La ciudad de Alcalá de Henares necesita muchas más citas como esta para sentirse grande. Sin duda un día histórico el vivido este sábado frente a la fachada de la Cisneriana.

Los 70 músicos de la Orquesta Sinfónica Freixenet de la Escuela Superior de Música Reina Sofía y el numeroso público, más un millar, solo la mitad de ellos sentados, hicieron que la ciudad viviese una de sus grandes citas en el XXV Aniversario de la creación del Grupo Ciudadades Patrimonio de la Humanidad de España.

Alcalá de Henares necesita darse a conocer por celebraciones multitudinarias, como el Mercado Cervantino o sus propias Ferias, como gran ciudad que se le supone. Pero más importante es tener espectáculos de calidad, no solo como el tradicional Don Juan, que ya es nuestro, sino con conciertos como el que ofreció el sábado la Orquesta Freixenet.

Algo que estuvo a la altura del ‘Liceu a la Fresca’, ópera en la calle en pantallas gigantes desde el Liceo de Barcelona, o la gran actuación pop de Los Planetas el pasado año en la Plaza Mayor de Valladolid.

Inicio del Concierto del XXV Aniversario de las Ciudades Patrimonio de España

Publiée par Dream Alcalá sur samedi 16 juin 2018

Como esos dos espectáculos, fue un concierto de carácter gratuito a cargo de Jaime Martín con la Orquesta Freixenet de la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

Concierto íntegro

El director santanderino, Jaime Martín, tras una intensa carrera como flautista solista en la Royal Philharmonic Orchestra y ejercer como profesor en el Royal College of Music de Londres, accedió a la dirección de orquesta de la mano de Sir Neville Marrine.

Además, el evento fue grabado por el programa Los Conciertos de La 2 de TVE para emitirse posteriormente por esta cadena; también fue retransmitido en directo en los canales de Youtube del Grupo Ciudades Patrimionio y la Escuela Superior de Música Reina Sofía.

«Tenemos una ciudad maravillosa»

El concierto empezó como empiezan las grandes citas, con el discurso de la autoridades. Primero el alcalde complutense, Javier Rodríguez Palacios, que destacó las diferencias que tienen las 15 ciudades Patrimonio de la Humanidad de España pero que sirven para unirnos a todos. “Celebramos el 25 aniversario del Grupo de Ciudades Patrimonio de la Humanidad de España: 15 ciudades muy diferentes, a las que nos une el orgullo que sentimos por nuestras ciudades. Además –continuó el alcalde- celebramos este 2018 el 20º aniversario de la declaración de Alcalá como Ciudad Patrimonio de la Humanidad. Todos recordamos el orgullo que supuso este nombramiento: tenemos una ciudad maravillosa”, concluyó

Después llegó el turno de la Ministra de Industria, Comercio y Turismo del gobierno de España, Reyes Maroto. No nos vamos a engañar, poco acostumbrados estamos en Alcalá a visitas tan ilustres, más allá de la entrega del Premio Cervantes, debido a nuestra cercanía con Madrid. Sin embargo la ministra no solo quiso estar frente a la Cisneriana sino que aseguró además que «para mí es un honor que mi primer acto como ministra sea en Alcalá de Henares, una ciudad a la que suelo venir y en la que he trabajado en su mesa de turismo, tan importante para nuestras Ciudades Patrimonio y nuestro país».

Además, también asistió la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Oliver, la presidenta de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, Paloma O´Shea, el rector de la Universidad de Alcalá, José Vicente Saz, el alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, el alcalde de Ibiza, Rafel Ruíz, la primera teniente de alcalde y concejala de Patrimonio Histórico de Alcalá de Henares, Olga García, la concejal de Cultura y Turismo, María Aranguren, representantes de las ciudades Patrimonio de la Humanidad de España, concejales y concejalas de la Corporación Municipal del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, y representantes de las asociaciones culturales de la ciudad que colaboraron para desarrollar el dossier que la ciudad presentó para optar a la declaración como Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Delicioso concierto en la noche alcalaína

El director de la Orquesta Sinfónica Freixenet de la Escuela Superior de Música Reina Sofía, Jaime Martín, seleccionó para este concierto un programa muy atractivo: Obertura de la ópera “Guillermo Tell” de Rossini, Concierto para violín de Sibelius y la Quinta Sinfonía de Beethoven.

Con 15 minutos de retraso sobre el horario previsto, fue el presentador del acto, Pablo Nogales, director del área de cultura del Ayuntamiento de Alcalá de Henares, quien ofreció las disculpas por el pequeño retraso y presentó un concierto para la historia de la ciudad.

No faltó de nada, incluso el ataque, sin ninguna consecuencia, de una paloma a la primera violinista que tuvo que parar su prueba de sonido a pocos minutos de empezar entre las risas del público.

Con los primeros acordes de Gioachino Rossini, con la ópera de Guillermo Tell, arrancó un concierto que se metió al público en el bolsillo desde el primer minuto.

Público de todas las edades, desde los más pequeños en sus carritos hasta los más mayores en las sillas o jóvenes subidos en farolas o sentdados en el césped de la Plaza de San Diego.

Con la noche ya cerrada sonaron los violines del concierto en re menor de Jean Sibellus. Fue uno de los momentos álgidos del evento y el público, en principio tímido, rompía en aplausos con cada parón de los músicos.

No solo la acústica de la Plaza era magnífica para el sonido sino que la iluminación de la Cisneriana fue una sorpresa para todos. Desde luces que teñían la fachada de vivos colores hasta los logos de la UNESCO y las Ciudades Patrimonio. Estaba claro que durante esa noche todo sería un acierto.

Para terminar no pudo ser mejor la elección de la Quinta Sinfonía del genio alemán Ludwig van Beethoven. Con su música la fiesta era completa y público y orquesta ya eran uno solo. Sin duda un final del evento por todo lo alto para que los asistentes se marchasen con la mejor de las sensaciones.

Un concierto para la historia en el que todos los asistentes, alcalaínos o visitantes, podrán decir algún día «yo estuve allí». Alcalá de Henares necesita muchos eventos como este si quiere, como se merece, ser una de las grandes ciudades Patrimonio de la Humanidad de España.