Dream AlcaláNoticiasCierra definitivamente el vertedero de Alcalá de Henares

Cierra definitivamente el vertedero de Alcalá de Henares

A las 18:22 horas del viernes 27 de diciembre de 2019, fecha marcada como último día de vida del vertedero de Alcalá, el presidente de la Mancomunidad del Este y alcalde de Alcalá, Javier Rodríguez Palacios, anunciaba en su cuenta particular de Twitter que por fin se había llegado a un acuerdo respecto al cierre del vertedero de Alcalá.

«Quiero agradecer en nombre de los 31 municipios que forman parte de la Mancomunidad del Este la ayuda que nos brinda el Ayuntamiento de Madrid al permitir utilizar de manera temporal el PTV de Valdemingómez«.

El Tweet ponía fin a semanas de intenso debate a tres bandas, entre la Mancomunidad del Este, la Comunidad de Madrid el Ayuntamiento de la capital, a cuenta del uso temporal de de la planta de Valdemingómez, en Vallecas, hasta la finalización de las obras de la nueva planta de tratamiento de Loeches, prevista para 2021.

La Comunidad de Madrid entendió pronto que la única solución viable para solucionar el fin de vida del vertedero de Alcalá (al que recordemos que se le ‘alargó la vida’ artificialmente durante meses para intentar en vano evitar esta situación), era usar «temporalmente» la planta de tratamiento de residuos de Valdemingómez.

El alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida también entendió la excepcionalidad de esta medida y accedió al uso de la planta de Vallecas, en la que también son continuas las protestas por las molestias que causa a los vecinos de la zona.

Pero la vicealcaldesa, Begoña Villacis, se opuso desde el principio forzando la situación hasta el ultimo momento y acusando a la Mancomunidad y al alcalde de Alcalá de imprevisión ante un problema que viene de muy atrás en el tiempo.

Pero lo cierto es que no existía otra solución. Así lo dijo la Mancomunidad, así lo afirmó la CAM y así lo reconoció el alcalde de Madrid. O se usaba temporalmente la planta de Valdemingómez, o se tendría que declarar una emergencia sanitaria en los 31 municipios de la Mancomunidad porque la basura se dejaría de recoger a partir del 30 de diciembre.

Al final Villacis tuvo que claudicar y ceder a las presiones, a pesar del coste político personal que le pueda suponer ‘decir digo donde antes dijo Diego’, no sin antes arrancar en otro tweet una disculpa en toda regla al presidente de la Mancomunidad:

«La Mancomunidad del Este realizará el máximo esfuerzo para finalizar la planta de tratamiento de residuos de Loeches en el menor plazo posible y lamenta los problemas que genera esta situación excepcional«.

Solución temporal y excepcional

Como es fácil pensar, toda solución que agrade a Alcalá, y por ende a los otros 30 municipios de la Mancomunidad del Este, preocupa muy mucho a los vecinos de Vallecas y a sus políticos. Por eso se está haciendo un importante trabajo de comunicación para dar a conocer que este acuerdo es excepcional, temporal y reversible.

En primer lugar, a la ciudad de Madrid no le costará ni un solo euro. La Mancomunidad transportará su basura por sus propios medios, y solo se aceptará la de uso doméstico y procedente de la recogida domiciliaria, quedando excluidos aquellos calificados como peligrosos o no autorizados para su tratamiento.

Además, abonará la cantidad de 30,2 € por cada tonelada vertida, y para la que se habilita en Alcalá una instalación auxiliar que cuesta alrededor de un millón de euros, para que se clasifique esa basura y se eliminen elementos impropios. 

El acuerdo tiene un plazo limitado a 12 meses, con una posible prórroga máxima de seis, en los que se admitirá una cantidad máxima de 220.000 toneladas de residuos

Como parte imprescindible del acuerdo, figura la reciprocidad. Toda tonelada vertida ahora en Valdemingómez supondrá otra tonelada futura de Valdemingómez que se verterá en la futura planta de Loeches, para que el coste medioambiental para Madrid sea cero. Y además, la Mancomunidad pagará el traslado de esos residuos a Loeches.

La Mancomunidad del Este y su problema con la basura

La Mancomunidad del Este de tratamiento de residuos agrupa a 31 municipios: Ajalvir, Alcalá de Henares, Ambite, Anchuelo, Arganda del Rey, Camarma de Esteruelas, Campo Real, Corpa, Coslada, Daganzo de Arriba, Fresno de Torote, Loeches, Meco, Mejorada del Campo, Nuevo Baztán, Olmeda de las Fuentes, Paracuellos de Jarama, Pezuela de las Torres, Pozuelo del Rey, Ribatejada, Rivas-Vaciamadrid, San Fernando de Henares, Santorcaz, Santos de la Humosa, Torrejón de Ardoz, Torres de la Alameda, Valdeavero, Valverde de Alcalá, Velilla de San Antonio, Villalbilla y Villar del Olmo. En su conjunto representan a más de 700.000 habitantes de la Comunidad de Madrid.

Desde el año 2009, se ha venido vertiendo la basura de los 31 municipios en el vertedero al aire libre situado en Alcalá de Henares, hasta el 28 de diciembre de 2019 que se dio por completada su vida útil.

En paralelo, se está construyendo una planta de tratamiento de residuos (TMB), aprobada por la Comunidad de Madrid, en la localidad de Loeches: planta que contará con las mejores tecnologías disponibles para el tratamiento de residuos, pero que no entrará en funcionamiento hasta 2021.

Durante este período, conocido como “período transitorio”, la Mancomunidad del Este de tratamiento de residuos ha trabajado en distintas soluciones alternativas en contacto con la Consejería de Medio Ambiente del Gobierno de la Comunidad de Madrid, así como con el Ayuntamiento de Madrid.

La historia del cierre del vertedero de Alcalá

Han sido muchos meses de negociaciones, angustias y amarguras para los políticos y para los vecinos de Alcalá de Henares, hasta que por fin se ha llegado al ansiado cierre del vertedero de Alcalá.

Haz clic en este enlace para ver todas las noticias publicadas en los últimos dos años sobre este tema.