8.7 C
Alcalá de Henares
Dream Alcalá Gastronomía destacada Alcalá de Henares, una ciudad de Turismo Gastronómico más allá de las...

Alcalá de Henares, una ciudad de Turismo Gastronómico más allá de las tapas

Alcalá de Henares es mucho más que tapas. En 1986 se creó la hoy llamada Asociación Alcalá Gastronómica-Fomentur cuyo principal objetivo desde sus inicios ha sido y es el desarrollo y la promoción del turismo en Alcalá de Henares. Justo entonces se inauguraron las primeras Jornadas Gastronómica de Alcalá de Henares, que el pasado mes de febrero cumplieron 34 ediciones.

Desde entonces, el turismo en Alcalá de Henares ha crecido exponencialmente. Tanto en cuidado del Patrimonio, con la declaración de la ciudad como Patrimonio de la Humanidad en 1998, como en plazas hoteleras y oferta cultural. Pero nos quedaba una asignatura pendiente, la gastronomía.

En 1989 las famosas cervecerías Indalo arrancaron su historia en la calle Manuel Azaña. Ofrecían un revolucionario concepto de invitar al cliente a una generosa, y deliciosa, tapa con cada bebida. Poco a poco, los bares de la ciudad se fueron sumando a esta iniciativa y Alcalá se convirtió en la ciudad de las tapas, conocida no solo en la Comunidad de Madrid sino en toda España.

Tapas en AlcaláPero quizá Alcalá tenía en el debe consolidarse como un destino gastronómico más allá de esta auténtica joya de nuestra cocina, nacional y local. Por eso, de unos años a esta parte Alcalá Gastronómica-Fomentur se ha convertido en un motor de este gastro-turismo que supone más de una cuarta parte de los visitantes de cualquier ciudad española.

Los tres turismos: gastronomía, patrimonio y museos

Según datos del comparador de seguros Acierto.com, el gastroturismo es uno de los tipos de turismo más dinámicos que existen; siempre se encuentra en proceso de mejora y evolución. Pero, vamos a ver cómo afectan esas cifras a la ciudad de Alcalá de Henares.

El gastroturismo se ha disparado en hasta un 18%, situando a la gastronomía a la altura de conocer el patrimonio arquitectónico del lugar y visitar sus museos más emblemáticos.

Algo que Alcalá de Henares combina a la perfección, como ciudad gastronómica más allá de las tapas, una de las 15 ciudades españolas Patrimonio de la Humanidad y que cuenta con el Museo Arqueológico Regional, El Museo Casa Natal de Cervantes y las salas de exposiciones de Santa María la Rica.

A través de la comida se consume tradición y se conoce a las gentes del lugar. Sí, porque, por mucho que nuestro país sea un referente en la cocina de vanguardia -Alcalá tiene también sus ejemplos-, la tradicional es todavía la comida más apreciada por alcalaínos y visitantes.

Además, y aunque los restaurantes de Alcalá quieran superar, que no desechar, la etiqueta de ‘ciudad de las tapas’, el tapeo constituye otro de los símbolos de identidad de nuestra ciudad, que es la séptima de España en el famoso ranking elaborado por el Huffintong Post.

La creciente demanda ha provocado, al mismo tiempo, que sea uno de los segmentos laborales y de negocio con mayores opciones de desarrollo. Por no hablar de lo que supone para la economía y el empleo en general -afecta al comercio, distribución, agricultura, ganadería, etcétera-, incluso con los malos datos de la ciudad en cuanto a cifra de paro en el mes de enero (cerca de 500 personas más que en diciembre con más de 12.500 desempleados totales).

Hostería del Estudiante de Alcalá de Henares
Imagen de la impresionante Hostería del Estudiante de Alcalá de Henares.

250 euros de gasto diario: el perfil del turista gastronómico

En cualquier caso y aunque 8 de cada 10 visitantes escogen destino condicionados la gastronomía del lugar, la mayoría de ellos no son turistas gastronómicos puros (estos representan solo el 28%).

Eso sí, el perfil está bastante marcado: hombres y mujeres de entre 35 y 55 años con un poder adquisitivo medio-alto que viajan en pareja y habitualmente en verano (en estancias de dos o tres jornadas, durante las que gastan un mínimo de 250 euros diarios).

Además, se trata de un tipo de turista informado -que visita webs y sitios especializados previamente-, cuyas actividades preferidas son comer en restaurantes, ir de tapas, comprar productos e ingredientes locales y visitar mercados.

Alcalá de Henares pierde por un lado la variable de las ‘dos o tres’ jornadas porque una amplia cantidad de sus turistas son de las cercanías de la Comunidad de Madrid -por lo que es gasto medio bajaría considerablemente debido a las no pernoctaciones-. Si bien esto último también le hace, sin ser una gran capital, tener un público objetivo de cinco millones de personas durante todos los fines de semana del año.