Dream AlcaláNoticiasContenido patrocinadoUn divorcio no es tan traumático cuando tu abogado te transmite serenidad...

Un divorcio no es tan traumático cuando tu abogado te transmite serenidad y sinceridad

Uno de los procesos judiciales más demandados en España es, sin duda, el divorcio. En él intervienen factores a nivel psicológico y emocional por ambas partes que no pueden pasar desapercibidos, por lo que siempre es mejor dejar las cosas bien atadas para evitar tensiones y malos entendidos.

Teniendo en cuenta esto, Elena Gutiérrez de Juriscentrum (abogados especialistas en divorcios y familia en Alcalá de Henares), explica como, los clientes, en muchas ocasiones, acuden a ellos perdidos, traumatizados por la situación y con una gran falta de confianza en sí mismos debido a lo que están viviendo.

Por eso, hace hincapié que, cuando se da esta situación, lo importante es que un abogado de familia proporcione serenidad al saber de lo que habla, transmitir sinceridad (algo a lo que ya no estamos acostumbrados) y que, a pesar de ser algo traumático, no es el fin para las partes involucradas en el divorcio.

¿Qué implica el divorcio?

Cuando alguien se divorcia, implica que el vínculo matrimonial con la otra parte se rompe. De esta forma, los cónyuges podrán volver a casarse por lo civil si así lo desean. El único requisito que se exige para este proceso es que hayan pasado, como mínimo, tres meses desde el comienzo del matrimonio.

En este sentido, ambas partes pierden los derechos y obligaciones como son el derecho sucesorio, la pensión de viudedad, la prestación de alimentos y otros. Lo único que no rompe el divorcio son las obligaciones con los hijos (si los hubiera). Incluso si no hay matrimonio entre ambos, estas obligaciones siguen vigentes.

Motivos por los que las parejas deciden divorciarse

Según la AEAFA (Asociación Española de Abogados de Familia), existen una relación de motivos por los que las parejas españolas deciden divorciarse, aunque puede darse más de un motivo de los presentados a continuación:

  • El desgaste o falta de comunicación de la pareja provocado por el estrés en la crianza de hijos y el trabajo.
  • Infidelidades.
  • Se acabó el amor y el inicio de una relación con una tercera persona.
  • Discrepancias en la crianza y educación de los hijos.
  • La excesiva influencia de la familia política. Sobre todo, cuando una de las partes mantiene vínculos de demasiada dependencia con su familia de origen.
  • Irritabilidad o mal carácter.
  • Escoger una pareja incompatible en diversos aspectos.
  • Adicciones.
  • Dificultad para gestionar las emociones ante situaciones como una enfermedad física o mental, o un agravamiento de una ya existente.
  • Cuando uno de los miembros de la pareja reconoce una orientación sexual diferente a la que se creía.

Consejos para llevar un buen divorcio

El divorcio es algo más que un procedimiento legal. Es un proceso emocional, personal y psicológico que viven los adultos al divorciarse. En este sentido, llevar a cabo un buen divorcio es beneficioso y se puede conseguir:

  • Manteniendo al margen a los hijos/as. Nunca hay que utilizar a los hijos como arma en contra del otro progenitor. La afección psicológica será menor si ambos progenitores cooperan.
  • No delegar en los hijos/as responsabilidades en la toma de decisiones importantes.
  • Aparcar a un lado los sentimientos.
  • Intentar conseguir un divorcio de mutuo acuerdo. Es más económico, ahorrará tiempo y sufrimiento.
  • Hablar únicamente de las cosas donde hay acuerdos, dejar para el abogado las discrepancias.
  • Agilizar los trámites.
  • Evitar comparaciones con divorcios de conocidos. El objetivo del abogado es conseguir un divorcio personalizado a las necesidades de la familia.
  • Si hay patrimonio, es mejor repartirlo. No es aconsejable mantener bienes en común una vez divorciados.
  • Recurrir a un buen abogado de Derecho de Familia con habilidades que ayuden a ahorrar tiempo y sufrimiento emocional.

¿Cómo debo escoger el abogado?

Escoger el abogado más indicado es importante para que todo salga bien. Ha de ser un especialista en Derecho de Familia y que sepa los entresijos de los problemas que una ruptura familiar conlleva. Porque si no, podrían cometer errores que podrían ser imposibles de subsanar.

La confianza es un elemento a tener en cuenta. Una ruptura siempre conlleva momentos de nervios, dudas, etc. Por mucho que un abogado conozca el Código Civil, si no sabe dar una respuesta tranquilizadora en un momento determinado, no es la persona que se necesita.

Pero, para que la relación sea buena para ambas partes, es importante que se confíe en la profesionalidad del abogado y que el conocimiento del oficio ayude a llevar el proceso de la mejor forma posible. No hay que buscar un profesional que dé la razón en todo, puesto que no será un buen profesional y, a la larga, podría salir caro.

Como conclusión, contar con un abogado experto en Derecho de familia, con experiencia y habilidades como dar confianza y la escucha activa, ayuda a que el proceso sea mucho más llevadero, menos traumático y conseguir lo mejor para el cliente.

Más información

Juriscentrum Alcalá de Henares

Un servicio centrado en el cliente, velando por sus intereses y bienestar. Juriscentrum te ayudará a tomar las decisiones más convenientes para ti y los tuyos, convirtiendo tus problemas legales en soluciones reales. Concertar una cita es muy fácil, tan sólo llamando a los teléfonos 91 877 80 76 o 691 212 370. Más información en su página web.

Dónde está