que en este 2018 celebra el centenario del primer rodaje en la ciudad de Cervantes, que hasta la fecha cuenta ya con casi 200 títulos que han elegido sus escenarios.

Los Intereses Creados fue protagonizada por Ricardo Puga, Teresa Arróniz e Isabel Faure y supuso uno de los primeros casos de travestismo cinematográfico con actrices interpretando papeles masculinos y viceversa. Los intereses Creados se estrenó al año siguiente (1919) en su versión muda en el teatro Odeón de Madrid y tuvo un coste de 100.000 pesetas.

Puedes comprar la revista (4 hojas) de la película los intereses creados en todocoleccion.net (pincha en la imagen)

Teniendo en cuenta que solo 23 años antes los hermanos Lumière proyectaron públicamente en París sus primeras imágenes cinematográficas y un año después Alice Guy firmará la primera película de ficción de la historia (El hada de los repollos -1896) además de la precaria situación económica que había en España, poco tardó el cine en llegar no solo a nuestro país, sino también a nuestra ciudad.

Sin embargo hubo que esperar siete años más para volver a ver las cámaras en Alcalá. Si bien, a partir de entonces, la ciudad puede presumir de contar prácticamente con un gran rodaje al año, exceptuando la época de la Guerra Civil Española.

Fue por tanto con El Abuelo (1925) de José Buchs la que volvió a elegir nuestra ciudad. Después Armand Guerra rodó Luis Candelas o El bandido de Madrid (1926) y Batalla de damas (1927).

La década de los 30 arrancaba con El guerrillero (1930), con El Empecinado como protagonista, de José Buchs que eligió el Palacio Arzobispal, la Puerta de Madrid, la calle Mayor, la Plaza de San Diego y el Recinto amurallado para su rodaje. Hasta cuatro películas más, entre ellas Don Quintín el amargao con la participación de Luis Buñuel, se rodaron en Alcalá antes del alzamiento que provocó la Guerra Civil.

Hubo que esperar hasta 1943 para volver a ver a las productoras de cine en Alcalá de Henares. En la década de los 40 se rodaron cuatro películas y por primera vez la Plaza de Toros se veía en la gran pantalla con ¡Olé torero! (1948) de Benito Perojo.

Las grandes producciones aterrizan en Alcalá en los 50

La década de los 50 supuso todo un boom para los rodajes de cine en Alcalá de Henares. Hasta 17 cintas tuvieron en sus escenarios la ciudad complutense. Destacaron muchas pero lo más llamativo de esta época fue la cantidad de géneros cinematográficos que fueron desde películas como Recluta con niño (1956), que se grabó en el antiguo aeródromo de la Ciudad del Aire, o Una muchachita de Valladolid (1958) hasta El último caballo (1950), considerada como la primera película protesta sobre el medioambiente de la historia de España, o Las legiones de Cleopatra (1959) del italiano Vittorio Cottafavi.

Años 60: Espartaco, El Tulipán Negro y Sor Citröen

Pero sin duda es la década de los 60 la de mayor esplendor de los rodajes de cine en nuestra ciudad. Entre las más de 30 películas rodadas en Alcalá destacan, sin lugar a dudas, Espartaco (1960) de Stanley Kubrick y El tulipán Negro (1963) de Christian-Jaque. Inolvidable fue el paso de las victoriosas las legiones de esclavos de Espartaco por la Puerta de Madrid, aunque también se grabó en el Paseo de los Curas y los Cerros. Se usaron como extras para el rodaje a  soldados de Caballería que estaban haciendo el servicio militar en el CIC de Alcalá.

Poco después, en 1964, Alain Delon se paseo por la fachada del Colegio de Málaga en el Tulipán Negro. El actor francés interpretaba a una especie de Robin Hood, en la época prerrevolucionaria gala, que robaba a los ricos para dárselo a los pobres.

Pero también otras películas, quizá no tan grandes, que se guardan en el imaginario del cine español con muchísimo cariño. La verbena de la Paloma (1963) de José Luis Sáenz de Heredia, Sor Citroën (1967) de Pedro Lazaga o la primera película rodada en Alcalá sobre El Príncipe de los Ingenios que eligió su Casa Natal y el Colegio Mayor de San Ildefonso como decorados.

Se trata de Cervantes (1967) una superproducción del estadounidense Vincent Sherman, que ya había trabajado con actores como Errol Flynn o Rita Hayworth, y que contó con Horst Buchholz, Gina Lollobrigida, José Ferrer y Paco Rabal.

Vicente Escrivá descubre Alcalá en los 70

La década de los 70 continúo con la línea ascendente en número de rodajes con 37 películas. Si bien la calidad de las mismas poco tenía que ver con las de los años 60.

Destacaron títulos como ¡Qué nos importa la revolución! 1973 de Sergio Corbucci, considerado el maestro del spaghetti western con Sergio Leone y Sergio Sollima, la adaptación de la novela de Camilo José Cela Pascual Duarte (1975) de Ricardo Franco y, sobre todo, el desembarco del director Vicente Escrivá, quien dirigiría las películas de Raphael, en Alcalá con cuatro títulos (La curiosa, Lo verde empieza en los Pirineos, Polvo eres y La lozana andaluza).

Los 80 se topan con la antigua cárcel de hombres

En la década de los 80 España despertaba culturalmente del letargo franquista y la libertad se abría paso en todos los ámbitos. En cine no iba a ser menos y en aquellos años se rodaron en Alcalá películas tan polémicas como Gay Club (1981) de Ramón Fernández, El caso Almería (1983) de Pedro Costa Musté o Matador (1986) de Pedro Almodóvar. Tampoco faltaron películas de aquellas que recordaban el régimen como Soldadito Español (1988) de Antonio Giménez Rico y Dragón Rapide (1986) de Jaime Camino.

