Dream AlcaláNoticiasCelia, la gestora cultural alcalaína que ayuda a artistas españoles en Nueva...

Celia, la gestora cultural alcalaína que ayuda a artistas españoles en Nueva York

Una joven que empezó a bailar en la Juve y dio sus primeros pasos en el escenario de la discoteca Casco Antiguo. Todo eso mientras finalizaba su carrera como primera de la promoción del Grado de Economía y Negocios Internacionales en la Universidad de Alcalá. Esa es Celia Maldonado, una alcalaína que, como gestora cultural en Estados Unidos, ayuda a los artistas españoles que llegan a Nueva York.

Celia trabaja para el Consulado General de España en Nueva York como gestora cultural. Su labor es promocionar a los artistas españoles que pasan por la ciudad y ayudarlos a conectar con la red cultural.

“En los últimos meses he trabajado con reconocidos artistas como La Oreja de Van Gogh o Rosario Flores pero también otros en crecimiento como Suso33 o Jose Moñú. Recibo muchas propuestas de proyectos que quieren internacionalizarse, de hecho hace poco recibimos una de una compañía de danza de Alcalá y la estamos valorando”, afirma Celia.

Como bien apunta «En los últimos meses, con la apertura de las fronteras, hemos presenciado una avalancha de artistas que estaban deseando venir y volver a los escenarios: David Bisbal, Rosario Flores, La Oreja de Van Gogh, El Cigala… Estamos trabajando intensamente para que los artistas cuando vengan a NYC aprovechen su estancia al máximo organizando eventos para promocionar la cultura española y conectar con el público”.

Una alcalaína en la Gran Manzana

Celia aterrizó en Nueva York para realizar unas prácticas en el Instituto Cervantes. Su trabajo se desarrollaba organizando actividades culturales para la promoción del castellano trabajando con artistas españoles y latinoamericanos. Se enamoró de la ciudad y decidió quedarse.

“Me enamoré de Nueva York cuando vine un verano a estudiar Salsa. La energía de la ciudad es desbordante, siempre hay algo interesante ocurriendo. Es una ciudad conglomerada de personas de todo el mundo lo que te hace viajar constantemente a través de diferentes culturas”, cuenta Celia.

Pero llegó la pandemia, y a pesar de pasar todo el confinamiento teletrabajando en la organización de actividades online su visa caducó y tuvo que volver a España donde rápidamente pasó a formar parte del equipo del Museo Reina Sofía durante un año. Después ganó la convocatoria pública para trabajar en el Consulado Español y volver a Nueva York en septiembre de 2021.

Para esta alcalaína “Nueva York es una ciudad de gente apasionada, gente que tiene un objetivo claro y está dispuesta a luchar para conseguirlo. Primero porque es una ciudad cara; con lo que te cuesta vivir aquí vivirías con más lujo en cualquier otro sitio y segundo, por el tema de las visas, que es un laberinto de trámites exigentes y, de nuevo, muy caros. Sin embargo, el que decide estar aquí y pasar por todo esto es porque tiene pasión por lo que hace. Al final te encuentras rodeada de gente muy especial”, finaliza.