8.4 C
Alcalá de Henares
Dream AlcaláMercado Cervantino 2018¿Cómo es posible que esté pasando esto en el Mercado Cervantino?

¿Cómo es posible que esté pasando esto en el Mercado Cervantino?

La imagen es demoledora. Un camello yace en el suelo a media tarde de hoy. No consigue ponerse en pie. La gente se arremolina a su alrededor hasta que dos personas de la organización del Mercado Cervantino, dicen que veterinarias, tratan de hidratarlo.

Se colocan unas vallas alrededor del animal para separar al público y algunos protestan denunciando que querían impedir que se viese lo que allí ocurría.

Pero las imágenes de una visitante lograron captar la escena y el vídeo corrió como la pólvora por las redes sociales. Ella denunciaba en su muro la injusticia de que, por ganar dinero, el pobre animal acabe así. La chispa estaba encendida.

Enseguida su muro de Facebook se llenó de comentarios denunciando la situación, calificándolo de vergonzoso y exigiendo el fin de estos comportamientos que califican como maltrato animal.

Hasta aquí todo correcto, unos ciudadanos haciendo libre uso de su libertad de expresión y manifestando su opinión al respecto del uso de animales en espectáculos públicos.

El problema, a nuestro juicio, viene cuando un partido político toma parte en este asunto, y difunde un tweet con el vídeo, bajo el llamativo titular de ¿Cómo es posible que esté pasado esto en el Mercado Cervantino? Y además lo jalona de hashtags como #ExplotaciónAnimal y #MaltratoAnimal, dejando clara la denuncia y la opinión del partido en este asunto.

Para que una persona manifieste una opinión no es necesario informarse ni contrastar informaciones, por muy recomendable que esto sea siempre. Basta con que la indignación que causa la escena, y su indudable buena fe, le inciten a hacerlo.

Pero un partido político no es una persona, no hace valoraciones a modo personal, sino que con su tweet da veracidad a unos hechos que no solo denuncia, sino que usa para exigir responsabilidades a los responsables del Mercado Cervantino y a los miembros del equipo de gobierno municipal, entre los que curiosamente se encuentran los que se podrían definir como sus enemigos naturales para las próximas elecciones.

Con ese tweet dan plena veracidad a unos hechos que posiblemente no han contrastado con los responsables de Mercado, pero también lo utilizan para atacar a su contrincante político, lo que no tiene nada que ver con el Mercado Cervantino ni con Alcalá de Henares.

De confirmarse estos hechos, flaco favor le estarían haciendo a una ciudad que trata de sacar pecho de una Semana Cervantina que por primera vez alcanza el rango de Fiesta de Interés Turístico Nacional, como demuestra el no demasiado común hecho de que TVE lleve dos días grabando escenas por nuestro casco histórico, ni a un Mercado Cervantino que este año cumple 20 ediciones.

Y tampoco le estarían haciendo ningún favor a todas esas personas que, con toda su buena voluntad, exigen el cese del maltrato animal. Porque con sus actos estarían dando a entender que sí, que es cierto que existe maltrato animal en el Mercado Cervantino, una acusación muy grave que puede repercutir en multas y sanciones si es verdad, y en pérdida de puestos de trabajo, tanto si es verdad como si no. Por eso hay que tener cuidado con las palabras, porque las carga el diablo.

¿Hay maltrato animal en el Mercado Cervantino?

Desde hace semanas se han multiplicado las quejas de maltrato animal en espectáculos públicos en general, y en el Mercado Cervantino en particular. De hecho, existen movimiento que exigen el cese del uso de cualquier tipo de animal en el Mercado, y que piden al público que no acuda a ninguno de los espectáculos en los que intervienen animales.

Tan duras son las acusaciones, que lo primero que hemos hecho al enterarnos ha sido acudir al responsable máximo del Mercado Cervantino y pedirle que nos explicase con pelos y señales qué había pasado con ese camello.

El responsable se llama Manuel Iglesias, director de Musical Sport, la empresa adjudicataria del Mercado Cervantino de Alcalá de Henares y por tanto el responsable de llevar a la ciudad complutense al Siglo de Oro cada mes de octubre.

«No, no hay maltrato animal»

Manuel nos atendió gustoso. Más que gustoso nos atreveríamos a decir que deseoso, puesto que era conocedor del revuelo que se había causado, y de la desinformación a la que algún que otro medio de información del Corredor del Henares había ayudado, al dar pábulo a esas denuncias.

Y es que como él mismo nos relató, todo esto no solo le afecta a su prestigio profesional, sino que estas acusaciones le afectan en lo personal, pues Manuel se declara amante y defensor de los animales.

“Lo que ha ocurrido con el camello es que se ha puesto enfermo esta mañana, sobre las once y media aproximadamente, antes de empezar a trabajar (en el comunicado de su fallecimiento, divulgado hoy día 10 de octubre, Musical Sport admite que el camello llevaba 30 minutos trabajando). El camello se empezó a sentirse indispuesto, y tras detectar que le pasaba algo se llamó a los veterinarios que están aquí 24 horas para que le observasen”, indica Manuel Iglesias.

“Tras verle se decidió acotarle para que estuviera tranquilo y relajado, y se le volvió a inspeccionar de manera más calmada. Entonces se decidió que lo mejor era trasladarle a la Facultad de Veterinaria de la Universidad Complutense, que es donde aún está en estos momentos, en observación”.

“Mañana nos darán un parte más definitivo, pero nos han comunicado que lo que le ha ocurrido es un cólico”, afirma iglesias, “bueno, un cólico es algo que le puede pasar a cualquier animal y a cualquier persona, pero en todo caso el informe de los veterinarios indica que es totalmente ajeno a la actividad del Mercado Cervantino”.

El animal no había empezado a trabajar, “ni él ni ninguno”, subraya Iglesias, “pero es que además 12 horas trabajando, como nos han acusado, no hay nunca ningún animal”.

Manuel nos señaló unos remolques blancos de gran tamaño, situados al final de la Huerta del Obispo, al fondo del todo, y nos indicó que allí es donde los camellos descansan por la noche, con agua con comida. Y nos contó que ellos suelen trabajar con entre 12 y 18 camellos, depende de los mercados.

“Los camellos trabajan de tres en tres, como mucho de seis en seis, y el resto están descansando. Sería absurdo por parte del dueño de los camellos tener a tres camellos trabajando 12 horas y a 9 camellos descansando en el camión. Los alternan y la verdad es que cualquiera puede comprobar en las condiciones en las que están, tanto de día como de noche”.

Las explicaciones con detalle sobre el uso de animales en el Mercado Cervantino

Nuestra preocupación por las graves acusaciones que se había vertido respecto al uso de animales en el Mercado Cervantino, nos llevaron ya hace días a aprovechar su visita a la redacción de Dream Alcalá para preguntarle concretamente por este asunto.

Y Manuel nos contestó largo y tendido en una entrevista que grabamos en vídeo el pasado 28 de septiembre y que tú también puedes ver aquí. En concreto, la parte del maltrato animal la tienes en el minuto 9:30.