Visita Alcalá en una mañana (I)

Recorre con nuestra guía lo más esencial de Alcalá de Henares: Plaza de Cervantes, Universidad de Alcalá, calle Mayor, Casa de Cervantes y mucho más, en una mañana. 

¿Se puede visitar Alcalá en una mañana?

Alcalá tiene un gran número de monumentos que dan para varias visitas, pero sí, puedes visitar Alcalá en una mañana y conocer el Alcalá esencial, el que la hace más universal.

Te recomendamos que comiences tu visita desde el corazón del casco histórico, por su plaza más emblemática, la plaza de Cervantes. Comienza caminando al punto central de la plaza, el lugar de encuentro por antonomasia de los alcalaínos, la estatua del insigne escritor Miguel de Cervantes, autor de “El Quijote”.

La plaza de Cervantes. Como inicio de tu paseo, tómate unos minutos para contemplar toda la plaza, mirando de forma panorámica en torno tuyo. En primer lugar, seguro que te habrás fijado en que  la plaza tiene dos lados con soportales y dos sin ellos.

Esto se debe a que en tiempos medievales en los soportales eran donde acababa la ciudad propiamente dicha, mientras que  los lados opuestos eran terrenos despoblados. Fue plaza del mercado semanal y lugar donde se celebraban todas las fiestas importantes, incluidas corridas de toros, hasta el siglo XIX.

Para saber más de la plaza de Cervantes haz clic aquí.

Si miras la solitaria torre de Santa María, a tu derecha verás el Ayuntamiento, un convento-hospital para frailes, llamado de Agonizantes, del siglo XVII, que se convirtió en el consistorio municipal en el siglo XIX. En él destaca la torre del reloj, que sin embargo se construyó en 1944. Delante del ayuntamiento puedes admirar el quiosco de la música, hecho en hierro forjado en el siglo XIX.

Para saber más de la torre de Santa María haz clic aquí.


Un poco más a la derecha, bajo los soportales observarás la entrada al Corral de Comedias, el más antiguo de Europa, donde podrás disfrutar de estupendas representaciones teatrales y musicales.

Para saber más del Corral de Comedias haz clic aquí.

En frente del Corral de Comedias, al otro lado de la plaza, observarás la escalinata blanca del Círculo de Contribuyentes, sede de la Sociedad de Condueños, formada por vecinos que de forma desinteresada salvaron los edificios universitarios del expolio y la ruina.

Para saber más del Círculo de Contribuyentes y la Sociedad de Condueños haz clic aquí.

La Universidad. Si giras la vista a tu izquierda y cruzas la plaza, puedes dirigirte a la Universidad de Alcalá, a cuya plaza puedes llegar desde la calle Pedro Gumiel, el arquitecto de la institución creada por el cardenal Cisneros. En primer lugar verás la Capilla de San Ildefonso, recientemente restaurada y cuya visita merece la pena.

Para saber más de la Capilla de San Ildefonso haz clic aquí.

Cuando llegues ante la fachada de la universidad, la mejor perspectiva para verla es que frente a la entrada principal, te alejes unos metros para poder contemplarla en toda su belleza. Esta portada es una de las claves por las que Alcalá fue proclamada Ciudad Patrimonio de la Humanidad en 1998.

A continuación, puedes realizar un breve recorrido por su interior, atravesando sus famosos tres patios seguidos, tan distintos en sus ambientes y actividades. En el último, a la derecha está la puerta del Paraninfo, donde cada 23 de abril se entrega el premio Cervantes de Literatura.

Vuelve al segundo patio, y a la izquierda, a través de un callejón recoleto y evocador, saldrás de nuevo a la plaza de Cervantes.

Para saber más de la Universidad cisneriana haz clic aquí.

La calle Mayor. En este punto, puedes cruzar la plaza en diagonal y hacia la derecha, dirigiéndote a la calle  Mayor, la calle con soportales más larga de España y segunda de Europa -tiene 390  metros-. En la edad Media dividía la ciudad musulmana de la judía.

Antes, en cuanto entres a la calle Mayor, a tu derecha encontrarás un patio lleno de cafés y bares donde tomarse algo, si quieres hacer un descanso en tu visita, al igual que en los numerosos establecimientos hosteleros situados en sus soportales, donde podrás degustar alguna de las muchas tapas típicas mientras saboreas un buen vino, cerveza o refresco.

Para saber más de la calle Mayor haz clic aquí.

El Teatro Salón Cervantes. En la acera derecha pasarás por la calle Cervantes, donde puedes entrar y contemplar, al fondo a la derecha, la portada modernista del Teatro Salón Cervantes, y su programación expuesta en las taquillas y cristaleras.

Para saber más del Teatro Salón Cervantes haz clic aquí.

Volviendo a la calle Mayor, hacia la mitad de la calle encontrarás el Hospitalillo, el nombre tradicional con el que se conoce al Hospital de Antezana, cuyo patio está lleno de sabor medieval. Y justo a continuación llegarás al otro punto crucial en la fama de Alcalá, la casa natal de Miguel de Cervantes: un museo visitable que merece la pena recorrer para conocer mejor la vida profesional y doméstica de la época del escritor.

 


A la salida de la casa de Miguel de Cervantes podrás descansar un momento en compañía de Don Quijote y Sancho Panza, en el banco de piedra situado delante de la casa.

Para saber más del Hospital de Antezana haz clic aquí.

Para saber más del Museo casa natal de Cervantes haz clic aquí.

El Corral de la Sinagoga. Enfrente de la casa de Cervantes podrás entrar al Corral de la Sinagoga, un estrecho pasadizo que te lleva al patio donde estaba en la edad Media una de las dos sinagogas de la villa, la mayor. Desde el patio puedes acceder a través de un puerta de rejería actual a la plaza de los Irlandeses, donde se encuentra el colegio del mismo nombre. Pero eso lo veremos más tarde.

Recorriendo esta plazoleta interior por la derecha volverás a salir a la calle Mayor, y si mientras caminas miras de vez en cuando al techo, te encontrarás con una sorpresa a la altura de algunas puertas. Verás una pequeña tronera o abertura cuadrada por la que antiguamente los habitantes de la casa superior comprobaban quién era el que llamaba a su puerta, si era amigo o no.

Al final de la calle Mayor verás la Casa Tapón. Su nombre resulta obvio, pues cierra la salida de la calle Mayor de forma que tienes que ir hacia la izquierda para salir a la plaza de los Santos Niños, patronos católicos de Alcalá. En la plaza puedes ver un pequeño monumento dedicado a Cristóbal Colón, pero lo más sobresaliente es la Catedral Magistral, iglesia que obtuvo este título desde que Alcalá volvió a ser obispado, en 1991, después de mil años. Dentro de ella podrás admirar numeroso tesoros históricos, y te recomendamos vivamente que subas por su escalera de piedra a lo alto de la torre, donde verás toda la ciudad a vista de pájaro: es una visión impagable.


Para saber más de la Catedral Magistral haz clic aquí.

De vuelta a los soportales, toma la calle Escritorios, paralela por la izquierda a la calle Mayor. Al pasear por sus aceras, a la derecha pasarás por el convento de las Agustinas, mientras que a la izquierda verás la portada del colegio de los Irlandeses. Siguiendo la calle, que cambia de nombre para ser de Santa Úrsula, a la izquierda tienes el Colegio de Carmelitas Descalzos, que hoy es la facultad de Arquitectura, y llegando a la plaza de Cervantes, a la derecha el convento de Santa Úrsula y enfrente, haciendo esquina con la plaza, el colegio de los Manchegos.

Para saber más del colegio de los Irlandeses haz clic aquí.

La Capilla del Oidor y la torre. Para rematar tu visita de forma inolvidable, puedes disfrutar de la Capilla del Oidor, donde verás la pila donde fue bautizado Miguel de Cervantes, y finalmente, subir a otra torre magnífica, la torre de Santa María, donde volverás a gozar de contemplar todo Alcalá desde una nueva perspectiva aérea, en este caso la de la zona oriental y universitaria del casco histórico de la ciudad.

Esperamos que hayas disfrutado de la visita.

Para saber más de la Capilla del Oidor haz clic aquí.

Para saber más de la torre de Santa María haz clic aquí.

 Más información: