Una magnífica segunda parte le dio la victoria al Rugby Mangas Verdes Alcalá

Uno de los rivales más incómodos de la Liga visitaba el Municipal de Rugby Luisón Abad. El Rugby Mangas Verdes Alcalá recibía al rapidísimo MAD Boadilla, un equipo joven y endiabladamente veloz por fuera.

Para un equipo como los rojillos que guardan su mejor arma en la delantera era todo un reto enfrentarse a un equipo así. Máxime cuando las primeras partes no están siendo el fuerte de los complutenses. Así arrancó el guion, MAD Boadilla ahogando a los locales y dando dos zarpazos con los tres cuartos, de Gorriti y Sevilla -esta última un regalo de los locales-, que ponían el marcador en 0-12.

El Rugby Mangas Verdes Alcalá parecía no haber salido del vestuario y ya caía por una amplia renta. Afortunadamente una vez el veterano Jonathan sacó del atolladero a los alcalaínos con una marca que les daba aire 5-12.

De ahí al descanso buen juego del Alcalá, apretando a su rival y metiéndolo en su marca. Pero una vez más, el contrataque rival desarmó a los rojillos que vieron como el marroquí Azizi aprovechaba un balón robado y se metía debajo de los palos, transformación fácil y 5-19 antes del receso.

Una segunda mitad para enmarcar

A la vuelta de vestuarios consignas claras. O Alcalá volvía a mostrar la misma que contra el líder la pasada semana o encajaría otra derrota en el casillero. Dicho y hecho, el Rugby Mangas Verdes Alcalá se puso el mono de trabajo y con un buen empuje de delantera anotó en cinco minutos por medio de Charly, 12-19 con la transformación de Fran.

Los nervios no jugaron malas pasadas esta vez y, aunque los alcalaínos cometieron errores, se hicieron dueños de la posesión y el territorio. Sin prisa, pero sin pausa fueron trabajándose al rival y primero Nava, a la salida de una melé, y después el capitán Fran, a cinco del final, dieron la vuelta al partido con dos marcas.

El próximo partido…

24-19, punto bonus ofensivo (defensivo para MAD tras caer por menos de 7 puntos) y nueva victoria para un Alcalá que sigue en la lucha de las últimas jornadas donde aún le queda enfrentarse a otros dos de los líderes, Olímpico de Pozuelo (dentro de 15 días) y Complutense Cisneros (en la última jornada del año).