¿Quieres que no se te oiga por todas partes cuando llevas tacones? ¡Sabemos cómo!

Seguro que más de una vez te miran mal por culpa del súper ruido que hacen tus zapatos al caminar. Y es que claro, en la oficina donde todo tratan de concentrarse, o en clase… o al llegar de fiesta cuando el silencio reina, tu pasear puede ser un auténtico show.??

Pero el problema no son solo los tacones. A veces también las zapatillas chirrían o llevas zapatos destalonados. Pues que sepas que también hacen ruido y pueden llegar a odiarte.

Este incómodo sonidito puede darse por varios motivos y el más habitual es que sea por desgaste o porque unas zonas del calzado rozan con otras y hacen ruido.

Pues ¿sabes qué?, ¡tenemos la solución! Sí. Y esto no es todo. Encima es bastante barata.

Nada de llevarlos al zapatero o de dejar de ponértelos. Lo único que necesitas es ponerles polvos de talco. Si son zapatillas con plantilla, quita esta parte y echa los polvos por dentro. Después, vuelve a colocar la plantilla en su sitio y, ¡voilá!

Si, por el contrario, es la suela la que hace el ruido en contacto con el suelo, aplica los polvos de talco en la parte de abajo del zapato. Eso sí, no te pases, o será peor el remedio que la enfermedad, pues irás dejando huellas blancas por doquier ?.