Palacio Arzobispal
Palacio Arzobispal

This text is also available in English

El Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares ha sido testigo de la entrevista de los Reyes Católicos con Cristóbal Colón que fructificó en el viaje a las Américas, y ha sufrido destrucciones, incendios, reconstrucciones, engrandecimientos y momentos de gran apogeo. En la actualidad es la sede del obispado de Alcalá de Henares.

El Palacio Arzobispal debe su nombre a que Alcalá perteneció durante ochocientos años a la jurisdicción de los arzobispos de Toledo, que también eran los primados -los más preeminentes- de toda España, y que aquí tenían su residencia. Esto hizo que Alcalá de Henares siempre estuviera en el centro del poder religioso, el cual durante siglos también fue sinónimo del político. A lo largo del tiempo ha sufrido incendios y destrucciones, pero también reconstrucciones y embellecimientos. De esta manera ha sobreviviendo a los peores avatares, hasta llegar a nuestros días.

Legajos y tanques

A partir de 1991 es la sede del obispado de Alcalá de Henares, pero desde 1858 y hasta 1939 fue la sede del Archivo General Central del Estado, donde se guardaban todos los documentos de los diversos ministerios y Gobiernos, además de los diocesanos. Posteriormente, ese archivo sería el Archivo General de la Administración, también asentado en Alcalá, al lado de la Puerta de Aguadores.

Pero además el Palacio Arzobispal ha sido cuartel de tanques y municiones, tanto durante la Guerra Civil como después, cuando, por la falta de prevención de los materiales inflamables que allí había se produjo un gran incendio. No fue el primero sufrido en su larga historia, pero sí uno de los más voraces, pues destruyó buena parte de los edificios y de la documentación de tres siglos allí guardada.

Recreación del desaparecido Palacio Arzobispal (Dibujo de Abraham Consuegra Gandullo)
Recreación del desaparecido Palacio Arzobispal (Dibujo de Abraham Consuegra Gandullo)

Para hacerse una idea de los tesoros artísticos que se perdieron en el Palacio Arzobispal, aquí tienes una breve lista: el artesonado mudéjar del Salón de Concilios, la escalera monumental de Covarrubias -autor de la fachada-, el patio de Fonseca, el patio del Aleluya, la fachada del patio del Ave María, pinturas y el primer Museo Arqueológico Complutense.

Sin embargo en el Palacio Arzobispal se volvieron a reconstruir varias de las partes calcinadas, se restauraron otras, y todavía hoy se siguen rescatando partes de esas joyas. A través de la Torre XIV se puede acceder al Antiquarium y visitar algunos de esos restos antes citados, que han recreado de forma parcial las galerías del Ave María, el gran patio de Fonseca y la famosa escalera de Covarrubias.

Curiosidad
Desde hace varias décadas se celebra en Alcalá la representación al aire libre de la obra “Don Juan Tenorio” de José de Espronceda, en varios monumentos complutenses, y uno de ellos siempre es el Palacio Arzobispal, incluso algún año se ha escenificado exclusivamente aquí.

En el centro del poder

Fue en 1129 cuando el rey Alfonso VII convirtió la villa alcalaína en señorío dependiente de los arzobispos toledanos. Poco después, en 1209, el arzobispo Rodrigo Ximénez de Rada (1208-1247), que había dispuesto que uno de los dos vicarios de Toledo residiera en Alcalá, mandó construir una residencia-fortaleza, en estilo mudéjar, que iría teniendo diversas transformaciones, pasando por diversos estilos arquitectónicos acordes a cada época.

En el Palacio Arzobispal se celebraron numerosos concilios diocesanos y decisivos acontecimientos históricos, como el Tratado de Alcalá, por el que los reyes de Castilla y Aragón se repartieron los territorios que iban conquistando a Al-Ándalus.

En el Palacio Arzobispal se celebraron Cortes en el año 1348 y se promulgó el Ordenamiento de Alcalá, por el que se unificó la administración de justicia para todas las tierras que formaban la Corona de Castilla. También fue sede de audiencias reales, como la más famosa, cuando Cristóbal Colón, en enero de 1486, se entrevistó por primera vez con la reina Isabel la Católica y comenzó  a fraguarse el viaje a las Indias que desembocó en el descubrimiento del Nuevo Continente.

En el Palacio Arzobispal también residieron numerosos personajes de la corte y encontró la muerte el rey castellano Juan I en 1390, tras caer del caballo en sus cercanías. Otros monarcas lo utilizaron como residencia temporal, como, por ejemplo, los Reyes Católicos, por lo que aquí nació su hija Catalina de Aragón (que sería reina de Inglaterra, como esposa de Enrique VIII). También en este Palacio Arzobispal nació Fernando I de Habsburgo, hijo de Juana la Loca y emperador alemán como sucesor de Carlos V, I de España.

La fachada de Covarrubias y el Torreón de Tenorio

La fachada principal puede verse en todo su esplendor. Es la joya artística más evidente al visitar el Palacio Arzobispal, incluso antes de cruzar la importante reja realizada en Bélgica en el siglo XIX. Esta fachada es de estilo renacentista y fue trazada por Alonso de Covarrubias en el siglo XVI. Está dividida en dos cuerpos y tres alturas.

En el centro del paño se encuentra una puerta de medio punto entre columnas jónicas, coronada por el escudo del arzobispo Fonseca. Sobre ella se observa un balcón central con puerta de medio punto y un enorme escudo barroco de terracota, el blasón del cardenal infante Luis Antonio de Borbón, hijo de Felipe V, que sustituyó a otro anterior de Carlos I.

En el ala oriental, a la derecha según se contempla la fachada, se puede ver el Torreón de Tenorio, construido por el arzobispo de ese nombre a finales del siglo XIV. Actualmente es la sede de la librería diocesana y se puede visitar en horario comercial.

El Palacio Arzobispal, de tan larga vida, ha tenido numerosas transformaciones y cambios arquitectónicos a lo largo de los siglos. Destacan las realizadas por los obispos Fonseca y Tavera en el siglo XVI o la del arquitecto Manuel Laredo, cuando se sometió a una gran rehabilitación (en especial el citado ala este). Manuel Laredo es también autor del palacete de Laredo situado en el paseo de la Estación, y que se inspiró en los estilos neo-gótico y neo-mudéjar para llevarla a cabo.

Paseo virtual por el Palacio Arzobispal de Alcalá de Henares

Imágenes extraídas del vídeo realizado Jon Uriarte y la empresa ZCoorp

Más información

Información de interés:

  • Dirección: Plaza de Palacio

 

Accesos

Desde Madrid

  • Tren cercanías Líneas C-1, C-2 y C7A.
  • Autobús 223 (salidas desde Intercambiador de Avenida de América).

Desde Alcalá

  • Autobuses urbanos Líneas 5 y 10

 

Galería de imágenes:

En vídeo:

Dónde está


Ver mapa más grande