Oratorio de San Felipe Neri


Atravesando la plaza de Palacio (frente al Palacio Arzobispal), llegamos a otra plaza recoleta, a otro logrado espacio urbano del barroco complutense, la plaza del Padre Lecanda, cuyo frente se cierra con el Oratorio de San Felipe Neri, fundado en 1694 por el obispo de Ceuta doctor Martín de Bonilla y Echevarría.

El convento se edificó entre 1698 y 1704 y la iglesia diez años después, por disposición testamentaria de la condesa de Alba de Liste quien, junto con el fundador, se halla enterrada a los pies del altar mayor. El oratorio fue el único convento religioso masculino que se libró de la exclaustración.

Tras la fachada de ladrillo, de un barroco sencillísimo y tardío, se accede al interior de la iglesia, de planta de salón con bóveda de cañón y cúpula elíptica sobre el altar. Desaparecido el retablo durante la invasión francesa, en su lugar podemos ver un “trampantojo”, realizado hace pocos años, a modo de retablo, en el que se han colocado una interesante talla de santa Teresa, atribuida a Gregorio Fernández, y otra de San Felipe, así como dos cuadros: la “Glorificación de san Felipe Neri”, de Juan Vicente Ribera, en el centro y, como remate, un “Calvario”de Mariano Salvador Maella. Decoran los muros laterales varios lienzos entre los que cabe destacar el “San José” de Antonio Palomino.

Oratorio de San Felipe Neri

Oratorio de San Felipe Neri

En una pequeña capilla lateral hay una preciosa talla dieciochesca de la Inmaculada, otra de san Antonio del siglo XVII y un san Francisco, del estilo de Pedro de Mena y Medrano.

Ya en el convento se expone una interesante colección de pintura barroca, entre la que cabe destacarse un boceto del cuadro que presidía el primitivo altar mayor de Diego de Villalobos, una “Inmaculada” de Antonio de Pereda, un “San Bruno”de Vicente Carducho y una “Santa Teresa”de Juan Delgado.

En la galería superior del patio, podemos ver una curiosa pintura mural de estilo popular en la que se reconoce a la ciudad de Roma y una gigantesca salamandra de incierto simbolismo.

En este convento estuvo de retiro espiritual el escritor Miguel de Unamuno, amigo personal del padre Juan José de Lecanda, los primeros días de noviembre de 1888 y 1889. Fruto de esta experiencia fue un amplio artículo literario, bajo el título “En Alcalá de Henares”, que publicó en “El Noticiero Bilbaíno’, posteriormente recogido en su libro “De mi país”.

Oratorio de San Felipe Neri

Oratorio de San Felipe Neri

Más información:

Este texto está extraído de la guía turística Alcalá Patrimonio Mundial, publicada en marzo de 2015 por la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, redactada por el cronista oficial de la ciudad M. Vicente Sánchez Moltó e ilustrada con fotografías de Pilar Navío. Texto reproducido aquí con la autorización de la Concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Alcalá de Henares. Fotografías propias.

Leer más:

Lugares para visitar en Alcalá, de la A a la Z

Planos y guías de Alcalá de Henares

Alcalá Patrimonio Mundial, nueva guía turística de Alcalá de Henares

 

Para ver nuestros mejores vídeos y directos:

Suscríbete ahora:


O si lo prefieres, recibe gratis por correo electrónico nuestras últimas noticias

Nos encantaría conocer tu opinión: