Dream AlcaláNoticiasEl GDPC culpa al Ayuntamiento de no proteger como patrimonio histórico a...

El GDPC culpa al Ayuntamiento de no proteger como patrimonio histórico a la ‘Casa Blanca’

El Grupo en Defensa del Patrimonio Complutense (GDPC) no se conforma con las últimas explicaciones del Ayuntamiento de Alcalá de Henares por el inminente derribo del edificio de la llamada ‘Casa Blanca’.

Esta edificación se encuentra en una de las parcelas donde se va a desarrollar una promoción urbanística entre las calles Ávila, Senda Perdida y avenida de Meco y data de los años 40.

Sin embargo el consistorio complutense afirmó que “en cumplimiento de la legislación vigente” la concejalía de Urbanismo tiene “la obligación legal de otorgar dicha licencia”. Esto es debido a que “ninguna de estas edificaciones tiene algún tipo de protección o catalogación desde el punto de vista del patrimonio histórico. No está catalogada en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), ni en el avance del PGOU”.

En respuesta a esas afirmaciones el GDPC responde, en un comunicado, “Es francamente decepcionante y desconcertante que el organismo responsable de velar por la protección de nuestro patrimonio se ampare, para excusarse, en lo que debió hacer y no hizo”.

Es decir, que es responsabilidad “del equipo de gobierno y de los técnicos municipales proteger nuestro patrimonio, y por ende edificios de interés como estos”, subrayan.

Comunicado del Grupo en Defensa del Patrimonio Complutense

Hace unos días lamentábamos, alertábamos y denunciábamos la situación crítica de los edificios señoriales de la finca Casa Blanca (confluencia de Avda de Meco con Senda Perdida), abocados a su desaparición por la inacción del Ayuntamiento ante los intereses inmobiliarios de la empresa que ha adquirido esos terrenos.

Hoy, la justificación argüida por el consistorio nos deja estupefactos, pero no sin palabras. Porque si algo nos ha proporcionado el comunicado de la concejalía de Patrimonio son más palabras, más argumentos que sustentan y avalan nuestra reclamación. Es francamente decepcionante y desconcertante que el organismo responsable de velar por la protección de nuestro patrimonio se ampare, para excusarse, en lo que debió hacer y no hizo. Dice el texto del Ayuntamiento que tiene la obligación legal de conceder el permiso de demolición porque “las edificaciones de la finca Casa Blanca no tienen catalogación de Patrimonio Histórico”.

Esperábamos una respuesta más inteligente y de mayor peso. ¿No se dan cuenta ustedes de que es eso precisamente lo que ha permitido que en breve perdamos esta singular edificación? Es responsabilidad del equipo de gobierno y de los técnicos municipales proteger nuestro patrimonio, y por ende edificios de interés como estos. Lo verdaderamente preocupante es que en ningún momento estos inmuebles hayan sido incluidos en el PGOU por su valor arquitectónico diferenciador, urbanístico, paisajístico y visual. Es decir, eso que ustedes utilizan como justificación es precisamente lo más reprochable.

El derribo del edificio de calle Nebrija

¿Es necesario que les recordemos que ese, y no otro, fue precisamente el motivo principal de la más grave pérdida patrimonial de los últimos años en Alcalá, con el derribo del histórico inmueble de la calle Nebrija n°2? Lo que los alcalaínos recordarán por su última función como fábrica de hielo, escondía tras su humilde fachada un edificio lleno de historia y valor artístico.

Ese enclave del s. XVI fue uno de los primeros colegios de la universidad de Cisneros desde 1513 y tras fusionarse con otro contiguo a él se convirtió, siendo Colegio Menor de San Ambrosio, en una destacada Escuela de Gramática. Su manzana acogió además la imprenta de Arnaldo Guillén de Brocar, impresor nada menos que de la Biblia Políglota Complutense. Su valor artístico era también extraordinario, especialmente por su patio porticado de doble altura, con columnas de piedra y capiteles dóricos en la inferior y galería de pies derechos en la superior.

Pues bien, aunque resulte casi imposible de creer, ni en esta legislatura, ni en las anteriores, de distinto signo político, se catalogó y protegió, dando lugar a uno de los episodios más vergonzantes para el patrimonio histórico-artístico de Alcalá. Por tanto, no, no estar catalogado no es la justificación. Todo lo contrario, es la responsabilidad no ejecutada por el Ayuntamiento para salvaguardar los elementos de interés de la ciudad, también más allá de Complutum y del centro histórico. Perderemos estos notables edificios por la misma dejación municipal por la que entonces perdimos el antiguo colegio universitario de la calle Nebrija, si no se toman medidas de urgencia.

Catálogo de bienes externos al centro histórico

Finaliza el comunicado presumiendo de estar ultimando la configuración del catálogo de los bienes externos al centro histórico. Pero no dice que desde principio de legislatura este grupo viene insistiendo en la necesidad urgente de su finalización e implementación. Casualmente ahora, más de tres años después están ultimándolo.

Tampoco nos aclara si en ese catálogo Casa Blanca estaba incluida y han llegado tarde, o si para ellos estos edificios de indudable carácter y singularidad no merecen su atención, porque en ese caso quizás habría que empezar por preguntarse si ese registro va a servir de algo. Sería interesante que nos dijeran claramente a los ciudadanos cuál es la valoración que hace el Ayuntamiento de estas peculiares edificaciones.

Reúso como centro social del edificio manteniendo su estructura

Lo cierto es que les llegó una solicitud de demolición y, como por dejación o desidia no habían hecho los deberes, según ellos, tienen que autorizarla. Bien, pero llegados a ese punto, ¿tampoco han considerado, por ejemplo, dialogar con la constructora e intentar que reconsideren modificar el proyecto para salvar esos edificios, que no suponen más que un extremo de la finca, mediante su adaptación en apartamentos, conservando su estructura, o en instalaciones de uso social y comunitario de la urbanización? Señores concejales, lo fácil cuando uno no ha hecho lo que debía es mirar hacia otro lado y hacer como si no pasara nada, pero el ciudadano espera algo más de ustedes: capacidad resolutiva, imaginación, diálogo, consenso y reparación de los errores cuando aún se está a tiempo. Actúen y agoten cualquier posibilidad de salvar Casa Blanca, antes de que solo nos quede nuevamente el recuerdo y el lamento.

Grupo en Defensa del Patrimonio Complutense