La historia de Alcalá de Henares, resumida en 2000 palabras


Alcalá, marco geográfico y reseña histórica

Alcalá de Henares está enclavada en plena Campiña, en la orilla derecha del Henares, a unos doce kilómetros de su desembocadura en el Jarama. Su excelente situación estratégica favoreció los asentamientos humanos que presentan una continuidad desde el Calcolítico, como lo atestiguan los instrumentos líticos encontrados en el campus de la universidad, en los terrenos de aluvión del arroyo Camarmilla y en los cerros de la margen izquierda del Henares.

Sin embargo el enclave de Alcalá no siempre fue el mismo, lo que llevó a Torres Balbás a considerarla como una”ciudad viajera”. Y no le faltaba razón ya que el emplazamiento de la ciudad se ha ido desplazando, dentro de una zona relativamente próxima, en función de las épocas y de las circunstancias (especialmente las necesidades defensivas), al compás de las sucesivas civilizaciones que se fueron desarrollando en la Península. Dejando a un lado los poblados de La Esgarativa (Calcolítico) y del cerro del Ecce-Homo (Bronce, Hierro Antiguo), la ciudad ha conocido cuatro emplazamientos distintos.

Sobre un anterior asentamiento de la Edad del Hierro y un castro carpetano se estableció la primera ciudad romana de Complutum sobre la planicie del cerro del Viso, que en el siglo I, coincidiendo con una época de pacificación, se traslada al llano, a la orilla derecha del Henares. Leer más en Descubren restos de Complutum en el Cerro del Viso.

historia de alcala de henares
Alcalá vista desde el cerro del Viso.

A partir del siglo IX sobre una planicie situada a los pies del Ecce-Homo, en este caso en la orilla izquierda, se erigió la Qal’at Abd al-Salam musulmana. Por último, tras la reconquista surge el núcleo medieval (Burgo de Santiuste, después Alcalá de Santiuste y más tarde de Henares) que, con las sucesivas transformaciones de los siglos XVI-XVII y XX ha dado lugar a la urbe actual.

Complutum

Alcalá cobrará especial importancia durante la época romana cuando Complutum era un punto de conexión entre la vía que conectaba Emérita Augusta (Mérida) con Caesar Augusta (Zaragoza) y, por extensión con Tarraco (Tarragona). Pero, además, de Complutum partían dos importante rutas, una en dirección a la costa levantina que llegaba hasta Carthago Nova (Cartagena) y otra al Norte que concluía en Segovia.

La ciudad, de la que se conservan importantes restos de sus edificios públicos, conoció un alto grado de romanización, sobre todo a partir del año 74, en el que Vespasiano le concedió el estatus de “municipium”, recibiendo los complutenses la ciudadanía latina. Leer más en Yacimiento arqueológico de Complutum, la Alcalá romana.

A finales del siglo IV o principios del siguiente, la ciudad será abandonada, pero antes, en el año 305, tuvo lugar un suceso que pasado el tiempo alcanzaría decisiva importancia para el posterior desarrollo de la ciudad: el martirio de dos hermanos, Justo y Pastor, por negarse a renunciar a sus creencias cristianas. Leer más en Los Santos Niños Justo y Pastor.

Y es que a partir del descubrimiento, ya en época visigoda, del sepulcro de estos mártires por el obispo de Toledo Asturio Serrano se conformará el obispado Complutense, surgiendo así un importante culto a estos santos que se extendería por una buena parte del territorio peninsular y el Sur de Francia.

A mediados del siglo IX los musulmanes levantan un castillo-fortaleza al otro lado del río que, por sus excelentes condiciones estratégicas, formará parte del sistema defensivo de la marca Media. En este momento Alcalá se encuentra en una de las más importantes vías de comunicación, la que unía Zaragoza con Córdoba, a través de Toledo.

historia de alcala de henares
Alcalá la vieja o Qal’at Abd-al Salam.
historia de alcala de henares
Vistas Torre de Santa María al Ecce Homo.

Tras la capitulación de Toledo, en el año 1085, el pequeño núcleo del llano, germen de la posterior villa medieval, pasa a manos castellanas y en 1118 lo hará definitivamente el castillo. Los reyes de Castilla cederán en 1129 Alcalá y su Tierra a los arzobispos de Toledo que, desde ese momento, ejercerían su señorío sobre el amplio territorio. En 1135 le conceden fuero con el fin de promover la repoblación de la zona.

