La viñeta del alcalaíno Malagón se expondrá junto al monopatín de Ignacio Echevarría

El 3 de junio de 2017, Londres volvía a sufrir un ataque terrorista. En aquel momento la peor versión del ser humano trajo, paradójicamente, también a la mejor versión.

Ignacio Echeverría, el ‘héroe del monopatín’, un español afincado en la capital británica corría en ayuda de dos policías que intentaban reducir a dos terroristas que intentaban apuñalar a una pareja.

En aquel ataque terrorista fueron ocho los fallecidos, entre ellos Ignacio que, mientras golpeaba a uno de los terroristas con su monopatín, fue apuñalado cobardemente por la espalda. Su verdugo, de nombre Rachid Redouane, acertó con su cuchillo y su compinche, Youssef Zagbha, lo acompañó rápidamente para dar muerte entre los dos a Ignacio.

Cuatro días después de aquel tremendo suceso, el dibujante alcalaíno José Rubio Malagón quiso tener un homenaje a través de sus viñetas con Ignacio Echeverría. Trazó un dibujo de las piernas de un ‘skater’ de espaldas sobre el que escribió “No todos los héroes llevan capa, algunos van en patinete”.

Esa viñeta puede verse hoy como tuit fijado en la cuenta de twitter del humorista gráfico. Este solo fue el primero de los homenajes que se le hicieron a Ignacio… más adelante un parque en As Pontes, una ofrenda floral en Ferrol, un parque de skate de la Playa de San Juan (Alicante), el sentido pésame de los surfistas cántabros en la Playa del Sardinero además de otro skate park en Madrid Río y un tercero en Las Rozas, localidad donde pasó su infancia y adolescencia ‘el héroe del monopatín’.

Ahora, tanto el monopatín de Ignacio como aquella glorieta de Malagón se exhibirán juntos en el Museo Memorial Víctimas del Terrorismo de Vitoria. El propio padre de Ignacio, Joaquín Echeverría ha sido el encargado de entregar el monopatín. El propio Malagón, también, ha donado a petición del Museo su dibujo.

Sin duda un merecido homenaje para quien dio su vida por lo demás. No hay que olvidar a algún político que quiso politizar, valga la redundancia, la situación y se negó a homenajear a Ignacio porque “tampoco venía mucho al pueblo…”.