Las calles de Alcalá


Pasear por las calles de Alcalá me hace pensar que me encuentro en otro siglo. El centro de la ciudad une la historia, la cultura y la arquitectura española en un único lugar.

Molly Tola, Wisconsin, EE.UU.

Uno de mis pasatiempos favoritos es recorrer las calles empedradas del centro de Alcalá y admirar sus alrededores. Vivo muy cerca del centro y puedo ir andando a mi instituto en lugar de tener que usar el autobús.

El paseo por el centro de Alcalá es para mí una rutina que me resulta muy familiar y que disfruto más cada día. Un viaje de 30 minutos para ir a clase, más otros viajes adicionales para quedar con mis amigos suponen una larga caminata al final del día. Pero no me importa pasear porque me permite descubrir y explorar más Alcalá.

Me encanta el empedrado que cubre la calle Mayor peatonal. Las calles como esta amplifican el ambiente histórico, aunque hacen difícil pasear con tacones (chicas: ¡no llevéis stilettos!). Y cuando miro hacia arriba me encanta ver a las cigüeñas que hacen sus nidos en lo más alto de los edificios históricos.

Entre las cinco y las nueve de la tarde, después de echarme una siesta y trabajar un rato antes de cenar, vuelvo al centro porque está lleno de personas caminando por las calles. Este momento es especial para ir de tiendas, beber algo, tomar unas tapas y disfrutar de la pintoresca atmósfera de Alcalá.

Hay un lado negativo de tener que pasear por Alcalá, ¡los coches y sus locos conductores! Pero he aprendido rápidamente a caminar solo por las aceras y cruzar solo cuando el pequeño hombrecillo verde de los semáforos me lo permite.

 

Para ver nuestros mejores vídeos y directos:

Suscríbete ahora:
O si lo prefieres, echa antes un vistazo aquí.

Si eres más de leer, recibe gratis por correo electrónico nuestras últimas noticias

Nos encantaría conocer tu opinión: