Dream AlcaláNoticiasPolítica local y autonómicaLa eurodiputada alcalaína Mónica Silvana se enfrenta a una sanción por 'acoso...

La eurodiputada alcalaína Mónica Silvana se enfrenta a una sanción por ‘acoso psicológico’ a sus asistentes

Según se ha hecho público en el día de hoy a través de un comunicado de Efe, del que se han hecho eco tanto la prensa nacional como diversas cadenas de TV, la eurodiputada socialista, Mónica Silvana, se enfrenta a una sanción del Parlamento por «acoso psicológico» a sus tres asistentes.

Según ha hecho público la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, desde el pleno de Estrasburgo, su decisión está basada «en las conclusiones del comité consultivo para las denuncias de acoso entre asistentes y eurodiputados y tras tener en cuenta las observaciones de la eurodiputada afectada, he decidido imponer una sanción a Mónica Silvana González como resultado de su comportamiento contra sus tres asistentes que constituyó acoso psicológico».

La sanción supondría la pérdida de una dieta económica que podría ascender a algo más de 10.000 euros, así como la suspensión temporal de su actividad en la Eurocámara durante 30 días.

Mónica Silvana fue concejala del PSOE en Alcalá de Henares en la legislatura 2007/2011 y es Secretaria de Política Internacional de la Ejecutiva socialista en Alcalá. Entre 2017 y 2021, Silvana ocupó la secretaría de Movimientos Sociales y Diversidad del PSOE en la ejecutiva federal.

En un comunicado que transcribimos a continuación, Silvana niega los hechos y anuncia que recurrirá internamente según el artículo 177 del funcionamiento del Parlamento europeo, para posteriormente valorar la decisión de recurrir ante el Tribunal General de la Unión Europea para que juzgue la legalidad del proceso.

En el comunicado, admite que este proceso se arrastra desde hace casi dos años, y se lamenta de no haber tenido «las mínimas garantías procesales que hubiese tenido en cualquier proceso de la justicia ordinaria».

Primeras reacciones

Desde el PSOE de Alcalá valoran «enormemente el trabajo que realiza Mónica González para esta ciudad y su comarca, llevando a Europa los problemas de la línea de Metro en San Fernando, la reactivación económica del Corredor o la situación del instituto Francisca de Pedraza».

«Una cuestión administrativa y laboral que no es firme, y será recurrida, no es lo que define su compromiso político enorme y continuo con esta ciudad», concluyen.

El Partido Popular de Alcalá de Henares también ha mostrado su preocupación ante la sanción impuesta por parte del Parlamento Europeo a la eurodiputada socialista.

Los populares exigen al secretario general del PSOE y alcalde de la ciudad complutense, Javier Rodríguez, que actúe ante esta sanción, ya que Silvana, ex concejala y ex diputada en la Asamblea de Madrid, forma parte de su Comité Ejecutivo como secretaria de Política Internacional. Rodríguez defendió a Silvana cuando fue nombrada eurodiputada porque demostraba “la fuerza que tiene en Madrid el PSOE de Alcalá”.

Los populares afirman que este hecho arroja una pésima imagen para Alcalá por un asunto que nada tiene que ver con nuestra ciudad. “El líder del PSOE de Alcalá aseguró que el nombramiento de Silvana era un ‘orgullo’ y se vanaglorió de que Silvana estuviera presente en el Parlamento Europeo para tratar temas de Alcalá. Desgraciadamente, las únicas noticias que llegan de Alcalá son esta triste noticia que protagoniza Silvana, que salpica de lleno a la imagen de nuestra ciudad”, indican.

Comunicado de la eurodiputada Mónica Silvana

Con mucho dolor comunico que he sido injustamente sancionada administrativamente a raíz de una denuncia sobre acoso laboral que ex asistentes presentaron contra mí.

En primer lugar, quiero expresar mi solidaridad y mi profundo respeto por las personas que son realmente víctimas de todo tipo de acoso, sea sexual o psicológico.

También quiero comunicar que recurriré internamente según el artículo 177 del funcionamiento del Parlamento europeo, y posteriormente valoraré la decisión de recurrir ante el Tribunal General de la Unión Europea para que juzgue la legalidad del proceso. Tal como ocurrió en otras falsas denuncias, este organismo devolvió la honorabilidad arrebatada por una falsa denuncia, tan fácil de manchar y tan fácil de limpiar.

En este largo e injusto proceso de casi dos años, no he tenido las mínimas garantías procesales que hubiese tenido en cualquier proceso de la justicia ordinaria. Por solo poner un ejemplo, el dossier ha estado dirigido por una asistente parlamentaria de la ultraderecha europea, y los testimonios clave de personas que continúan trabajando conmigo no han sido escuchados ni tenidos en cuenta.

Quiero agradecer especialmente las muestras de apoyo y solidaridad que he recibido, tanto de compañeros/as que bien me conocen, como del personal de la Eurocámara, asistentes, becarios y de los medios de comunicación.

Seguiré trabajando como lo hice hasta ahora, tanto a nivel local, regional como europeo. Aportando trabajo y compromiso con temas tan sensibles como la ayuda humanitaria, la protección de las comunidades más vulnerables de la sociedad como son las personas con discapacidad, migrantes, afrodescendentes, comunidad LGTBI, pueblo gitano, entre otros.

Mónica Silvana