11.1 C
Alcalá de Henares
Dream AlcaláNoticiasBuenas noticiasSiguen los trabajos de restauración en La Casa de los Grifos de...

Siguen los trabajos de restauración en La Casa de los Grifos de Complutum

La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Alcalá de Henares ha aprobado hoy los pliegos de condiciones para las “Obras de Restauración y Valorización del Sector Oeste de la Casa de los Grifos de Complutum”, dentro del Plan EDUSIAH, cofinanciado mediante subvenciones de los Fondos FEDER y del Ministerio de Transporte y Movilidad (1,5% cultural), en el precio tipo de licitación de 600.000,00 €.

La concejala de Patrimonio Histórico, Diana Díaz del Pozo, ha explicado que con este proyecto, “el Ayuntamiento da un paso decisivo en la recuperación de la casa de los Grifos que redundará en la mejora de la visitabilidad de este recurso arqueológico, una “pequeña Pompeya” en el centro de nuestro país, sin duda, por su originalidad y estado de conservación, uno de los elementos más importantes del patrimonio histórico de Alcalá, en el marco de una ciudad Patrimonio de la Humanidad”.

Una casa señorial del siglo I

La Casa de los Grifos es una casa señorial romana del siglo I d.C., de aproximadamente 1000 m2 de planta, que fue destruida por una catástrofe en los primeros años del siglo III. Como consecuencia de esta pequeña tragedia, que fulminó la que debía ser una de las casas más importantes de la ciudad, en los últimos años se está procediendo a recuperar un ingente registro arqueológico, pues parte del ajuar doméstico (vajillas de cerámica o metal, elementos personales de las propias mascotas de la casa) y la mayoría del programa pictórico que la decoraba (ricas pinturas al fresco y a la encáustica, mostrando decoraciones arquitectónicas, seres mitológicos o paisajes idílicos), han sido parcialmente excavados y restaurados, lo que motivó su apertura al público en 2017.

El proyecto prevé un año de duración e incorpora acciones de excavación arqueológica y, principalmente, de restauración, sobresaliendo la de la estancia D y sus pinturas murales, un pequeño salón de recepción cuyas paredes se ilustraban con una galería de seres fantásticos, personajes mitológicos y el que, en la hipótesis manejada por los arqueólogos, probablemente es el primer retrato de un personaje de nuestra ciudad, quizá la mismísima propietaria de la casa.