Dream AlcaláNoticias270 migrantes llegarán cada lunes a Alcalá hasta alcanzar un total de...

270 migrantes llegarán cada lunes a Alcalá hasta alcanzar un total de 1.134 personas a finales de diciembre

La primera teniente de alcalde y concejal de Servicios Sociales, Isabel Ruiz Maldonado, y la concejal de Participación Ciudadana, Esther de Andrés, se han reunido con ACCEM, la ONG que gestionará el campamento de atención de migrantes en Alcalá de Henares.

La ONG ACCEN ha asistido junto con el futuro director del centro designado por el Ministerio de Exclusión Social. El encuentro, solicitado desde el Ayuntamiento, buscaba obtener nueva información y aclarar las preguntas sobre la llegada estas personas a la ciudad que comenzará hoy, 28 de noviembre, a partir de las 15:00 horas.

Uno de los puntos de la reunión fue la confirmación del número de personas esperadas, según Ruiz Maldonado “inicialmente estimadas en 1.134, aunque se reveló que la capacidad del centro puede albergar hasta 1.260 individuos”.

Seguía la concejal afirmando que “se estimaba una estancia inicial de 30 días, pero ahora se extiende hasta tres meses, lo que genera dudas sobre el futuro de aquellas personas que no sean reubicadas. A pesar de contar con 412 trabajadores sociales, -con contrato hasta el 31 de diciembre, según han aclarado al final de la comparecencia- el destino final de estas personas sigue siendo incierto”.

La edil de Servicios Sociales apunta además la “situación de posibles menores entre los migrantes, dado que su atención implica la intervención intensa de la Comunidad de Madrid, responsable de los recursos destinados a este grupo”.

14 carpas para 90 personas cada una

Las dos concejales del Ayuntamiento también han informado sobre el cronograma de entradas. Así, llegarán a la ciudad 270 personas cada lunes, empezando por este mismo 28 de septiembre a partir de las 15:00 horas “alcanzando un total de 1.134 personas a finales de diciembre, lo que dejaría al centro a punto de alcanzar su capacidad máxima”. Sin embargo, apunta Ruiz Maldonado “aún está en marcha la construcción de una carpa adicional, lo que añade complejidad a la situación”.

Serán un total de 14 carpas con capacidad para 90 personas cada en una instalación que contará con comedores, aseos, gimnasios y espacios deportivos. Además, la ONG  ACCEM proporcionará a los migrantes clases de español y apoyo en caso de búsqueda de familiares en Europa.

Contacto entre el director del centro y el Ayuntamiento

Sobre las vías de comunicación que va a tener el consistorio alcalaíno con el campamento de atención de migrantes, la concejal de Participación Ciudadana, Esther de Andrés, explica que “se ha solicitado transparencia y comunicación constante para mantener informados a los vecinos y asociaciones”.

Y es que, según sus palabras, “la colaboración entre el ayuntamiento, las ONG locales y la comunidad es fundamental para abordar las inquietudes y resolver las dudas que puedan surgir”.

Un 90% de senegaleses y un máximo de 300 fuera de la instalación a la vez

Entre los migrantes que llegan a Alcalá de Henares, “aproximadamente el 90% proviene de Senegal, mientras que otros proceden de países como Gambia” aclaran las concejales que añaden que “el manejo de los grupos para salir a la ciudad se realizará de manera organizada, limitando las salidas a grupos de hasta 300 personas”.

Para facilitar su identificación, se les proporcionará un documento con foto, datos de contacto y el teléfono del centro, además de un sistema de registro de huella digital para acceder y salir de las instalaciones.

De momento, sin médicos

A pesar de la planificación, afirman las concejales que “la falta de recursos médicos en el centro ha sido un punto de preocupación, ya que no se cuenta con médicos. Solamente son enfermeros y auxiliares. Se espera una coordinación efectiva con los servicios de salud locales para atender cualquier emergencia médica que pueda surgir”.

Por último, y respecto a la falta de información denunciada por el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, la primera teniente de alcalde finaliza diciendo que “las gestiones para obtener información y coordinar acciones han sido un desafío, con la alcaldesa solicitando explicaciones desde reuniones previas. La falta de claridad en los detalles y la constante variabilidad en la información han generado mucha incertidumbre”.