El ‘Titán ciclista’ Tomás Martínez Rodríguez es homenajeado en Alcalá de Henares

La ciudad de Alcalá de Henares recibió a Tomás Martínez Rodríguez, ciclista alcalaíno que acaba de completar su segunda Titan Desert y que en unos días iniciará su segunda “Non Stop Madrid-Lisboa” mientras lucha contra el cáncer.

Tomás Martínez Rodríguez estuvo acompañado por su familia y firmó en el libro de honor del deporte de la ciudad. Además, el alcalde, Javier Rodríguez Palacios le entregó una placa conmemorativa.

Fue un emocionante homenaje donde tomaron la palabra, la concejal de Salud, Blanca Ibarra, así como el primer edil y el primer teniente de alcalde, Alberto Blázquez. Al finalizar Tomás Martínez Rodríguez dirigió unas palabras a los asistentes donde destacó el agradecimiento a su familia, empresa y patrocinadores, presentes en la sala, por la ayuda que le brindan siempre que se propone un reto.

Al acto asistieron el alcalde Javier Rodríguez Palacios, el primer teniente de alcalde y concejal de deportes Alberto Blázquez, la concejala de Salud Blanca Ibarra y el concejal de medio ambiente, Enrique Nogués; los concejales del grupo Ciudadanos, Miguel Ángel Lezcano (portavoz), Susana Ropero y Julián Cubilla; la portavoz del grupo Popular, Judith Piquet; el portavoz del grupo VOX, Javier Moreno; y la concejal de Unidas Podemos, Teresa López Hervás.

Los Kilómetros de felicidad de Tomás

Tomás Martínez Rodríguez es empleado del grupo MAT. El año pasado decidió enfrentarse a un reto “imposible”, finalizar con éxito la Titan Desert, prueba de ciclismo de montaña por el desierto de Marruecos, con un recorrido de más de 600 kilómetros a recorrer en sólo seis días. No sólo consiguió terminar la prueba, sino que Tomás ha participado, y completado, en la competición por segundo año consecutivo.

Esto no dejaría de ser ‘solo’ una proeza deportiva si no fuera porque a Tomás le fue diagnosticado un melanoma hace ocho años, por el que perdió su ojo izquierdo. Unos años después le localizaron metástasis en un pulmón, en el bazo y en el hígado. En vez de derrumbarse, Tomás decidió subirse a una bicicleta y seguir recorriendo el largo camino que le queda por delante.

A parte de apoyarle económicamente, la red de mantenimiento del vehículo Euromaster está dando visibilidad a su proeza a través de la página web Kmsdefelicidad.com y de sus redes sociales.

Los 600 kilómetros recorridos por Tomás se sumarán al contador de Kilómetros de Felicidad, iniciativa solidaria de Euromaster con la que busca donar a Cruz Roja a final de año 25.000 juguetes para los niños que más lo necesitan.