A lo largo de la Edad Media, los diferentes monarcas y arzobispos favorecerán a Alcalá con un buen número de privilegios, exenciones y protecciones que permitirán su desarrollo económico, siendo uno de los más importantes la concesión de una feria anual en 1184 y de una segunda feria a media dos del siglo XIII. Al amparo del benévolo tratamiento que les concedía el fuero, en Alcalá convivirán de forma pacífica, junto a los cristianos, judíos y mudejares.

Durante el siglo XIII la ciudad se amuralla y los prelados de Toledo inician la construcción de un palacio-fortaleza que pronto se convertirá en una segunda residencia donde alojarse en sus cada vez más frecuentes estancias en la villa. Leer más en Palacio Arzobispal.

El siglo concluye con la creación, en 1293, de los Estudios Generales por el rey Sancho IV, iniciándose así la trayectoria universitaria de Alcalá que supera ya los siete siglos. Sede de las Cortes de 1348, aquí se promulgará el famoso “Ordenamiento de Alcalá”, que unificará la legislación en la Corona de Castilla.

Alcalá será en numerosas ocasiones residencia de los monarcas. De este modo aquí falleció en 1390 don Juan I, en 1486 tiene lugar la primera entrevista entre Cristóbal Colón y la reina Isabel, en la que aquel le planteará su proyecto de una ruta por el Oeste hacia las Indias.

En Alcalá nació en 1485 la infanta Catalina, hija de los Reyes Católicos, que después sería primera esposa de Enrique VIII y reina de Inglaterra. En 1503 también nace en Alcalá el infante Fernando, hijo de Juana de Castilla y de Felipe y hermano de Carlos V, que llegaría a ser emperador del Sacro Imperio Romano Germánico y rey de Hungría y Bohemia.

Alcalá, ciudad universitaria, ciudad universal

Pero el suceso que marcará definitivamente el destino de Alcalá y su proyección internacional, será la fundación de la Universidad Complutense por el Cardenal Cisneros en 1499.

Abiertas sus puertas en 1508, al amparo de la universidad, la ciudad conocerá su época de mayor desarrollo económico, social y cultural. En 1502 se establece el impresor de origen polaco, Estanislao Polono y entre 1514 y 1517 se publica la Biblia Políglota Complutense en latín, griego, hebreo y arameo, impresa por Arnao Guillen de Brocar. Leer más en La Biblia Políglota Complutense, el Sueño de Cisneros.

historia de alcala de henares
Biblia Políglota Complutense.

Desde sus primeros momentos la universidad de Alcalá se convierte en el gran foco del humanismo español y, después, de la Contrarreforma religiosa y del Siglo de Oro; por las aulas complutenses pasaron lingüistas como Antonio de Nebrija, Demetrio Ducas o Hernán Núñez “el Pinciano”; literatos como Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Quevedo o Mateo Alemán; médicos como Francisco de Valles, Andrés Laguna o Francisco Díaz; historiadores como Ambrosio de Morales, Florián de Ocampo o el padre Juan de Mariana; humanistas como Benito Arias Montano; científicos como el maestro Pedro Ciruelo o Juan de Caramuel; religiosos como san Juan de la Cruz, san Ignacio de Loyola, fray Luis de León, santo Tomás de Villanueva o san Juan de Ávila; los secretarios de Felipe II Antonio Pérez y Gabriel de Zayas… Leer más en Alcalaínos ilustres en la historia.

Al amparo de la universidad se establecerá un importante número de colegios de fundación particular y numerosas órdenes religiosas masculinas establecen sus colegios-conventos (franciscanos, carmelitas, jesuítas, agustinos, dominicos, mercedarios, trinitarios, carac-ciolos, basilios, camilianos, etc.). Es la época dorada de Alcalá.

En 1687 el rey Carlos II concederá a Alcalá el título de Ciudad, siendo la primera que ostentó tal categoría en toda la Comunidad de Madrid, incluida la capital. Pero desde mediados de ese siglo se registra una lenta pero imparable decadencia de Alcalá de Henares, que se acrecienta en el siglo XVIII, con diferentes reformas universitarias que determinarán el cierre y la agrupación de un buen número de colegios menores en el de la Concepción.

historia de alcala de henares
Vista aérea de Alcalá de Henares.

Decadencia

La invasión napoleónica y la Guerra de la Independencia supondrán un duro golpe para el patrimonio artístico y cultural de la ciudad. La decadencia culminará en 1836 con la supresión de la histórica Universidad Complutense y la creación en Madrid de la Universidad Literaria, después denominada Central.

