ALCINE: Festival de Cine de Alcalá

El Festival de Cine de Alcalá de Henares (ALCINE) se celebra en el mes de noviembre y ha consolidado su prestigio en sus casi 50 años de historia hasta convertirse en uno de los certámenes de cortometrajes más importantes en el ámbito nacional y en referencia obligada para expertos y aficionados.

Entre las decenas y decenas de festivales similares, el Festival de Cine de Alcalá, ALCINE,  es todo un acontecimiento cultural, no sólo en la ciudad, sino en la Comunidad de Madrid, en toda España e incluso a nivel internacional, pues no en vano lleva 49 años de vida.

Novedades ALCINE 2019

En ALCINE se dieron a conocer directores tan conocidos como Santiago Segura, Alejandro Amenábar, Alex de la Iglesia o Fernando Colomo. La lista se alarga con Fernando León de Aranoa, Isabel Coixet, Mariano Barroso o Juanma Bajo Ulloa, y muchos otros, tanto directores como actores.

El festival ALCINE nació y creció con el cortometraje, una formato de iniciación al cine que ha permitido que los creadores puedan mostrar sus primeros trabajos, pero seleccionados a partir de criterios de calidad, lo que ha consolidado el prestigio del certamen, porque siempre se han mantenido altos listones de excelencia para ser seleccionado y participar en él.

Curiosidad
La vocación de ALCINE siempre ha sido la de ser un escaparate de lo mejor del cine español, en especial de sus nuevos creadores, de los talentos jóvenes. Y realmente el certamen se ha convertido en un trampolín esencial para muchos de sus participantes que con el tiempo son cineastas de gran prestigio y carreras internacionales.

Ciudad del cine en corto

ALCINE es un evento cultural de primer orden porque junto a los concursos nacional y europeo se celebran un gran número de actividades paralelas, como son talleres de cine, exposiciones, conciertos, edición de libros especializados y encuentros entre autores, productores y distribuidores, atendiendo a las diversas facetas del mundo del cine. No sólo el artístico, sino también el industrial y comercial. Durante quince días Alcalá se convierte en una ciudad dedicada al cine, y eso lo verás en carteles, publicidad, medios de comunicación y carteleras.

Curiosidad
Durante quince días, a mediados de noviembre, Alcalá se convierte en una ciudad dedicada al cine y eso lo verás en carteles, publicidad, medios de comunicación y carteleras.

ALCINE se celebra a mediados de noviembre de cada año, y es financiado por las administraciones públicas, tanto local como regional, y a la vez que es un compendio de lo mejor del cortometraje español de cada año en forma de competición. También tiene un concurso de corto europeo de gran fama con participantes de todo el continente. A todo ello se une la presentación en sociedad de los largometrajes de los nuevos directores en la sección Pantalla Abierta, con premios del Festival y del público asistente, que vota a la salida de las proyecciones en la misma sala donde los ha visto..

Los mejores largometrajes

A ALCINE se añade la Muestra Internacional de Largometrajes, en la que se pueden visionar las mejores películas estrenadas en el año anterior, lo que permite en muchos casos ver filmes que en su momento no se pudieron. Esta muestra hasta hace unos años se celebraba como segunda parte del Festival, pero ahora tiene lugar un mes después aproximadamente, en diciembre.

Hace años, la Muestra Internacional de Largometrajes acostumbraba a proyectar un gran número de películas, muchas de ellas de largo recorrido en las pantallas españolas, pero con el tiempo la selección se ha reducido, aunque con mayores exigencias de calidad si cabe. Por ejemplo, en 2012 se pasaron la oscarizada “The Artist”, un homenaje al cine mudo, la última de Woody Allen: “A Roma con amor”, la muy reputada cinta de cine negro “Mátalos suavemente” y la ganadora de dos premiso Goya “Grupo 7”, y “Piratas”, una película de animación infantil del prestigioso grupo británico Aardman..

Más de 1300 cortometrajes

En las últimas ediciones de ALCINE se han presentado más de 1300 cortos, lo que da idea de lo que significa no solo ganar un premio en este festival, sino simplemente ser exhibido, teniendo en cuanta que sólo un centenar escaso son los que competirán finalmente.

La vocación de ALCINE siempre ha sido la de ser un escaparate de lo mejor del cine español, en especial de sus nuevos creadores, de los talentos jóvenes. Y realmente el certamen se ha convertido en un trampolín esencial para muchos de sus participantes que con el tiempo son cineastas de gran prestigio y carreras internacionales.

Esa vocación de pasión por el cine ha hecho que el festival ALCINE fuese creciendo a lo largo de los años, y por eso, a partir de los años ochenta ha organizado todo tipo de homenajes tanto a grandes directores extranjeros como españoles, como los hermanos Taviani, el chileno Raúl Ruiz, o los españoles Gonzalo Suárez o Iván Zulueta, buscando siempre al creador más comprometido con el cine como actividad artística, dado que el llamado “main stream” o cine de gran producción está presente todo el año en las salas comerciales.

Homenajes a la gente del cine

Por eso también se han realizado homenajes a todas las gentes del cine que lo hacen posible, como los productores (por ejemplo, Emiliano Piedra), los decoradores (como Enrique Alarcón), los compositores musicales (como Carmelo Bernaola),  los directores de fotografía o  los guionistas, con exposiciones de gran calado y publicaciones sobre su trabajo.

Otras actividades han sido los coloquios, exposiciones y libros sobre todo tipo de conmemoraciones y efemérides. En 1996, al cumplirse el centenario del cine en España, el festival ALCINE se centró en la historia del cortometraje en España, o en 1997, con ocasión del 450º aniversario del nacimiento de Miguel de Cervantes, el 28º Festival publicó el libro “Cervantes en el cine”.

ALCINE se ha ido extendiendo con el paso del tiempo, ofreciendo cada año más actividades de manera que cada vez es más complejo poder seguirlo en su totalidad. Se han creado talleres educativos de cine y fotografía, sobre vídeo y nuevas tecnologías aplicadas al cine, y encuentros como el celebrado en 1984, cuando se reunieron en Alcalá los directores de las cinco escuelas de cine más importantes de Europa: Lisboa, París, Londres, Munich y Roma, abriéndose un diálogo con estas instituciones que dura hasta hoy.

Alcalá, galaxia del cine

Y hay más secciones, que cada año varían, pero siempre tratan de dar a conocer el cine del cortometraje de otros países, ya sea el italiano, el brasileño o el chino, con retrospectivas a diversos nombres que han marcado en cada momento nuevos senderos y gozado de la mejor crítica.

De la misma manera siempre hay exposiciones variadas sobre directores, actores, países o formatos, que te permitirán descubrir todo el universo del cine más allá de los nombres del “star system” pero que se han ganado un merecido prestigio.

Los cortometrajes y películas se proyectan en el clásico Teatro Salón Cervantes, que antes de volver a ser recuperado como teatro, fue cine, y en otro recinto, el Corral de Comedias, todo un hito nostálgico en la memoria de los alcalaínos más veteranos, pues antes de que se descubriese y restaurase el Corral, el lugar era el cine Cervantes, donde incluso había sesiones matinales.

Más información: