Dream AlcaláNoticiasDeporte en Alcalá de HenaresArganzuela se lleva la Final Four sub22 ante un combativo Juventud Alcalá

Arganzuela se lleva la Final Four sub22 ante un combativo Juventud Alcalá

La gran final comenzó con ventaja de los anfitriones, un Juventud Alcalá dispuesto a sorprender al mejor equipo de la liga regular. La reacción del Arganzuela Centro fue inmediata… y contundente. El mate a una mano de Patrick Santos significó el 4-4 a los tres minutos de juego.

El Arganzuela Centro buscaba aprovechar su físico bajo los aros, con Santos y, sobre todo, Eric Marciel como máximos exponentes. Este último sacó la falta que valió otro empate. Los anfitriones resistían, apoyados en la movilidad de todo el equipo y en el atrevimiento, como los triples de Pablo Andrés y Gabriel Muñoz.

El 5-13 provocó el parón desde el banquillo del Arganzuela. La reacción fue inmediata, aunque no evitó que el Juventud Alcalá cerrara el primer cuarto por delante: 18-24.

Los complutenses seguían mirando al aro, sin dejarse intimidar por el poderoso físico de su rival. Así, Manuel Dueñas sacó un punto más y Kaiet Iglesias un triple, el +10 (18-28). Era toda una final, cada vez más intensa, y el Arganzuela Centro supo responder para estrechar el marcador (24-30).

Se movió golpe a golpe, con los intentos del Juventud Alcalá por conservar su ventaja y del Arganzuela por anularla. A 5:20 para el descanso, el pulso estaba en 27-32. Un triple de Jaime Hoya alargó la renta de los complutenses, solo por unos segundos porque enseguida llegó el de David Sevilla…

El equilibrio se reflejó en el 34-34 a 1:35 y en el 40-39 tras el triple de Bernardo Moel… Eso sí, otro triple, de Juan Gómez, valió para que el Arganzuela llegara al descanso con 43-39.

Ventaja visitante en la segunda mitad

Los favoritos habían tomado la delantera y abrieron la brecha un poco más al comienzo de la segunda parte (47-41 a 7:40). El Juventud Alcalá no se rendía, y menos en su histórico feudo del Cajamadrid (ahora Montemadrid), pero enfrente el Arganzuela Centro mostraba ya su mejor versión. La inabordable. El triple de Patrick Santos alargó la diferencia hasta 55-41 y provocó el tiempo muerto en el banquillo alcalaíno.

Los anfitriones reaccionaron con un triple de Manuel Dueñas, pero el Arganzuela respondió con su mejor arma, el juego interior. Combatir era posible, remontar mucho más difícil, casi imposible. De hecho, el tercer cuarto se resolvió con un parcial de 27-6 para llegar al último cuarto con con 70-45. Pese a diferencia, el encuentro no perdió intensidad.

El Arganzuela Centro ya estaba en su salsa, con un juego alegre sin la presión del resultado, mientras que el Juventud Alcalá estaba dispuesto a cerrar el curso recibiendo el aplauso de su público. Por eso los últimos minutos se hicieron cortos y la final se resolvió con exquisita deportividad en la pista y en las gradas del Montemadrid.