0.6 C
Alcalá de Henares
Dream AlcaláCon Estilo5 trucos para limpiar la vitrocerámica

5 trucos para limpiar la vitrocerámica

La llegada de la vitrocerámica fue toda una revolución. Sus ventajas han conquistado a la mayoría, entre otras cosas, por la comodidad para limpiarla.

Y sí. Quizá hayas escuchado a la generación de tu madre decir aquello de “No cocina igual, al fuego sale mejor la comida” al comparar la cocina de gas con la vitro. No es que no sea cierto. Pero lo que es indudable es que la vitrocerámica es más cómoda, más segura, gasta menos energía y la comida sale muy buena, dependiendo de la maña del cocinero, 😉

Pero, aunque limpiar la vitro sea menos engorroso que la cocina de gas, quizá no conozcas estos trucos que te facilitarán la vida en las distintas situaciones que se presentan día a día.

No sin mi rasqueta

Si dispones de una vitro, necesitas una rasqueta. Sí o sí. Y es que gracias a su diseño, con mango y cuchilla, podrás eliminar las manchas y residuos casi sin esfuerzo.

La esponja suave, tu mejor aliada

No es buena idea utilizar el estropajo para limpiar la vitro, ya que podemos arañarla. El papel de cocina, los paños y las bayetas ecológicas son las mejores opciones. La esponja suave será nuestra aliada para limpiar la superficie una vez que ésta esté limpia de residuos, sin miedo a que se raye o dañe.

Para la comida pegada, el hielo

Este momento tan desagradable en el que estás cociendo leche y se derrama… Lo mejor es pasar un hielo por la vitro, utilizar la rasqueta y después aclarar con una bayeta.

El superpoder del limón

Otro truco para eliminar manchas de la vitro es echar unas gotas de limón encima, dejar unos segundos y después pasar una bayeta limpia por encima. ¡Se irán con facilidad!

¿Vinagre? Sííí

Otro método eficaz para limpiar la vitrocerámica es echar un poco de vinagre disuelto en agua sobre las manchas y esperar unos segundos. Después, frotamos bien toda la superficie con un paño limpio… ¡quedará reluciente!