Día de fiesta en el Wanda Alcalá de Henares con la goleada del Atlético femenino

Nueve minutos fueron suficientes para sentenciar al Levante, los que van del 21 al 30. Tras un inicio igualado, las rojiblancas fueron más certeras que el cuadro dirigido por María Pry y dieron una lección de juego vertical, vistoso y efectivo.

Ludmila, omnipresente en todas las jugadas de ataque del Atlético, fue letal para el conjunto granota. Primero, puso un balón de oro dentro del área a Meseguer en el minuto 21 para que la ‘15’ rojiblanca iluminara el electrónico con un gol marca de la casa. Dos después, la brasileña servía el 2-0 en bandeja de plata a Toni Duggan. La británica, con un zapatazo picado, colocaba el esférico donde no podía llegar Paraluta.

El Levante acusó el mazazo, aunque se estiró con el objetivo de intentar hacer daño y Alba Redondo puso a prueba a Lola Gallardo pero la sevillana detuvo el remate. Fue la antesala del 3-0.

La presión alta de las de Dani González iba a surtir efecto en una zona letal. Paraluta cedió a Ivana dentro del área, intentó regatear a Ludmila pero ésta le ‘robó’ la cartera limpiamente, se plantó ante la guardameta y la quebró para marcar a puerta vacía.

Un 3-0 que parecía dejar sentenciado el partido cuando había transcurrido media hora de choque. Las rojiblancas buscaron hacer más daño y un contragolpe que inició Ludmila con pase a Kenti Robles y de ésta a Toni Duggan acabó con disparo de la británica que Paraluta desvió a córner.

Y del posible 4-0 se pasaría al 3-1 gracias a una rápida jugada de Batlle, con pase a Esther. La ex rojiblanca remató, tocó Lola Gallardo y, pese a los intentos de Aleixandri, el balón se introdujo en la meta local. Esther, que militó durante varias temporadas en el conjunto rojiblanco, no celebró el gol con el que se llegaba al descanso.

Segunda mitad para la puntilla

Nada más iniciarse el segundo acto llegaría la puntilla para el Levante. Un pase medido de Meseguer al hueco para la entrada de Menayo serviría para que el centro de ésta lo alojara en la red Charlyn, quien sólo tuvo que poner la bota para hacer el 4-1.

Fue un gol de los llamados psicológicos porque el Levante lo acusó, ya que de pensar en acercarse en el marcador pasó a ver otra vez una distancia insalvable con los tres goles en el luminoso.

Incluso, Ludmila estuvo a punto de hacer el quinto con un cabezazo que se estrelló en el larguero.

Hubo tiempo para ver detalles de calidad de Toni Duggan (caño y autopase celebrados por la grada) y para que llegaran otras ocasiones como un testarazo de Sosa que atrapó Paraluta.

Buen partido de las atléticas con un importante triunfo con el que aumentamos la ventaja ante el Levante a 5 puntos.