La Biblia Políglota Complutense y el Sueño de Cisneros


Uno de los proyectos más ambiciosos de la historia de Alcalá de Henares, la Biblia Políglota Complutense, está de aniversario. Y es que según la historiadora del arte María de Cuenca, el 10 de enero de 1514 se editó el primero de los seis tomos que componen de esta obra magna.

Los tomos no se imprimieron en orden ascendente, por lo que en realidad el primero tomo impreso fue el quinto. A partir de ahí se irían editando el resto hasta su terminación con el cuarto y último tomo, que se imprimió en junio de 1517.

Conoce la Biblia Políglota Complutense

Dos de los tesoros más apasionantes de la historia de Alcalá y de España se funden para simbolizar un extraordinario y universal proyecto con la firma de Cisneros. La Biblia Políglota Complutense, en la antesala de su V Centenario, y la recién restaurada Capilla de San Ildefonso, unen lo mejor de la Universidad y muestran el camino más diáfano que la ciudad tomó desde entonces.

Si la universidad es el corazón de Alcalá, tanto la Biblia Políglota como la Capilla de San Ildefonso son, a su vez, el corazón de la propia Universidad. Y todo ello con la ‘cabeza’ privilegiada con la que Cisneros moldeó una ciudad y un modelo universitario.

“Aunque hasta el presente he llevado a cabo muchas empresas duras y difíciles por la nación, nada es más de mi agrado, por lo que debáis felicitarme con más efusión, que por esta edición de la Biblia”. Cisneros

Sobre la Capilla de San Ildefonso gira el concepto renovador y reformista con el que Cisneros rubricó un enorme salto de calidad al propio concepto universitario. Con la Biblia Políglota Complutense logró que ese concepto se convirtiera en un mensaje infinito para los centros universitarios venideros. Gran parte de las virtudes que nuestro modelo universitario trasladó a Europa y, esencialmente, a América se pueden apreciar en este homenaje que supone el ‘aperitivo’ idóneo para iniciar el merecido reconocimiento a una creación de singular belleza y extraordinario valor cultural: La Biblia Políglota Complutense.

Biblia políglota complutense

En el periodo histórico de transición entre la Edad Media y la Moderna, Europa vivió profundos cambios. Es el tiempo del Renacimiento, del Estado Moderno, de la llamada ‘Revolución Educativa’, de la laicización de la sociedad; pero también es el tiempo de los movimientos de renovación espiritual y religiosa, de la regeneración de la iglesia. Cisneros fue protagonista, personal y oficial, de la reforma eclesiástica que se inicia en Castilla a mediados del siglo XV.

En este contexto de cambios y renovaciones, en la España de los Reyes Católicos, hubo grandes personajes que protagonizaron la creación de una política religioso-cultural-universitaria común a la monarquía castellana y a la Iglesia. Su ideario se basaba en el programa reformador y en un proceso de reconstrucción del reino de acuerdo con los postulados de centralización y unificación del poder político, de creación de la monarquía hispánica.

A fines del siglo XV, Cisneros concibió la creación de una ciudadela para la cristiandad, en la que se hermanasen humanismo literario y teología bíblica y a la que acudiesen maestros, estudiantes, monjes y frailes reformadores, escritores e impresores.

Los Reyes Católicos y Cisneros tenían claro la importancia de la educación y de la cultura, dentro del proyecto reformador que Iglesia y Estado habían emprendido. Gracias a la colaboración entre los reyes Isabel y Fernando, Cisneros, y el Papa Alejandro VI, surge el proyecto de creación de un nuevo centro universitario en Castilla, y concretamente en el reino de Toledo, que respondiese a los ideales educativos de los nuevos tiempos que todos ellos compartían. Para ubicar este centro, Cisneros eligió Alcalá, lugar sobre el que tenía la jurisdicción como Arzobispo de Toledo.

Cisneros concibió la nueva institución universitaria como instrumento ideal para llevar adelante su programa reformador, como respuesta a las necesidades de renovación humanística, intelectual y universitaria de los cuadros eclesiásticos de su tiempo y de la sociedad castellana. Su idea era crear una institución que elevase el nivel espiritual de la sociedad en general y del clero en particular, por medio de un organismo completo de enseñanza elemental y superior y con una orientación fundamentalmente teológica.

Adopta el modelo colegial para desarrollar un sistema coherente e integral de enseñanza y un perfecto organismo de restauración eclesiástica orientado hacia la enseñanza de la teología, con un novedoso planteamiento de acceso a los textos sagrados que implicaba el dominio del hebreo, el griego y el latín. Proceso que permitió asumir el mejor espíritu del humanismo cristiano que cristalizó en la Biblia Políglota Complutense.

