Vespasiano, el emperador ‘alcalaíno’ que construyó el Coliseo de Roma


El entrecomillado titular del emperador ‘alcalaíno’ que construyó el Coliseo de Roma es el preludio de una historia que no es ni bonita, ni exacta.

No se tiene constancia de ningún emperador romano nacido en la antigua Complutum, aunque si naciese aquí Fernando I de Habsburgo (emperador alemán), pero sí hubo un emperador que tuvo mucho que ver con la ciudad y firmó grandes logros para la historia de la antigua Roma.

Es ciudad un término bien usado para esta historia. Y es que fue el emperador romano Vespasiano quien nombró por primera vez ciudad (privilegiada) a un asentamiento alcalaíno. Para eso tenemos que volver al siglo I en los inicios de Complutum.

Alcalá de Henares ‘ciudad privilegiada’, hace 2.000 años

Tras unos primeros asentamientos ibéricos hace dos mil años, los romanos fundaron en el extremo oeste de la actual Alcalá la ciudad de Complutum o Compluto.

Complutum se fundó en los años veinte del siglo I después de Cristo, tuvo un segundo momento de expansión y brillo en el siglo III y existió hasta el siglo VI o incluso el VII, hasta la caída del Imperio Romano. Entonces se trasladó al entorno del Campo Laudable, donde ahora se encuentra la iglesia Catedral-Magistral, lugar en el que fueron martirizados los Santos Niños Justo y Pastor, patrones de Alcalá.

Antes de estar en el emplazamiento que ahora conocemos, Complutum estuvo situada en el cerro de San Juan del Viso. Pero después se trasladó al llano, a la ribera del río Henares, donde había tierras más fértiles.

Detalle del yacimiento arqueológico de Complutum en Alcalá de Henares.

Además, el nuevo lugar era un cruce de caminos de las importantes calzadas romanas que comunicaban Emérita Augusta y César Augusta (las actuales Mérida y Zaragoza) y con Toledo, lo que permitió que Complutum tuviese un gran desarrollo y prosperidad.

Este hecho motivó que el emperador Vespasiano le concediera el título de municipio, de ciudad privilegiada, en el año 74 d.C. Con la consideración de ‘Municipium’ para Complutum, los complutenses recibieron la ciudadanía latina .

Vespasiano, el ‘alcalaíno’ que construyó el Coliseo

Decimos que esta historia no es bonita porque arranca en la Gran revuelta judía de la Primera guerra judeo-romana.

Durante el conflicto, muchos miles de judíos fueron asesinados y muchas ciudades destruidas por el ejército romano, que restableció satisfactoriamente el control sobre Judea a las órdenes del, entonces, general Vespasiano.

Cuenta la leyenda, en un artículo de Wikipedia, que Vespasiano llegó a tirar a judíos que no sabían nadar al mar muerto para dar ejemplo de su fortaleza. Aunque también se dice que una vez el espectáculo se quedaba sin público mandaba barcos para rescatar a los judíos del agua.

Menos leyenda es la que cuenta el periodista especializado en historia Manuel P. Villatoro en ABC. En su artículo ‘El holocausto olvidado del emperador Vespasiano: cuando las legiones arrasaron Jerusalén’, relata como “Tras la revuelta del pueblo semita, Tito destruyó Jerusalén y capturó a 97.000 de sus habitantes. Estos acabaron sus días construyendo el monumento más reconocido de la época”.

Tito era el hijo de Tito Flavio Vespasiano, que después gobernaría con el nombre de Tito Flavio Sabino Vespasiano, y fue el ayudante personal de su padre en la campaña militar de judea.

Respecto al “monumento más reconocido de la época” la referencia se va al Anfiteatro Flavio, más conocido como Coliseo de Roma donde los judíos trabajaron como esclavos para construirlo, primero durante la época de Vespasiano (años 71-79 d.C.) y después con Tito (79-81 d.C.).

Busto de Tito Flavio Vespasiano en el Museo del Prado de Madrid.

Fuentes consultadas

Para ver nuestros mejores vídeos y directos:

Suscríbete ahora:
O si lo prefieres, echa antes un vistazo aquí.

Si eres más de leer, recibe gratis por correo electrónico nuestras últimas noticias

Nos encantaría conocer tu opinión: