‘Ayo’ Garvalena, el piloto fallecido de la Patrulla Águila, se crió en Alcalá de Henares

Eduardo Fermín Garvalena era comandante del Ejército del Aire, formaba parte de la Patrulla Águila, uno de los escuadrones de acrobacias aéreas más famosos del mundo. Este jueves 27 de febrero fallecía en un accidente a bordo de su avión C-101 cuando realizaba maniobras en el cielo de la Base Aerea de San Javier, sede de la Academia General del Aire (AGA) y casa de la Patrulla Águila.

Eduardo Fermín Garvalena estaba casado y tenía tres hijas. Nació en Granada, pero desde pequeño se mudó a vivir a Alcalá de Henares por el destino militar de su padre, Coronel del Ejército del Aire que llegó a ser director de la AGA.

Allí vivía en la zona de oficiales donde sus amigos de la infancia le pusieron el mote de ‘Ayo’. Estudió en el Colegio Público Ciudad del Aire de la misma Colonia Militar de Alcalá de Henares y se apuntó, junto a muchos amigos, al equipo de fútbol. Tenía cualidades y pasó a formar parte de la Asociación Deportiva Chorrillo pero estaba claro que su vocación era claramente militar.

Así, para ir al instituto, se decantó por el Colegio Nuestra Señora de Loreto en Madrid para desde ahí dar el salto a la Academia General del Aire.

Empezó a formarse como piloto en la Base Aérea de Talavera la Real (Badajoz). Después pasó a destino en la Base Aérea de Los Llanos donde formó parte del 142 Escuadrón y el Ala 14 donde voló con los Dassault Mirage (F-1) y el conocido Eurofihter Typhoon (EF 2000). Su hoja de servicios presentaba más de 2.300 horas de vuelo y había servido en misiones internaciones destinado en Estonia, Letonia, Lituania y Yibuti.

Tras un año como piloto reserva de la Patrulla Águila, sustituyó al también comandante y fallecido en accidente aéreo Francisco Marín. Allí pasó a pilotar el Punto 5, ‘SOLO’ de escuadrón acrobático durante dos años y hasta su fallecimiento.