Santa Claus vs los Reyes Magos

En el mundo occidental, se asume que Santa Claus (más conocido en España como Papá Noël) es sinónimo de la Navidad. Muchos, en los países católicos se quejan de que la sociedad se ha alejado del significado original de la Navidad como fiesta para celebrar el nacimiento de Cristo, en favor de un evento puramente comercial simbolizado por Papá Noël y sus regalos.

Pero en España la figura de Santa Claus no es tan grande como pueda parecer. Por supuesto, los niños españoles reciben sus regalos, el mecanismo es el mismo y los niños escriben cartas… pero no a Santa Claus, al menos en su mayoría.

Las escriben a los Reyes Magos que, según la historia cristiana, visitaron a María y al niño Jesús para regalarles oro, incienso y mirra.

Y eso teniendo en cuenta que sus vacaciones finalizan tan solo uno o dos días después de que vengan los Reyes por lo que tienen menos tiempo libre para jugar con sus regalos. Ni la ventaja de Papa Noel de llegar tan solo dos días después de las vacaciones escolares le da una posición de privilegio en España… de momento.

 

La gran noche de los regalos no es el 25 de diciembre sino el 6 de enero, día de la Epifanía, o duodécima noche. El 5 de enero la mayoría de ciudades españolas celebran la Cabalgata de Reyes, que es cuando los tres Reyes Magos llegan a la ciudad y los niños salen a verlos y pedir regalos.

Es una muy buena tradición. Tiene más sentido y conserva más la historia bíblica. Por lo menos se mantiene a Jesús como parte de las navidades, porque para explicar qué son los Reyes Magos es necesario hablar de Jesús.

Pero, como muchas otras cosas, la globalización amenaza y cada día más y más niños españoles quieren tener sus regalos el 25 de diciembre… En primer lugar porque lo ven continuamente en televisión, y además por razones prácticas: Santa Claus viene al principio de las vacaciones de Navidad, y los Reyes Magos justo al final. Por ello cada año más niños españoles terminan recibiendo regalos en ambas fechas, casi la mitad. ¡Así que España es mejor opción si eres un niño!

Los Reyes Magos

El 5 de enero España celebra el fin de la Navidad con una gran fiesta en la que todo el mundo da y recibe regalos. Su fin es celebrar la llegada de los Reyes Magos – Melchor Gaspar y Baltasar – a la ciudad donde nació Jesús. De la misma manera que los Reyes Magos dieron regalos al niño Jasús, aquí se reparten regalos entre los niños de toda España – y a pesar de las modas, siguen siendo más populares que los de Santa Claus.

Antes de ir a dormir, los niños ponen un poco de leche y galletas al lado del belén o el árbol de navidad para los Reyes Magos y un poco de agua para sus camellos. También dejan fuera su mejor par de zapatos con la esperanza de encontrarlos llenos de regalos.

Al día siguiente, el 6 de enero, los niños se despiertan y descubren los regalos que han recibido. Si han sido buenos encontrarán un montón de buenos regalos, pero si han sido malos solo verán carbón (carbón dulce, claro, ¡es sólo una forma divertida de provocar a los niños!).

Durante este día, todas las familias disfrutan de un Roscón de Reyes (un pan relleno de frutas con azúcar helado) y la persona que encuentre el regalo que se esconde en su interior, una figurita o pequeño juguete, tendrá buena suerte para el año que viene.

Jóvenes y mayores disfrutan abriendo sus regalos en este día, pero por desgracia, también marca el final de la Navidad.

Santa Claus o Papá Noël

La versión americana de la figura de Santa Claus recibió su inspiración y su nombre de la leyenda holandesa de Sinterklaas (una variante holandesa del nombre de San Nicolás). Colonos holandeses llevaron esa tradición a Nueva Amsterdam (hoy Nueva York) en las colonias americanas del siglo XVII.

Ya en 1773 el nombre apareció en la prensa estadounidense como ” St. A Claus“, pero fue el conocido escritor Washington Irving, quien dio a los estadounidenses la primera información detallada sobre la versión holandesa de San Nicolás. En su “History of New York”, publicada en 1809 bajo el seudónimo de Diedrich Knickerbocker, Irving describe la llegada del santo a caballo cada víspera de San Nicolás.

Este San Nicolás americano-holandés logró adoptar su forma totalmente americanizada en 1823 en el poema A Visit From Saint Nicholas más conocido como The Night Before Christmas escrito por el escritor Clement Clarke Moore. Moore incluye detalles tales como los nombres de los renos ; la risa de Santa Claus, los guiños y gestos con la cabeza, y el método por el cual San Nicolás, conocido como un elfo, regresa por la chimenea. La frase de Moore “lays his finger aside of his nose” (poner un dedo a un lado de la nariz), fue tomada directamente de la descripción de Irving de 1809).

La imagen americana de Santa Claus se desarrolló más detalladamente gracias al ilustrador Thomas Nast, que representó un Santa regordete en las ediciones navideñas de la revista Harper entre 1860 y 1880. Nast añadió detalles como el taller de Santa Claus en el Polo Norte y la lista de Santa de los niños buenos y malos del mundo. En la primera ilustración de Nast, Santa estaba entregando los regalos de Navidad a los soldados que combatían en la Guerra Civil. La caricatura, titulada “Santa Claus en el Campo” apareció en el semanal Harper el 3 de enero de 1863.

Más información: