Dream AlcaláNoticiasSin acuerdo: Autobuses de Alcalá irá a la huelga el lunes, si...

Sin acuerdo: Autobuses de Alcalá irá a la huelga el lunes, si no se desconvoca el fin de semana

En la última reunión, este viernes 4 de marzo a las 16:00 horas, el comité de empresa y Monbus, empresa es la concesionaria del servicio de autobuses urbanos de Alcalá de Henares a través de la Sociedad Limitada Alcalabus, no llegaron a un acuerdo.

“Después de intentar un acercamiento, mediante una propuesta  cediendo en nuestras reinvindicaciones, la empresa no aceptó y seguimos con la huelga convocada” afirma el presidente del comité de empresa Juan Carlos Sáez Onievas.

Aún así el representante de los trabajadores aún deja una puerta abierta a que no haya paros. “Siempre se podría desconvocar hasta las 23:59 del domingo, pero sería realmente difícil”.

Cabe recordar que el jueves se produjo otra reunión entre ambas partes para intentar acercar posturas y fijar los servicios mínimos de la huelga. No hubo ningún acuerdo y será el Consorcio Regional de Transportes de la Comunidad de Madrid quien diga que servicios deberían prestarse durante los paros.

Cómo se desarrollaría la huelga

El comité de empresa de Monbus ha anunciado huelgas durante 21 días laborables de todo marzo y la primera semana de abril.

De llevarse a cabo la huelga, afectaría a todos los días laborables de marzo, excepto los dos primeros martes y miércoles, y la primera semana de abril.

Es decir, se convocan paros de 24 horas para los días 7, 10, 11, 14, 17, 21, 22, 23, 24, 25, 28, 29, 30 y 31 de marzo, además de 1, 4, 5, 6, 7 y 8 abril. Están convocados todos los trabajadores -conductores, administración, taller y personal de apoyo- de la empresa.

La posición de la empresa

Alcalabus ha anunciado este sábado que ha accedido a negociar todas y cada una de las demandas laborales puestas sobre la mesa por el comité de empresa» pero los representantes de los trabajadores decidieron mantener la convocatoria de huelga, con lo que el calendario intermitente de paros se pondrá en marcha el próximo lunes, 7 de marzo».

En un comunicado la empresa ha declarado que «la representación empresarial propuso aplazar temporalmente el inicio de la huelga para analizar y debatir cada una de las reivindicaciones sociales, sin cerrarse en principio a ninguna de ellas. La aplicación de los acuerdos de empresa en relación al importe de las horas extraordinarias y los turnos de trabajo con mínimas variaciones, los tiempos de toma y deje, la bolsa de vacaciones, un día libre por absentismo, los cambios de libranza y la acumulación de festivos en las vacaciones constituyeron la propuesta base presentada por el comité el pasado jueves por la tarde para abordar una amplia negociación, a lo que Alcalabus no puso ninguna objeción, sino todo lo contrario. Tal y como se comprometió, la empresa respondió ayer y lo hizo accediendo a analizar una a una todas esas reivindicaciones, siempre sin salirse del actual marco legal y aún a sabiendas de que iban mucho más allá de las propias aspiraciones del comité».

«Sin embargo, los sindicatos condicionaron la suspensión de la convocatoria de paro a que fueran aceptadas sin matices todas sus demandas, llegando incluso a hacer peticiones de imposible cumplimiento por la empresa por vulnerar la normativa legal de aplicación y sin ofrecer ninguna otra alternativa, por lo que el comité dio por finalizada la reunión sin acuerdo».

«Alcalabus mantiene no obstante su disposición a negociar con los representantes de los trabajadores y en similares términos, es decir, totalmente abierta a debatir todas las cuestiones planteadas por la parte social pero siempre y cuando se respete la normativa laboral vigente, no pudiendo acceder a peticiones que están fuera del marco legal porque la empresa debe respetar y respeta la legalidad vigente en cada momento».

El conflicto laboral de Monbus y Alcalabus

Según el presidente del comité de empresa, el desacuerdo de los trabajadores con Monbus viene cuando “en octubre de 2021, Alcabus no acepta marcar el precio de la hora extra y, aparte del convenio provincial al que nos acogemos en 2006, denuncia todos los acuerdos de empresa que teníamos. Así, interpreta que quedan esos acuerdos suspendidos. Todo eso teniendo en cuenta que existe una cláusula de ‘ultraactividad’ de 2 años para que se respeten todos los acuerdos mientras se negocia».

Es decir, este convenio provincial no contempla, por ejemplo, el derecho a turnos fijos que, según los sindicatos, sí estaban en los acuerdos de empresa y que ahora Alcalabus quiere modificar y anunciar a los trabajadores con 48 horas de antelación.

“Para aplicar el convenio provincial hacen falta acuerdos de empresa propios. Exigimos que la hora extra se pague como marca el estatuto de los trabajadores, de forma igual o superior a la hora ordinaria. Incluso estamos dispuestos a rebajar esa cantidad, pero a cambio de una mejora de nuestras condiciones laborales”, afirma el presidente del comité.