Mujer: si bebes de 1 o 2 cervezas por semana tendrás menos riesgo de sufrir infartos


La cerveza, ese maravilloso oro líquido que te ayuda a saciar la sed, especialmente en estas tórridas tardes de verano.

La cerveza suele tener mala fama entre las mujeres, porque se suele relacionar su abuso con un aumento de nuestra barriguita. Sin embargo no todo en la cerveza es malo, y son varios los investigadores han descubierto que su uso moderado puede ser beneficioso para nuestra salud.

Unos investigadores de la universidad sueca de Gotemburgo, han descubierto que beber una o dos cervezas a la semana podría reducir el riesgo de sufrir un ataque al corazón en un 30%, en comparación con las personas que beben con mucha mayor frecuencia e incluso las que no deben.

La investigación que llevaron a cabo se basó en el estudio de 1500 mujeres de mediana edad durante un periodo de 32 años. En el estudio se les preguntó cuál era su consumo de bebidas, cuyas respuestas iban desde “todos los días” a “nada en los últimos 10 años”.

Tras analizar el historial de las mujeres investigadas, los resultados arrojaron que 185 habían sufrido un ataque cardiaco, 162 un derrame cerebral, 160 diabetes y 345 terminaron diagnosticadas de cáncer.

El estudio encontró una relación significativa entre el consumo moderado de cerveza y la reducción en el riesgo de sufrir infartos.

En concreto el estudio concluyó que las mujeres que bebían una o dos cervezas por semana tenían un 30% menos de probabilidades de sufrir un ataque cardíaco.

Estas conclusiones no se pueden extender otro tipo de bebidas alcohólicas, puesto que el estudio encontró que las mujeres que solían beber licores más de dos veces al mes tenían un riesgo casi un 50% superior de morir de cáncer, en comparación con las que no lo hacían.

La cerveza adelgaza, previene el alzheimer y la gripe

Existe otro estudio español que afirma que beber cerveza de forma moderada a diario previene el aumento de peso y la diabetes, así como la hipertensión. Pero no te lances ahora mismo a la barra más cercana, hablaban de beber una sola caña al día.

La doctora Rosa Lamuela de la Universidad de Barcelona, responsable de la encuesta realizada a más de 1200 hombres y mujeres mayores de 50 y siete años, echa por tierra el mito de que la cerveza engorda, ya que afirma que sólo tiene unas 200 calorías por caña.

Lo peligroso para nuestra cintura no es la cerveza, ¡es la tapa!

La investigación también concluye que la cerveza tiene un bajo índice glucémico y alto nivel de antioxidantes, ácido fólico, y error, minerales y vitaminas que pueden prevenir la aparición de enfermedades cardiovasculares. Y como nos hace ir al baño más a menudo, también previene los cálculos renales.

Por último, según un estudio de la facultad de farmacia de la Universidad de Alcalá, el consumo moderado de cerveza podría ser un factor decisivo para disminuir nuestra propensión a sufrir la enfermedad del Alzheimer gracias a su alto contenido en silicio.

Al parecer el silicio interactúa con el aluminio, metal neurotóxico que a menudo se relaciona con la demencia senil y otras enfermedades neurodegenerativas.

Según el estudio de la Universidad de Alcalá, el consumo diario de dos cañas de cerveza aporta la mitad de la cantidad de silicio recomendada en nuestra dieta. También puedes encontrar silicio en las judías verdes o las espinacas, los plátanos el café e incluso el agua.

En cuanto a la gripe, el consumo moderado de cerveza también puede mejorar nuestro sistema inmune, lo que puede hacernos más fuertes para resistir los temidos gripazos.

Lo más curioso es que la investigación reveló que el consumo moderado de cerveza era especialmente beneficioso para mejorar el sistema inmune de las mujeres, en mucha mayor medida que en los varones.

Para ver nuestros mejores vídeos y directos:

Suscríbete ahora:
O si lo prefieres, echa antes un vistazo aquí.

Si eres más de leer, recibe gratis por correo electrónico nuestras últimas noticias

Nos encantaría conocer tu opinión: