Dream AlcaláHistoria de Alcalá de HenaresLos refranes de Alcalá de Henares… donde cuatro huevos son dos pares

Los refranes de Alcalá de Henares… donde cuatro huevos son dos pares

La cultura popular de Alcalá de Henares, como el resto de otras culturas más académicas, cuenta con siglos de historia. Los refranes sobre la ciudad existen desde siempre, pero fue en el siglo de Oro, y el resto de la Edad Moderna, con la efervescente vida universitaria alcalaína, donde surgieron la mayoría de estos dichos sobre la cuna de cervantes.

Alrededor de esa intensa vida universitaria, además de estudiantes, aparecían personajes de todo pelaje, fundamentalmente del malo. Ya fueran delincuentes, prostitutas o estafadores había muchas remoras alrededor de los alumnos de la Universidad de Alcalá. Por ello, muchos de nuestros refranes dejan a la ciudad peor que mejor.

Y es que los buenos dichos llegan por la Universidad, los malos por la envidia y los menos malos por la vida alegre que tenía la ciudad gracias a sus estudiantes y a todo el que les rodeaba.

También existen los refranes de la Edad Contemporánea, así como los del siglo XX. Lo que aún no hemos encontrado son dichos de nuestros días, de los últimos 20 años. Aunque con la cantidad de rotondas en la ciudad y el ingenio alcalaíno, que todavía queda algo, no desesperamos en que algún nuevo refrán se acuñe más pronto que tarde.

Los refranes de Alcalá de Henares

Vamos a intentar explicar alguno de los refranes más populares de Alcalá de Henares. Podemos encontrar un pozo de sabiduría en Internet sobre el tema y a buen seguro demos con una explicación que un buen hijo de la ciudad pueda rebatir. Buscamos la misma aclaración, al menos, de dos autores distintos y si no es posible contamos las diferentes versiones.

‘Alcalá de Henares, cuatro huevos son dos pares’

Empezando por los buenos, los hacemos con el dicho más famoso de Alcalá. Este es uno de los dichos que mejor habla de la ciudad y, como no podía ser de otra manera, es culpa de su Universidad. Se refiere a la fama de los vecinos y estudiantes complutenses como inteligentes y sensatos de una de las pocas ciudades universitarias del mundo. En en el siglo XXI lo hemos acortado pero su formato original es ‘Alcalá de Henares donde cuatro huevos son dos pares y treinta y seis rábanos tres pares’

‘Alcalaíno borracho y fino’ y ‘Alcalá de Henares, muchas maldades’

Si hablamos de los menos malos llegamos a la alegre vida universitaria alcalaína de la Edad Moderna. Las fiestas estudiantiles eran toda una constante en la ciudad y los alumnos y sus remoras poblaban las calles intentando no hacer el bien en la medida de lo posible.

De aquellos barros los lodos de Alcalaíno borracho y fino, en referencia a la sapiencia de los estudiantes y el jolgorio de sus fiestas. Algo parecido al de Alcalá de Henares, muchas maldades donde se hace referencia a los pequeños delitos ya fueran robos, cuentas sin pagar o prostitución que se cometían a diario en la época.

‘Alcalá de Henares, mucho te precias y poco vales’

Quizá el refrán que más ataca a la ciudad de Alcalá de Henares. No negamos que al leerlo se nos hincho la vena del cuello, hasta que dimos con su explicación. Y es que, según el blog Clase Turista de Paso, este dicho llega por la envidia que generaba la ciudad, título otorgado a finales del siglo XVII, en en la Villa y Corte de Madrid.

El dicho completo es ‘Alcalá de Henares, mucho te precias y poco vales, si no fuera por una calle que hay en ti no valieres un maravedí’ en clara referencia a la calle Mayor.

El que tiene un tío en Alcalá, ni tiene tío ni tiene ná

Este es quizá el refrán más internacional de Alcalá de Henares y por ello, quizá, Según el Centro Virtual Cervantes “alude a quien se jacta de tener algún pariente acomodado que no se acuerda de él por vivir lejos o por cualquier otro motivo”. Sin embargo, respecto a su origen, José Antonio Perálvarez Santaella (blog Historias de Alcalá) habla de “la breve obra de teatro de Carlos Arniches titulada “El Tío de Alcalá” que fue estrenada en abril de 1901. La protagonista, para no ser molestada por un pretendiente, aseguraba que había llegado un tío suyo de Alcalá para que el aspirante no pudiese entrar en la casa. Para fingir esa visita familiar colgaba un sombrero de hombre en el perchero y un garrote apoyado en una silla.

Sin embargo, otros autores apuntan que este refrán llega de las cartas que recibían de sus padres los estudiantes de la Universidad y que finalizaban con un dicho costumbrista «y no olvide visitar a su tío».

Otros refranes de Alcalá de Henares

  • En Alcalá canta el cuco y cantará (te aconsejamos busques su explicación…)
  • Alcalá se hace una sopa, cuando la cuesta del Zulema se moja
  • Al tren de Alcalá, sílbale y se parará
  • Adiós Alcalá de Henares, adiós pero no pa’ siempre, cien años que yo viviera, cien años volviera a verte
  • Adiós Alcalá de Henares, adiós querida morena, adiós plaza de Cervantes, adiós cuesta del Zulema
  • Adiós Alcalá de Henares, con tus torres y molinos, adiós a la Virgen del Val y al Cristo de los Doctrinos
  • Alcalá de Henares, corta de agua y larga de panes
  • Alcalá de Henares, curas, monjas y militares
  • Dos cosas tiene Alcalá que no tiene Alicante: las almendras de Alcalá y la cuna de Cervantes
  • En Alcalá canta el cuco y cantará
  • En Alcalá de Henares tuve yo una tía que mientras mandaba una cosa, la hacía
  • En Alcalá de Henares, cuatro huevos son dos pares
  • En Madrid han pregonado que en Alcalá está lo bueno, desde la calle Mayor hasta la calle Libreros

Y para terminar, un reto para ti. ‘En Sevilla, la grandeza; en Toledo, la riqueza; en León, la sutileza y en Alcalá, la pobreza’ ¿eres capaz de encontrar el porqué de este refrán?

Más información y referencias