El Baloncesto Alcalá luchó hasta el final para caer ante el Real Madrid

Para afrontar la jornada 8, el Baloncesto Alcalá visitaba Valdebebas, la gran instalación de la cantera madrisdista, con muchas ganas de seguir haciendo ruido en la recién estrenada liga EBA.

Desde el inicio del partido los alcalaínos salieron sabiendo lo que tenían que hacer, defensa dura y ataques precisos y directos a los puntos débiles del rival.

Salida con un 0-7 de los visitantes qué rápido los madridistas consiguieron igualar. Los últimos 4 minutos del primer cuarto fueron un toma y daca constante que llevó el tanteo al 21-21, al final de un primer cuarto en el que Fidel ya rozaba las dobles figuras.

El segundo cuarto comenzó con los complutenses ya muy castigados en el apartado de las faltas, pero aguantando el marcador gracias a un inspirado Carlos Abentin.

El Baloncesto Alcalá, aun así, apoyado en una gran defensa y sobreviviendo a las embestidas del rival, poco a poco fue viendo como el equipo local se despegaba en el marcador hasta llegar al 48-37 al final del segundo periodo.

Tras el descanso los visitantes sufrieron un gran bajón qué coloco a los merengues hasta con 19 puntos de ventaja en el marcador. Pero no se iban a rendir tan fácil los alcalaínos y, tras varias buenas acciones finiquitadas con un 2+1 de Sergio Rodríguez, con asistencia de Óscar, volvían a ponerse a tan solo 11 puntos de diferencia, ventaja que volverían a reducir por debajo de los 10 puntos y que llevaría a un último cuarto aún con todo por disputar.

Los complutenses lo intentaron de todas las formas, lucharon con todo durante los últimos 10 minutos del partido, pero no pudo ser. El rival se mantuvo firme hasta el pitido final y los visitantes no pudieron engancharlos.

Al final 96-82, demasiado castigo para el Baloncesto Alcalá en una merecida victoria para los madridistas. 

El próximo partido…

La próxima semana el Baloncesto Alcalá vuelve a jugar en casa, esta vez ante el otro líder del grupo. Rivas es un equipo más que asentado en la categoría, pero al que los alcalaínos están dispuestos a ponerles las cosas más que difíciles.