Cómo acabar con los poros dilatados de la cara


¿A quién no le ha pasado que, al maquillarse, esos pequeños surcos que se marcan en la zona de la nariz, frente y las mejillas le ponen de mal humor?

Se trata de poros dilatados y su aparición se debe a un mal cuidado de la piel. Pero ¿se puede acabar con ellos? La respuesta es clara: no. Aunque puedes evitar su aparición o bien disimularlos a través de un buen maquillaje. A continuación, algunos trucos actuar a tiempo.

1¿Cómo prevenir la aparición de poros dilatados?

En primer lugar, para prevenir la aparición de poros, cuidar la limpieza diaria es clave, ya que estos poros se dilatan por el exceso de sebo, restos de maquillaje y de residuos. Para ello, es fundamental hacer una doble limpieza diaria. La primera de ellas, nos ayudará a acabar con el maquillaje y dejará la piel al natural. En segundo lugar, a través de un jabón purificante que absorba el sebo, se retirará cualquier resto de maquillaje persistente y favorecerá la limpieza del poro.

Para quienes apuestan por remedios más tradicionales, puede compaginar la limpieza diaria con baños de vapor faciales que consigan dilatar el poro y dejen salir la suciedad de su interior. Este truco no es 100% efectivo, pero siempre ayudará a mantener una limpieza más cuidada.

2¿Cómo tratarlos?

Un paso imprescindible para acabar con el exceso de impurezas en el poro es recurrir al peeling químico facial. Este puede hacerse a través de técnicas específicas que requieren de un profesional. El peeling químico permite la renovación de las capas de la piel, al tiempo que ejerce una profunda hidratación, lo que la restaura completamente.

3Lo que no hacemos bien

Cosas como no hidratarse además del uso de cosméticos no adecuados y de unos hábitos alimentarios incorrectos” hacen que esto suceda. El componente genético y morfológico es determinante pero dedicar poco tiempo a desmaquillarte o la mala elección de los cosméticos, tanto de maquillaje como de cuidados faciales, también contribuyen a su aumento.

4Remedios caseros

Una simple mascarilla de yogur, pepino y limón es perfecta para tratar pieles con poros abiertos y para dar luminosidad e hidratar el rostro. Pero sobre todo no hay que olvidarse de la limpieza diaria, mañana y noche.
Tomates: Colocar tomates en rodajas en la cara, justo en la parte donde los poros estén más abiertos o dilatados.

Hielo: Coloca un trozo o cubito de hielo sobre los poros abiertos 30 segundos. El hielo ayuda a cerrar los poros y tensa la piel.

Agua: Lávate la cara por lo menos 2 veces la día, ésto ayudará a quitar y eliminar las impurezas del medio ambiente.

Bicarbonato: En un recipiente, coloca dos cucharadas con bicarbonato de sodio y mezcla con un poco de agua hasta forma una pasta y aplícala en el rostro con suaves movimientos circulares 30 segundos y luego enjuaga con agua fría.

Baño de vapor: Ayuda a mantener limpios los poros y libres de impurezas, bacterias, grasa, granos y espinillas. Coloca en un recipiente agua hervida y pon tu cara a 40 cm cubriéndote con una toalla de 8 a 10 minutos. Luego enjuaga la cara con agua fría para cerrar los poros.