Pero si hay algo que destacó en el cine rodado en Alcalá de Henares durante aquella época fue el descubrimiento de la antigua cárcel de hombres, actual Parador de Turismo, por parte de los localizadores de decorados. Películas del género policiaco y carcelario como Caso Cerrado (Juan Caño Arecha – 1985) y las dos partes de El Lute (Vicente Aranda – 86/87) se rodaron allí, pero también otra muy dispar como Suéltate el pelo (1988) de Manuel Summers, con su hijo David y los Hombres G como protagonistas, Las cosas del querer (1989) de Jaime Chávarri eligieron sus muros como decorado.

Años 90 plagados de Premios Goya

De nuevo Vicente Aranda se fijó en Alcalá para empezar los rodajes en los años 90. Fue con Amantes (Goya a la mejor película y el mejor director en 1991) con la que empezaron a llegar las cámaras a Alcalá. Otra curiosidad es que en esta época algunos comercios de nuestra ciudad tomaron relevante protagonismo en el cine.

Así la Peluquería Merino aparece en Una casa en la afueras (Pedro Costa – 1994) y, sobre todo, la Peletería Henar y el Bar Ataria en la ganadora de ocho premios Goya Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto (Agustín Díaz Yanes – 1995).

Entre las rodadas en los años 90 en Alcalá de Henares destacan títulos como Taxi (Carlos Saura – 1996) con la aparición de la mítica discoteca Radical, Martín (Hache) (Adolfo Aristaráis – 1997), Los años bárbaros (Fernando Colomo – 1998), Los amantes del Círculo Polar (Julio Medem – 1998) o Asfalto (Daniel Calparsoro – 1999) entre muchas otras.

Pero quizá es la segunda película dirigida por Alejandro Amenabar la que más repercusión tuvo a nivel internacional. Abre los ojos (1997) rodó algunos de sus planos a la antigua cárcel vieja de Alcalá, hoy Parador de Alcalá de Henares.

Fue protagonizada por Eduardo Noriega, Penélope Cruz y Najwa Nimri y se versionó en Estados Unidos por el director Cameron Crowe en 2001 bajo el título Vanilla Sky con Tom Cruise, Cameron Diaz y, de nuevo, Penélope Cruz como protagonistas.

Cambio de milenio, el oscarizado Milos Forman se fija en Alcalá

La primera década de los años 2000 bajó en cantidad, apenas se sobrepasaron los 30 títulos, pero no en calidad de las películas rodadas en Alcalá de Henares.

El milenio se abrió con enésima grabación del Juan Itinerante (María Ruiz – 2000) que ya había arrancado 15 años antes con la versión de Antonio Girau (1985), precisamente primer director del Don Juan Itinerante. Como curiosidad, la de María Ruiz tuvo su réplica con el Don Juan en Alcalá (no itinerante) de 2005 que digirió Jaime Azpilicueta.

El misterio también marcó este inicio de la década con títulos como Tuno Negro (Pedro Luis Barbero Rodríguez y Vicente L. Martín Peran – 2001), La caja 507 (Enrique Urbizu – 2002) o El Lobo (Miguel Coutois – 2004).

Pero si hay una película que destaca entre todas las demás es Los Fantasmas de Goya (2006) dirigida por el checo Milos Forman que ya tenía en su haber dos premios Oscar y tres Globos de Oro como mejor director. Javier Bardem y Natalie Portman protagonizaban esta cinta que se grabó en varios espacios de la Comunidad de Madrid y se fijo en el Paraninfo de la Universidad como decorado.

Los años 2000 ni acaban ni empiezan con Los Fantasmas de Goya. También se rodaron otros títulos como, la cuatro veces ganadora del Goya, Las Trece Rosas (Emilio Martínez Lázaro – 2006), que eligió hasta cuatro espacios de Alcalá para sus exteriores, Los Girasoles Ciegos (2008), premio Goya al mejor guión adaptado, o La conjura de El Escorial (Antonio del Real – 2008) protagonizada por Julia Ormond.

2010: La década en la que llegamos a los 200 títulos

Distintas fuentes apuntan que son ya 199 películas de cine las rodadas en Alcalá por tanto la próxima alcanzaría la cifra de las 200, aunque es cierto que hay varios artículos que apuntan a que esa cifra ya fue superada en esta década.

Sea como sea, esperemos que la próxima película elija la ciudad como escenario principal y no tengamos que contarla como otra de las muchas que apenas cuenta con unos planos en alguno de sus espacios cerrados.

La verdad es que de las diez películas que se han rodado en Alcalá de 2010 hasta la actualidad poco se puede destacar. Por citar alguna serían Lope (Andrucha Waddintong – 2010), por ser la primera, y Que baje Dios y lo vea (Curro Velázquez – 2017) por ser la última. En cuanto a la que más espacios de Alcalá ha utilizado es The Vampire in the Hole (Sadrac González y Sonia Escolano – 2010) con el Campus de la Universidad, el vertedero municipal y el desagüe.

Está claro que esta última década no destaca por lo prolífico de los rodajes de cine tanto en cantidad como en calidad. De hecho el Ayuntamiento ha hecho el esfuerzo de potenciar la oficina de rodajes para que esta situación cambie.

Referencias

  • Madrid: cuentos, leyendas y anécdotas, Volumen 1
  • Diario El País
  • thecult.es
  • Todocoleccion.net
  • 13 TV
  • Youtube
  • Wikipedia

Leer más…

Para ver nuestros mejores vídeos y directos:

Suscríbete ahora:
O si lo prefieres, echa antes un vistazo aquí.

Si eres más de leer, recibe gratis por correo electrónico nuestras últimas noticias

Nos encantaría conocer tu opinión: