7.1 C
Alcalá de Henares
Dream AlcaláNoticiasJóvenes y política: ¿desafección o interés?

Jóvenes y política: ¿desafección o interés?

El profesor de Lengua y Literatura de 2° Bachillerato en el IES Lázaro Carreter de Alcalá de Henares, Raúl Sanz García, pidió a sus alumnos una argumentación sobre ‘jóvenes y política’. Con el objetivo de preparar los exámenes de la EvAU, entre estos trabajos destacó, como afirma el docente, el de la joven de 17 años Laura González Mesa por su “calidad expresiva y argumentativa”.

No suele ser Dream Alcalá un espacio de tribuna abierta pero si un trabajo es merecedor del reconocimiento de uno de los profesores de la ciudad, creemos que también puede ser interesante para nuestros lectores. Que sean ellos quienes lo juzguen.

Jóvenes y política: ¿desafección o interés?, por Laura González Mesa

No es una sorpresa ni una novedad que, a día de hoy, la política es un tema que genera múltiples debates en la sociedad. Solo tenemos que entrar a Twitter o ver algún programa de tertulia o debate donde hay peleas por la ideología de cada uno de los colaboradores, al igual que las reyertas, manifestaciones o peleas callejeras.

Por un lado, creo que la desafección se debe a la manipulación, que conduce a la falta de información y las personas adultas se aprovechan para intentar adoctrinar. Por lo que, si los jóvenes carecen de pensamiento crítico, serán adultos manejados como títeres detrás de un telón de mentiras e interés de las grandes élites. Lo cual acabaría siendo una bomba de relojería que está esperando a explotar y que, cuando lo haga, el daño que hará será irreparable, pues los adultos que una vez fueron jóvenes sin pensamiento crítico, tendrán que enseñar a los jóvenes de una nueva generación; enseñarles algo que ellos nunca fueron capaces de adquirir. Pues, ¿cómo vamos a pretender enseñar a la sociedad a dudar, a pensar por ellos mismos, cuando a nosotros nos dijeron que eso era malo? Y, ¿cuál será el desenlace de todo eso?

Por otro lado, considero que la política es un tema que da mucho juego. La política ha provocado grandes conflictos en España, desde Isabel la Católica contra Juana la Beltraneja a la Guerra Civil hace menos de 100 años. Y es que, como diría Platón, la democracia es el gobierno de un sujeto sin el conocimiento del Bien ni de la Justicia que, llevado por su alma irascible, hará (y hacen) leyes sin ton ni son y sin buscar la felicidad del pueblo, que para Aristóteles era el máximo nivel de felicidad.

Porque, ¿hay algo mejor que conseguir la felicidad ya no solo tuya ni de tu familia, sino de todo un pueblo? Y es que, si las nuevas generaciones no nos interesamos en la política, ¿qué va a ser de España? La política es un tema que no deja indiferente a nadie, una oportunidad en la que todos pueden expresarse y elegir (ya que, en el mundo en el que vivimos, parece casi imposible).

Es más, la política es coger tus ideales y ver quién los está representando (siempre y cuando, y volviendo al tema de antes, no hayas sido adoctrinado por tu entorno). No obstante, la política es como invertir en Bolsa: puedes ganarlo todo (que el partido que votaste gobierne) o perderlo todo y empobrecerte (en un sentido más bien mental o incluso en sentido literal en el caso de que el gobierno de turno no tome las medidas adecuadas).

En conclusión, la política, llevada a un mal camino y sin usar el término medio que tanto amaba Aristóteles, puede llevarnos a la destrucción absoluta. Es por eso que muchos jóvenes se convierten en autodidactas de la política, para ni caer en un pozo del que no podrán salir nunca más; un pozo lleno de falacias, incertidumbre y manipulación. ¿Es esta la sociedad que queremos? O, siendo críticos, ¿es esta la sociedad en la que estamos viviendo? Y si es así, ¿cómo la cambiaremos?