El Virus de la Corona: el cuento de Sonia Andrade para todos los niños

En Alcalá de Henares conocemos a Sonia Andrade por su faceta de cantante. Pero Sonia es además psicopedagoga, maestra de infantil y primaria en el Colegio Gredos San Diego y educadora social. Fue nominada por su trabajo docente a los prestigiosos premios a la educación Educa Abanca.

A petición de una familia de su comunidad educativa, Sonia ha escrito un cuento para que todos los niños levanten su ánimo durante estos días de cuarentena.

El cuento de Sonia Andrade ‘El Virus de la Corona’ está disponible en audio (PINCHANDO AQUÍ), en vídeo (en el perfil de Facebook de Sonia Andrade) y ella misma nos lo ha pasado en texto por si se lo queréis leer a vuestros pequeños en estas noches que es tan difícil que se vayan a la cama.

El Virus de la Corona

Autora: Sonia Andrades Cordero (Maestra de primaria del colegio Gredos San Diego Alcalá) 

Había una vez un bichito invisible que vivía dentro de un murciélago.

Se llamaba Coronavirus porque tenía unas antenitas en forma de corona. Nadie le quería porque era muy, muy, muy malo.

Un día, un habitante que vivía en Wuhan, una ciudad muy bonita de China, cocinó el murciélago y se lo comió. A los pocos días, empezó a sentirse mal, pero no solo él, también todas las personas que habían estado a su lado.

En pocos días, el número de enfermos empezó a aumentar. Los médicos empezaron a preocuparse mucho y descubrieron que el virus se contagiaba cuando estabas cerca de otras personas. Por esa razón,  pidieron a los habitantes del país que se quedaran en casa y que no salieran porque Coronavirus era muy peligroso.

 Si salían de casa porque tenían que ir a trabajar, debían protegerse con mascarillas y guantes.

Muy preocupados por lo que estaba ocurriendo, los científicos se reunieron para inventar una vacuna y vencer a Coronavirus.

Mientras, los médicos, enfermeras, policías, transportistas, cajeras…trabajaban sin descanso.  En las casas, los niños y niñas hacían sus tareas y los papás y mamás que podían trabajar desde sus hogares lo hacían con sus ordenadores.

Todo había cambiado. Lo más importante ahora, era que no les contagiara el virus de la corona.

Una mañana, Coronavirus estaba muy preocupado. Ya no estaba tan contento, estaba perdiendo fuerzas, estaba débil…

El agua con jabón, las calles vacías, y las pocas personas que había en la calle estaban acabando con él.

Las personas estaban más unidas que nunca y todos se ayudaban para acabar cuanto antes con el bicho que había cambiado sus vidas. Lo único bueno que estaba ocurriendo fue que la Tierra, como no había  tanta contaminación, por fin empezaba a respirar.

Los enfermos empezaron a abandonar los hospitales, las escuelas volvieron  a llenarse de niños y las calles se llenaron de gente que se abrazaba con fuerza. ¡El virus de la corona había sido vencido! Cerró sus ojos y ya no regresó jamás. Las calles se llenaron de alegría, de abrazos…de felicidad.

Las escuelas se volvieron a abrir, las tiendas empezaron a vender todos sus productos y todo volvió a ser como antes, bueno, como antes no, mucho mejor. Las personas habían aprendido una gran lección; lo más importante en  esta vida es  que la solidaridad, la salud y el amor están por encima de lo material.

“Y colorín colorado, ¡Coronavirus quedó derrotado!”