12.1 C
Alcalá de Henares
Dream AlcaláNoticiasContenido patrocinadoLos mejores consejos para mantener los pies bien cuidados este verano

Los mejores consejos para mantener los pies bien cuidados este verano

Dña. María Valdivieso, podóloga en el Centro Médico Complutense (Grupo Virtus), ha realizado unas recomendaciones que muestran soluciones y consejos para mantener los pies bien cuidados y saludables este verano.

Consejos para cuidar tus pies este verano

Cuando se habla de salud, los pies son una de las partes del cuerpo que más se suelen obviar, sin embargo, es una de las zonas más sensibles. ¿Te preocupas lo suficiente de tus pies? Para hacerlo es importante conocer todos los factores que se deben tener en cuenta para su cuidado, así como el calzado a utilizar.

Estas preguntas son más recurrentes con la llegada del verano ya que hay que proteger los pies de la exposición al sol, así como de las horas en la playa o la piscina.

La salud de los pies es muy importante, ya que cualquier patología que tengamos en los pies va a modificar la forma de pisar, y con esto, nuestra postura. Esto puede provocar dolores a otros niveles como rodillas, caderas, espalda… hasta puede provocar dolores tensionales de cabeza. Y eso además es una flecha de doble dirección ya que las patologías que hay en el resto del cuerpo también pueden provocar una modificación de la postura y por tanto en los pies, provocando un dolor que nada tiene que ver con los pies. Podría ser un problema visual, una inflamación intestinal, una pérdida auditiva…

Por lo tanto, es imprescindible saber cómo cuidarlos, sobre todo ante los meses de calor. En verano hay algunos problemas más frecuentes, por ejemplo, como consecuencia de quitarse calcetines y medias. Con el calzado de verano aparecen las rozaduras y las ampollas, derivadas de la fricción del calzado con la piel. Si eso ocurre lo primero que hay que hacer es tratarlo como una herida, para evitar así que se infecten, que es el mayor peligro que tienen.

Las famosas ampollas se pueden pinchar si molestan, pero nunca quitar la piel, ya que la ampolla está protegiendo hasta que la piel se regenere. Para evitar las ampollas es recomendable tomar medidas higiénicas como la hidratación, mejor por las noches, evitando hacerlo en el momento de calzarse, ya que no es conveniente que los pies estén húmedos. Es importante mantener siempre los pies secos. Si hay problemas de sudoración lo más recomendable es tratar los pies con antitranspirantes. No obstante, si con eso no se elimina, hay que acudir a un podólogo para que encuentre el motivo y ponga el tratamiento adecuado.

El uso de un buen calzado es imprescindible en cada actividad. Así, no se debe usar chanclas para ir a dar un paseo, ya que no es un calzado apropiado para caminar. En esa situación se debe emplear un calcetín de algodón y un calzado que garantice una buena sujeción. El usar este tipo de calzados inadecuados como chanclas, cuando no son para ir a la playa, puede causar fascitis, dolores de rodilla, de espalda…

¿Pasear descalzo por la playa?

Sí, cuando el terreno es llano y la arena húmeda. Sin embargo, si hay desnivel pueden provocar tensiones a nivel articular, pudiendo generar dolores de pies y rodillas. Por otro lado, a los pacientes diabéticos no se les recomienda caminar descalzos ni en la arena ni en ningún otro sitio, por el riesgo de infección que supone cualquier pequeña lesión. Además, los diabéticos deben cuidarse mucho más los pies que el resto de las personas.

Uno de los factores para tener en cuenta en verano es la protección con crema solar de los pies. El dorso de los pies es muy sensible a la radiación solar, por ello, es muy habitual que la gente se queme esta zona, ya que frecuentemente la crema se aplica hasta los tobillos.

Otro de los problemas habituales en los pies, es la hinchazón, dado que en verano se produce una vasodilatación. Las venas que se encargan del retorno venoso se “agrandan”, no hacen bien su función y se acumula más líquido en la parte inferior del cuerpo, los pies. Esto se conoce como edema y para evitarlo lo mejor es darse baños de agua fría al menos en pies y piernas.

Por todo ello, se recomienda hacer una visita periódica al podólogo, una vez al año o una vez año o una vez cada 6 meses como mínimo. Con ello, el podólogo podrá hacer un examen personalizado de los pies y asesorar sobre cuidado que se debe hacer de la piel y de las uñas.

Grupo Virtus

VIRTUS es una propuesta integral en el cuidado de la salud y el bienestar. Ha ido creciendo profesionalmente a lo largo de la historia en diferentes ámbitos referentes a la salud. Hoy une fuerzas para caminar en un mismo sentido con 2.000 m2 de instalaciones dedicadas a tu salud.

VIRTUS Sede Central
Vía Complutense, 77 Alcalá de Henares, Madrid
Lunes a Viernes de 9 a 21h.
Sábados, domingos y festivos de 10 a 14h.
Atención al cliente y cita previa: 918 82 01 89
www.grupovirtus.es