Alcalá conmemora la explosión accidental del polvorín militar del Gurugú


Este miércoles, 6 de septiembre, se ha celebrado el acto de conmemoración del 70º aniversario de la explosión accidental del polvorín del Gurugú. La explosión accidental del polvorín, en 1947, supuso 23 víctimas mortales y la condena a muerte de 8 personas y la encarcelación de 69.

El alcalde de Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios ha participado en el acto acompañado de Olga García, primera teniente de alcalde y concejal de Patrimonio Histórico, y otros concejales y concejalas dela Corporación Municipal. En el acto también han participado el presidente dela Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alcalá de Henares, Manuel Ibáñez, y el investigador Julián Vadillo.

El polvorín de Alcalá (llamado tradicionalmente del Gurugú/Zulema), que es Bien de Interés Patrimonial, fue construido en plena Guerra Civil en 1938, explotó accidentalmente el 6 de septiembre de 1947, probablemente a causa de las altas temperaturas, tal y como ocurrió con otros polvorines de armamento. A causa dela explosión fallecieron 23 personas entre víctimas civiles y militares, además de varios heridos.

La explosión fortuita del polvorín fue utilizada por el gobierno franquista para detener, reprimir y encarcelar a varios jóvenes militantes comunistas y antifascistas. Ocho militantes del Partido Comunista de España y de las Juventudes Socialistas Unificadas fueron condenados a muerte y fusilados en Ocaña el 20 de agosto de 1948. 69 personas fueron encarceladas.

A propuesta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alcalá de Henares,el Pleno del Ayuntamiento del mes de julio aprobó (con los votos a favor de PSOE, Somos Alcalá y Grupo Mixto-IU, y las abstenciones de PP, Ciudadanos y Grupo Mixto-España 2000) celebrar el acto de conmemoración e instalar una placa conmemorativa.

El texto de la placa, que han descubierto el alcalde, la concejala y el historiador, dice:

En recuerdo a las víctimas de la explosión del polvorín de Alcalá de Henares el 6 de septiembre de 1947. Una explosión accidental mató a 23 personas y originó multitud de heridos. Este hecho fue convertido en causa por los responsables dela dictadura contra militantes comunistas y antifascistas. Por ello 8 personas fueron fusiladas y otras 29 sufrieron cárcel y represión“.

Explosión accidental del polvorín militar del Gurugú

Como indica Wikipedia, la explosión afectó a los polvorines militares situados en el cerro Zulema, y ocasionaron entre 24 y 26 fallecidos, según las fuentes,​ y numerosos heridos en la ciudad complutense, situada a unos dos kilómetros.

Aunque lo más probable es que se tratara de un accidente provocado por el calor (durante la posguerra estallaron otros polvorines por esa razón y por esas mismas fechas estalló también un polvorín en Cádiz causando decenas de muertos y heridos), el régimen franquista lo atribuyó al «terrorismo marxista» y fueron acusados 24 miembros de las clandestinas JSU de Madrid y de Alcalá de Henares.

En febrero de 1948 se celebró el consejo de guerra que condenó a muerte a la mitad, siendo ejecutados ocho de ellos en Ocaña el 21 de agosto de aquel mismo año.

Observa la grabación el NO-DO sobre la explosión del polvorín militar del Gurugú:

Haz clic en la imagen para ver el reportaje del NO-DO.

Los polvorines

En enero de 1938, en plena Guerra Civil española (del 18 de julio de 1936 a 1 de abril de 1939), se construyeron al sur del río Henares aprovechando la orografía propicia de los cerros, dos polvorines militares, en la zona conocida como Barrancos de Azaña.

La ubicación era ideal: en las proximidades de un núcleo urbano abundante en guarniciones militares, cercano a la capital, aprovechando los terrosos cerros de la margen izquierda del Henares, justo en frente del sólido puente de Zulema.

Se ubicaban a ambos lados de la carretera que subía el Gurugú. El más cercano ocupaba el interior de una pequeña colina; el segundo depósito, se hallaba unos metros más al sur, junto a la Cuesta del Zulema.

 

La explosión de 1947 volatilizó en la práctica el primer depósito y la colina que lo cobijaba; en su lugar, un enorme socavón apenas dejaba rastro de su existencia. Al mismo tiempo, afectó al que se situaba junto a la Cuesta del Zulema, si bien la estructura interna de éste se mantuvo incólume.

Sin embargo, parece que hay una cierta confusión en los datos. El primer polvorín (por cercanía a la ciudad) se ubicaba junto al río, bajo una colina, en los terrenos que actualmente atraviesa la M-300 y donde se halla la perrera municipal. De este Depósito no se ha localizado por el momento documentación que hable de su estructura. Tampoco sobre el terreno quedó nada que lo pudiera identificar, aparte del inmenso socavón.

Este suceso se convirtió en uno de los grandes hitos populares de la historia de Alcalá. Por los efectos que causó sobre la población una explosión tan cercana, con tantas víctimas. También por el largo y complejo proceso que le siguió, donde se intentó localizar a los culpables de un supuesto sabotaje. Se aprovechó el incidente para llevar a cabo una purga política. Más información.

Dónde estuvo el polvorín militar del Gurugú

Para ver nuestros mejores vídeos y directos:

Suscríbete ahora:
O si lo prefieres, echa antes un vistazo aquí.

Si eres más de leer, recibe gratis por correo electrónico nuestras últimas noticias

Nos encantaría conocer tu opinión: