Así es el refugio antiaéreo de la calle Daoiz y Velarde de Alcalá de Henares

El pasado martes, 3 de diciembre, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares organizó una visita al refugio antiaéreo de la casa de la calle Daoiz y Velarde 28. Esta era una actividad enmarcada en la programación para conmemorar el XXI aniversario de la declaración de Alcalá de Henares como Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El refugio forma parte de un conjunto de arqueología “reciente” muy interesante, constituido por el propio refugio, el edificio de viviendas sobre él, de 1933, la fábrica de harinas La Esperanza, construida en 1916 o poco después, y el almacén de la fábrica, un edificio neomudejar, anterior a esa fecha, y que previamente había sido una central eléctrica, de la cual uno de los accionistas fue Manuel Azaña.

Todo era propiedad de la familia de Sergio del Real, empresario de la fábrica. Concretamente, el refugio puede fecharse hacia 1938, en plena Guerra Civil.

El refugio de la calle Daoiz y Velarde 18 ha permanecido prácticamente en el anonimato desde que cesó en su función original, aunque era recordado por la familia y los habitantes del barrio.

Pero los detalles de su construcción y sus características estructurales han pasado prácticamente desapercibidos para la investigación histórica y arqueológica.

La necesidad de una intervención arqueológica

La investigación que se ha acometido deriva de que el Ayuntamiento de Alcalá va a iniciar en breve la rehabilitación del edificio de viviendas, actualmente de su propiedad, y con varios problemas estructurales.

Esto ha hecho necesaria la realización de una intervención arqueológica, bajo dirección del Servicio de Arqueología Municipal, y ejecutada por los arqueólogos Alfredo González-Ruibal, Luis Antonio Ruiz y Pedro Rodríguez.

La arquitectura militar de la Guerra Civil está expresamente protegida con categoría de Bien de Interés Patrimonial por la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, 3/2013 de 18 de junio.

Mapas del Refugio (Servicio de Arqueología)

La entrada del refugio se encuentra situada en una de las habitaciones de la planta baja de la vivienda. De aquí parte un túnel que se adentra bajo el edificio de viviendas, hasta llegar debajo del almacén, donde se encuentra el refugio propiamente dicho formado por una habitación rectangular de 20 m2. El conjunto de la estructura tiene un total de 44 m2 de superficie.

Las características constructivas, la abundancia de recursos y la calidad de los materiales utilizados (especialmente en momentos de escasez), pueden indicar que el refugio no tuvo únicamente un carácter privado, sino posiblemente público.

La actuación arqueológica está consistiendo en:

  • Levantamiento planimétrico completo mediante fotogrametría digital.
  • Estudio documental.
  • Estudio fotogramétrico y descriptivo.