El cardenal quiso hacer realidad su modelo de Ciudad del Saber y para ello planificó meticulosamente todos los detalles de su creación, desde el lugar más adecuado para su emplazamiento hasta la motivación fundacional, los textos normativos, el plan de estudios y la financiación.

No se trataba sólo de fundar una universidad en una ciudad, sino de acondicionar toda una ciudad para ponerla al servicio de la institución académica. Para ello diseñó el primer modelo de Ciudad Universitaria de la Edad Moderna, con un trazado urbanístico perfectamente adecuado a las necesidades de la nueva institución. Alrededor del Colegio-Universidad de San Ildefonso se desarrolla su modelo de Ciudad del Saber.

Cisneros basa su proyecto en dos pilares: los libros y su difusión, por una parte y de ahí la importancia que da a la biblioteca del Colegio y la Capilla, por la otra. Cisneros y los Reyes Católicos eran conscientes de la importancia de la imprenta para la difusión de sus proyectos político-culturales. En Alcalá, a instancias de la reina Isabel, se introduce la imprenta en el año 1501, y unos años después en el Taller de Arnao Guillen Brocar se compone el primer tomo de la Biblia Políglota Complutense.

Hay que destacar el carácter esencialmente teológico, como seña de identidad del nuevo centro universitario alcalaíno. La formación humanística unida al conocimiento profundo de la teología darían como resultado ese nuevo hombre complutense que la Monarquía y la Iglesia necesitaban: el mejor servicio a Dios era el de servir a los Reyes.

La vocación de unir humanismo y teología proporcionaba una formación que unía tradición y novedad. Humanismo y teología estuvieron al servicio del estudio de la Biblia en las lenguas originales de los dos Testamentos. Cisneros reunió a un selecto equipo de eruditos y filólogos humanistas para formar a los colegiales del colegio de San Ildefonso y preparar la edición de la Biblia Políglota Complutense.

La capilla era mucho más que el centro donde se desarrollaba la vida litúrgica y sacramental de los estudiantes de Alcalá, aspecto por supuesto importante en una universidad dedicada a la teología. Era el epicentro del colegio. Allí se promulgaron las Constituciones, se recibía anualmente de forma solemne al visitador y se reunía el claustro de colegiales que era el órgano de gobierno de la vida universitaria que dictaba las disposiciones que luego ejecutaban el rector y su equipo. Allí también los estudiantes de teología tenían que realizar sus sermones en latín y allí se recibía a los vecinos de Alcalá en las grandes solemnidades religiosas en las que los sermones eran en castellano para que todos los fieles los entendieran.

En la Capilla está representado el ideario de Cisneros: un cordón franciscano la rodea, en un relieve en piedra aparece la imagen de la imposición de la casulla a San Ildefonso, las antiguas campanas que se hicieron con los cañones de la conquista de Oran, y en los elementos decorativos aparece el humanismo renacentista junto con los símbolos de la Iglesia.

En la Capilla se enterraron los artífices de la Biblia. Y allí quiso también Cisneros descansar después de su muerte. Su sepulcro, que preside este recinto, resalta su figura como príncipe de la Iglesia y fundador de la Universidad de Alcalá, pero también como estadista, como Cardenal que ocupó dos veces el trono de España.

Muy pocas obras de arte pueden definir un personaje y un legado histórico y cultural como lo hacen la Capilla de San Ildefonso y la Biblia Políglota Complutense en torno a la figura de Cisneros. Dos tesoros imprescindibles y una personalidad descomunal. Estos dos elementos que se quieren mostrar a través de unos paneles informativos que explican el proyecto de Cisneros, el contenido de la Biblia Políglota, en el marco de la Capilla de San Ildefonso, destacando en ellos los colores que conforman el escudo de Cisneros, el amarillo y el rojo; los colores del auténtico protagonista de este avance intelectual, universitario y cultural.

“Donde quiera que me halle la muerte pido que mis restos sean trasladados a mi Capilla de San Ildefonso que yo fundé en Alcalá”Cisneros

Biblia Políglota Complutense:

Este texto incluye un extracto del folleto de la exposición Homenaje a la Biblia Políglota Complutense en la Capilla de San Ildefonso de Alcalá de Henares, que pudo verse del 18 de noviembre al 10 de diciembre de 2013, y que se reproduce aquí parcialmente con el permiso de la Concejalía de Cultura.

Más información:

Para ver nuestros mejores vídeos y directos:

Suscríbete ahora:
O si lo prefieres, echa antes un vistazo aquí.

Si eres más de leer, recibe gratis por correo electrónico nuestras últimas noticias

Nos encantaría conocer tu opinión: