El acné es un malestar común sobre todo para los adolescentes, aunque puede presentarse también en adultos de diversas edades.

Existen muchos tratamientos que puedes adquirir en farmacia pero, si o tú o tus hijos ya lo habéis probado todo y no os ha funcionado, aquí te ofrecemos un remedio natural y excelente para su tratamiento: los tomates.

Y es que el tomate es rico en vitaminas A y C y minerales como el hierro, fósforo, calcio, magnesio, zinc, cobre, potasio y sodio. Es decir, posee elementos que se suelen utilizar en la mayoría de los productos de cosmética. Este se suele emplear principalmente para tratar quemaduras, pieles grasas y acné.

¿Quieres saber cómo puedes utilizar este alimento para tener un rostro suave y terso? Solo tienes que cortar el tomate por la mitad y retirar la mayor cantidad posible de pulpa con una cuchara. Después, coloca esta pasta directamente sobre tu rostro. También puedes mezclarla con un poco de miel para mayor hidratación. Déjala sobre tu piel de 5 a 10 minutos y, por último, lávate la cara con agua fría y sécala con un paño limpio.

Resultado de imagen de piel sin acne tomate

Otra opción es cortar un tomate por la mitad y aplicar una de las mitades por todo el rostro mientras realizas un masaje circular para conseguir que se impregne en la piel. Deja actuar 15 minutos, enjuaga y usa crema hidratante.

¿Aún te quedan dudas? En este tutorial de Youtube ofrecido por el canal de fitness Abdomen Six Pack puedes ver paso a paso cómo hacerlo en casa. ¿Preparada? ¡Dale al play!