La Comunidad de Madrid es la que debe decidir dónde va la basura

Como ya anunciamos el pasado 18 de enero, la Comunidad de Madrid notificó al presidente de la Mancomunidad del Este, el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, que la ciudad tenía un plazo de diez días para buscar una solución al cierre del vertedero, que técnicamente llega al fin de su vida útil en unas semanas.

Rodríguez Palacios ya declaró ese mismo día que “como alcalde y como vecino de la ciudad, estaré siempre en contra del recrecimiento del vertedero“, pero aún así hoy ha vuelto a convocar a los medios locales y nacionales para dar cuenta de la carta de contestación que ayer remitió a la Comunidad de Madrid, así como de su contenido y opinión al respecto.

Han sido 30 minutos de una dura declaración en la que el alcalde y presidente vuelve a insistir en que la responsibilidad de buscar una solución alternativa a la colmatación del vertedero de Alcalá es y ha sido siempre de la Comunidad de Madrid. Y que intentar buscar una solución desde la Mancomunidad sería una irresponsabilidad y una ilegalidad.

En el vídeo superior puedes ver la declaración completa en rueda de prensa.

En su declaración, Rodríguez Palacios ha argumentado su respuesta en torno a estos cuatro puntos clave:

  1. “El organismo competente para decir dónde van los residuos la Comunidad de Madrid y para autorizar vertederos o plantas de tratamiento es el gobierno de la Comunidad de Madrid. La competencia de la ordenación de la gestión de los residuos es de la Comunidad de Madrid”.
  2. “La Mancomunidad del Este no tiene capacidad en ninguna de sus instalaciones para cubrir ese periodo transitorio, no tiene capacidad en nueva rendija situado en Torrejón, un vertedero sellado, no tiene capacidad en Loeches donde no está autorizado verter basura fresca, y no está autorizado el hombre crecer Alcalá de Henares más allá de la cota 634”.
  3. “Es inaceptable para la Mancomunidad la forma y el fondo de la carta que nos mandó la Comunidad de Madrid”.
  4. “Ya hemos comunicado a la Comunidad de Madrid que la última semana de abril de 2019, es cuando según nuestros cálculos llegaría a la cota 674 y se colmataría el vertedero de Alcalá”.

La Mancomunidad del Este asegura que la Comunidad es responsable de decidir dónde irán los residuos del vertedero de Alcalá. Rodríguez Palacios también ha manifestado “que le produce vergüenza” la de la Consejería que exigía a la Mancomunidad que aporte alternativas, “a tres meses vista” de que el vertedero de Alcalá culmine su colmatación. “El organismo competente para decir donde van los residuos en la Comunidad de Madrid es el Gobierno de la Comunidad de Madrid”.

La carta que ha enviado la Mancomunidad del Este a la Comunidad de Madrid

Rodríguez Palacios ha facilitado a los medios la carta de contestación que ayer remitió a la Comunidad de Madrid, y nosotros la reproducimos a continuación para que puedas sacar tus propias valoraciones:

Estimado Consejero,

Envío el presente escrito como respuesta formal a la carta enviada el día 17 de enero por parte del director general de Medioambiente de la Comunidad de Madrid en la que se exigía que la Mancomunidad del Este aportara una alternativa ante la inminente colmatación del vertedero al aire libre de Alcalá de Henares.

Me gustaría, antes de entrar en el fondo de la cuestión, manifestarle el profundo malestar que ha provocado la mencionada carta, enviada sin previo aviso y siendo filtrada a un periódico nacional. Es decepcionante que, tras años de colaboración con los diferentes equipos que han dirigido la Consejería de Medioambiente de la Comunidad de Madrid y muchas horas de trabajo, se hagan las cosas de esta manera tan poco leal en lo institucional.

Sobre el fondo del asunto, le adjunto dos informes realizados respectivamente por el secretario interventor y por el director técnico de la Mancomunidad.

El informe jurídico realizado por el secretario interventor pone de manifiesto que, contrariamente a las afirmaciones que contiene la carta remitida por el director general de Medioambiente, la competencia concreta para la ordenación de los residuos en la Comunidad de Madrid y para determinar los lugares donde se puede efectuar el vertido de los mismos, reside específicamente en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, como se recoge entre otros en los artículos 8.2, 11.4, 42.4, y 51.1 de la Ley 5/2003 de Residuos de la Comunidad de Madrid y el artículo 161 de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid. La competencia general recogida en la Ley de Bases del Régimen Local para la gestión de los residuos nunca se ejerce sin la tutela, ordenamiento y planificación de las Comunidades Autónomas.

Resulta sorprendente que el director general se dirija a la Mancomunidad como si no hubiera habido una relación previa entre ambas administraciones. En este sentido, cabe recordar el enorme trabajo que desde el año 2015, se realizó junto al consejero Jaime González Taboada.

La situación de partida, en julio de 2015, fue la decisión que la Asamblea de Madrid adoptó por mayoría oponiéndose a la construcción de la planta de tratamiento de Loeches en los términos en la que estaba diseñada en esos momentos. Sin embargo, el trabajo conjunto entre Mancomunidad y la Consejería, así como la introducción de mejoras en el proyecto de esta instalación en Loeches permitió que tan solo un año después, el 30 de junio de 2016, se aprobara por la Comisión de Urbanismo de la Comunidad de Madrid el nuevo proyecto y en apenas quince días, fuera también aprobado por amplia mayoría en la Mancomunidad del Este en Asamblea el 13 de julio de 2016.