Esta circunstancia unida a la desamortización de Mendizábal y a la exclaustración de las órdenes religiosas masculinas harán que Alcalá pierda la que había sido su razón de existencia durante siglos, tiene lugar una emigración masiva que hace que su población se reduzca casi a una cuarta parte.

Los antiguos edificios universitarios son subastados públicamente y su patrimonio expoliado; sólo la conciencia de los complutenses, agrupados en la «Sociedad de Condueños», logrará rescatarlos y evitar su ruina y desaparición, siempre con la esperanza de que algún día recuperaran su condición universitaria.

Merced al establecimiento de acuartelamientos militares y de presidios, además de la llegada del ferrocarril en 1857, la ciudad registra una leve recuperación económica y demográfica desde el último cuarto del siglo XIX. Sin embargo, la Guerra Civil de 1936-39 asesta un nuevo y duro golpe al patrimonio complutense, con la destrucción de la Magistral y la parroquia de Santa María la Mayor. Por si no fuera suficiente, terminada aquella, en agosto de 1939 arde el palacio arzobispal, el monumento de mayor riqueza artística de la ciudad, que por aquel entonces albergaba al Archivo General Central.

historia de alcala de henares
Cigüeñas en Palacio Arzobispal.

Con el pasado hacia el futuro

Tras una larga y dura postguerra, sólo a partir de la década de 1950 con el establecimiento de varias industrias comenzará un incipiente desarrollo socioeconómico, Tras la fundación en Alcalá en 1960 del Instituto Nacional de Administración Pública se consolidará el resurgir de la ciudad.

En esa y en la década siguiente el establecimiento de nuevas industrias en la zona atraerá a una numerosa mano de obra emigrante y la ciudad crece precipitadamente, viendo como se multiplica por seis su población en tan sólo veinticinco años, pasando de 25.000 habitantes en 1960 a 150.000 en 1985.

En 1968 su casco antiguo es declarado”Conjunto Histórico-Artístico“de carácter nacional, lo que permite controlar su destrucción por intereses urbanísticos y especulativos. En 1975 la ciudad recupera su condición universitaria, primero como un campus de la denominada Universidad Complutense de Madrid, que se convertiría en 1978 en la nueva Universidad de Alcalá y que desde un primer momento quiere entroncar con su glorioso pasado. Desde su creación, en 1977, acoge la entrega del Premio Miguel de Cervantes para escritores en Lengua Castellana, que todos los años entregan los reyes de España en el paraninfo de su universidad.

historia de alcala de henares
Rotonda del Patrimonio

A partir de 1983 Alcalá centra sus esperanzas de futuro en el desarrollo de su condición universitaria y en sus posibilidades culturales, emprendiendo las instituciones de la ciudad con el apoyo de otras administraciones un vasto plan de recuperación de los antiguos edificios históricos y universitarios.

Este gran esfuerzo colectivo sería reconocido internacionalmente al ser galardonada su universidad en 1995 con el premio “Europa Nostra”. Al tiempo, va configurándose como una ciudad sede de instituciones culturales y educativas, entre las que se cuenta el Instituto Cervantes, creado por el Estado en 1991 para difundir la Lengua Castellana y la cultura española por todo el mundo.

En ese mismo año Alcalá recupera su condición episcopal con la reinstauración del Obispado Complutense que, en esa década, llevará a cabo una importante labor de recuperación de su patrimonio. El culmen de todos estos reconocimientos tendrá lugar el 2 de diciembre de 1998, cuando la Universidad y el recinto histórico de Alcalá de Henares obtienen la declaración como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Alcalá de Henares es hoy una ciudad que se aproxima a los 210.000 habitantes que apuesta por el sector terciario y una industria cualificada y de investigación, haciéndose notar un progresivo desarrollo de sus posibilidades turísticas y culturales.

Más información:

Este texto está extraído de la guía turística Alcalá Patrimonio Mundial, publicada en marzo de 2015 por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, redactada por el cronista oficial de la ciudad M. Vicente Sánchez Moltó e ilustrada con fotografías de Pilar Navío. Texto reproducido aquí con la autorización de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Alcalá de Henares. Fotografías propias.

Leer más:

Para ver nuestros mejores vídeos y directos:

Suscríbete ahora:
O si lo prefieres, echa antes un vistazo aquí.

Si eres más de leer, recibe gratis por correo electrónico nuestras últimas noticias

Nos encantaría conocer tu opinión: