El origen de esta idea surgió porque, en diciembre de 2016, las Fallas de Valencia fueron declaradas por la UNESCO Patrimonio Cultural Inmaterial. Y la ciudad de Alcalá de Henares es Ciudad Patrimonio de la Humanidad desde 1998.

Por este motivo, y como en 2017 Alcalá celebraba el IV Centenario de la muerte del Príncipe de los Ingenios, se pensó en unir los dos hitos diseñando una falla que retratase el alma de la literatura del ilustre Miguel de Cervantes Saavedra, nacido en Alcalá de Henares en septiembre de 1547. De ahí surgió la falla Cervantes 1547-1617.

Tras el éxito de aquella acción, en 2018 el consistorio ha decidido repetir la idea con una nueva falla para celebrar los 20 años de Alcalá de Henares Ciudad Patrimonio.

El jueves por la mañana a partir de las 9:30 horas los operarios de la empresa Valenciana Estudio Chuky comenzará a instalarla en la plaza de la Paloma, donde quedará plantà para que se pueda apreciar hasta su quema el próximo domingo día 22 a partir de las 21:00 horas.

Actualización: Alcalá de Henares hace la plantá de su falla 2018 en homenaje a la ciudad

Diseño final de la Falla 2018 de Alcalá de Henares

Así será la falla que Estudio Chuky plantará el jueves en la plaza de la Paloma de Alcalá de Henares con motivo del 20 aniversario de la declaración de Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Destaca sobre el resto de elementos y en lo más alto el Cardenal Cisneros, en reconocimiento al V Centenario de su muerte y al tremendo legado que dejó a la ciudad. Por delante, Miguel de Cervantes, el hijo más importante que haya dado Alcalá de henares, sosteniendo el emblema que acredita que la ciudad complutense es Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Por detrás, a su izquierda vemos a una persona que bien podría ser un vecino o turista paseando por los soportales de la calle Mayor, y a la izquierda un par de personajes que al más puro estilo de Pepe Gotera y Otilio parecen estar reparando el rico patrimonio cultual de Alcalá.

Adornan el conjunto las letras A L C A L A y el número 20, en relación a los años que hace que se la declaró Ciudad Patrimonio.

falla de Alcalá de Henares 2018

Cómo se hace una falla

Para hacer una falla tan grande lo primero es hacer una maqueta digital para estudiar los volúmenes. Se trabaja en 3D modelando igual que se hace en las películas de animación. A partir de esas maquetas se sacan los modelos a la escala que quiere el fallero.

Todas las figuras están modeladas en corcho blanco, y recubiertas de capas de cartón piedra con un engrudo que después se cubre. Están pensadas para que ardan bien desde su origen, se utiliza madera, corcho, papel y cola. La pintura el plástica y los barnices son al agua, para tratar de contaminar lo menos posible.

El trabajo más duro es el acabado. Cubrir con papel todo, dejar secar, darle varias capas de masilla y gotelé, cubrir toda la superficie para que quede limpia. La pintura es más rápida porque se hace con pistolas y aerógrafos.

Todo ese trabajo para solo unos minutos donde el fuego devorará la falla ante miles de alcalaínos y visitantes como los que en 2017 abarrotaron la plaza de los Santos Niños.

Leer más…