En ese tiempo, la Mancomunidad adoptó la decisión de no admitir residuos provenientes de empresas privadas y restringir el uso del vertedero solo a los Ayuntamientos mancomunados. Esto supuso ganar un margen de aproximadamente un año con el objetivo de acercar la fecha de cierre del vertedero de Alcalá de Henares a la puesta en marcha de la planta de Loeches. La negativa a acoger los residuos procedentes de empresas privadas supuso renunciar a más de un millón de euros de ingresos anuales para la Mancomunidad.

El siguiente reto que se planteó en el proyecto de la planta de Loeches, fue el de las expropiaciones de los terrenos. En esos momentos, se trabajó con intensidad junto al entonces consejero, Pedro Rollan Ojeda, y tras varios meses empleados en discernir quién debía expropiar, fue el Gobierno Regional el que procedió a la expropiación de los terrenos hacia el mes de octubre de 2017, expropiaciones que se fueron perfeccionando durante el año 2018.

En conclusión, ya desde el año 2017, ambas instituciones tenían muy claro que sería imprescindible establecer un período transitorio para verter los residuos de la Mancomunidad, debido principalmente al retraso en la gestión de las expropiaciones.

Por ello, durante el mandato de Pedro Rollan Ojeda como consejero se exploraron las posibilidades de reabrir el vertedero de Nueva Rendija, verter en instalaciones de empresas privadas situadas en la comarca o incluso verter en instalaciones situadas en la Comunidad de Castilla-La Mancha. De toda esta intensa colaboración institucional hay abundante documentación y correos electrónicos intercambiados entre los servicios técnicos de la Mancomunidad y personal de su Consejería.

En conclusión, cuando usted fue nombrado consejero, ya se había recorrido un largo camino y ya estaba meridianamente claro que había que establecer un período transitorio para verter los residuos de los municipios que conforman la Mancomunidad del Este en algún otro espacio.

De hecho, la Mancomunidad del Este, a raíz de unas declaraciones que usted realizó, le comunicó de manera formal el 20 de julio de 2018 a través de una carta, que la Asamblea de la Mancomunidad (punto sexto de la Asamblea celebrada el 18 de julio de 2018 aprobado por el 97% del voto representado en la misma) consideraba que en ninguna de las instalaciones de la misma se podían albergarlos residuos durante el período transitorio, y le recordó que desde el 9 de marzo de ese año ya se había advertido a la Consejería de Medio Ambiente de manera oficial.

En definitiva, en los tres años y medio que llevo desarrollando la responsabilidad de presidente de la Mancomunidad del Este, el diálogo con el Gobierno Regional ha sido exhaustivo, y particularmente intenso desde el año 2016 en el que se aprobó definitivamente el proyecto de construcción de la planta de Loeches. A partir del año 2017, cuando se fue consciente de que no se llegaba a solapar el cierre del vertedero al aire libre con el inicio de la actividad de la planta de Loeches, se plantearon numerosas hipótesis de trabajo conjunta, siendo todas ellas desechadas por la propia Consejería de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid. Resulta, en este sentido, insólito que todos estos antecedentes y la existencia de numerosas decisiones desarrolladas por la Consejería de Medio Ambiente hayan sido obviadas en la carta que nos dirigió a la Mancomunidad el director general de su Consejería.

Asimismo, se adjunta el informe técnico en el que se analiza la situación de cada una de las instalaciones pertenecientes a la Mancomunidad del Este, y se concluye que, en ninguna de ellas, por los procedimientos ordinarios establecidos en la normativa, se podría albergar los residuos en el período transitorio hasta la apertura de la planta de tratamiento de Loeches. Asimismo, se vuelve a comunicar que será en la última semana de abril cuando se cólmate el quinto vaso de vertido del vertedero al aire libre situado en Alcalá de Henares.

Por último, quisiera señalarle que a mi juicio, el contenido de la carta enviada por el director general deja entrever una especie de ultimátum hacia la Mancomunidad, que calificaría como inaceptable e insólito.

Si se quiere profundizar en los motivos por los cuales finalmente no se ha llegado a tiempo de coordinar el cierre del vertedero al aire libre de Alcalá de Henares con el inicio de la explotación de la planta de tratamiento de residuos de Loeches, le sugeriría, en primer lugar que consultara los archivos y documentos que a lo largo de estos años se han intercambiado entre ambas instituciones. Mancomunidad y Consejería.

También, como usted debería conocer, el proyecto de la planta de tratamiento de residuos de la Mancomunidad Este lleva sobre la mesa más de 10 años. Por lo tanto, le sugeriría en segundo lugar contactar con aquellos que han tenido responsabilidades sobre esta cuestión, es decir, los anteriores presidentes de la Mancomunidad Este de Residuos, Bartolomé González Jiménez y Javier Bello Nieto, y los diferentes responsables del Gobierno regional y de la Consejería de Medio Ambiente. Le puedo asegurar que en los últimos tres años y medio, este tema ha estado sobre la mesa de Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, sus predecesores en el cargo, Jaime González Taboada y Pedro Rollan Ojeda, así como de los anteriores directores generales, Mariano González, y Diego Sanjuanbenito. Debo añadir que con todos ellos mantuve un contacto estrecho y leal en el plano institucional.

La decisión sobre dónde se deben verter los residuos de la Mancomunidad Este durante el denominado periodo transitorio está en el ámbito de sus competencias como consejero, competencias que ya ejercieron sus antecesores. Entiendo que no es una decisión fácil y que no hay una opción neutra desde un punto de vista político, social, o incluso económico, pero la principal tarea que corresponde a un Gobierno es ejercer sus competencias. En la decisión que adopten contará con la lealtad institucional de la Mancomunidad del Este, de la misma manera que ha venido desarrollándose a lo largo de su existencia, y muy especialmente durante estos tres años y medio en los que tengo el honor de ser su presidente.

Javier Rodríguez Palacios
Presidente de la Mancomunidad del Este