14.2 C
Alcalá de Henares
Dream Alcalá Noticias Santa Águeda volvió a ser alcaldesa de Alcalá por un día en...

Santa Águeda volvió a ser alcaldesa de Alcalá por un día en 2020

El pasado domingo 2 de febrero de 2020, el alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios cedió como cada año el bastón de mando durante un día a la “alcaldesa” de la Cofradía de Santa Águeda.

Este año el honor ha correspondido a María Ángeles Arroyo, cofrade de Santa Águeda, del Centro Castellano Leonés de Alcalá de Henares, como manda la tradición, y en 2020 se cumplían 27 años en la ciudad. Santa Águeda es una de las fiestas con más arraigo en las provincias castellanas en la que las mujeres “toman el mando” de la ciudad por un día.

Tras la misa celebrada en el Salón de Actos del Centro de Comunidades de la calle Ronda de Pescadería, comenzó la tradicional procesión de la Santa acompañada por las hermanas, las “Águedas”, ataviadas con sus trajes regionales por Ronda de Pescadería, calle Empecinado, plaza de los Santos Niños y calle Mayor hasta la Plaza de Cervantes repitiendo el recorrido del pasado año.

Su destino era el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, donde les esperaba el alcalde de la ciudad Javier Rodríguez Palacios para ceder simbólicamente el bastón de mando de la ciudad a la cofrade por un día.

Este acto, de gran tradición en buena parte de localidades castellanas, tiene el fin de reivindicar el papel de la mujer en la sociedad y en los centros de poder.

Llegada al Ayuntamiento

Tras llegar a la casa consistorial, las Águedas saludaron al alcalde y resto de autoridades asistentes, y se dirigieron al Salón de Plenos para proceder a la cesión del bastón de mando.

Una vez en el Salón de Plenos, Rodríguez Palacios procedió a ceder el bastón de mando de la ciudad a la cofrade de Santa Águeda, María Ángeles Arroyo, a la que acompañaba la mayordoma doña Mercedes García.

Estuvieron presentes en el acto, Rosa Gorgues (concejala de comercio), Patricia Sánchez (concejala de Igualdad), Miguel Ángel Lezcano (portavoz de Ciudadanos), Judith Piquet (portavoz Partido Popular), Jabier Moreno (portavoz VOX) y los concejales de la oposición Ricardo González (C´s), Francisco Javier Villalvilla (PP) y Antonio Villar (VOX).

La “alcaldesa” aprovechó su oportunidad para reivindicar el papel de la mujer en todas las capas de la sociedad alcalaína y, como mujer del campo que se definió, pidió al alcalde la adecuación de terreno público para más huertos urbanos en la ciudad.

Rodríguez Palacios, como es tradición en las autoridades locales, animó a las Águedas a seguir reivindicando el papel de la mujer en una sociedad.

Por último y para cerrar el acto, las Águedas cantaron el himno de la ciudad de Alcalá de Henares y la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

Sobre las Águedas

En febrero del año 1993 comenzó su andadura la cofradía de Águedas para celebrar una de las fiestas con más arraigo en las provincias castellanas en las que las mujeres “toman el mando”:

Santa Águeda que fue una virgen y mártir según la tradición cristiana. Su festividad se celebra el 5 de febrero. Rechazado por la joven que ya se había comprometido con Jesucristo, el Senador Quintianus intentó con ayuda de una mala mujer, Afrodisia, convencer a la joven Águeda, pero esta no cedió. El Senador en venganza por no conseguir sus placeres la envía a un lupanar, donde milagrosamente conserva su virginidad.

Aún más enfurecido, ordenó que torturaran a la joven y que le cortaran los senos. Aunque en una visión vio a San Pedro y este curó sus heridas, siguió siendo torturada y fue arrojada sobre carbones al rojo vivo y revolcada en la ciudad de Catania, Sicilia (Italia). Además, se dice que lanzó un gran grito de alegría al expirar, dando gracias a Dios.

El Centro Castellano-leonés celebra esta festividad el primer domingo de febrero. Celebran una Eucaristía seguida de procesión por el casco histórico de Alcalá de Henares amenizada por música y bailes tradicionales. El alcalde cede el bastón de mando por un día a la “Alcaldesa” y “Mayordoma” de la cofradía.

Después tiene lugar una comida de hermandad a la que se invita a los maridos seguida de una tarde de música y baile. Su imagen presenta a la Santa llevando en su mano una bandeja con sus pechos, como Santa Lucía lleva sus ojos. Tradicionalmente se la reconoce como patrona contra los males de los pechos, partos difíciles y problemas con la lactancia.