Cómo es la ciudad de Alcalá

Alcalá desde el aire

Conoce cómo es físicamente la ciudad de Alcalá de Henares, cómo está distribuida y cómo encontrar una dirección mirando los nombres y números de cada calle y mucho más.

En España no hay grandes megalópolis, no encontrarás nada ni remotamente parecido a Nueva York, Los Ángeles, Ciudad de México o Tokio. La ciudad española más grande es Madrid, con unos 3.233.527 habitantes. Aunque es la sexta ciudad más grande de Europa, a nivel mundial no destaca especialmente ni por tamaño ni por población.

Alcalá de Henares, que está muy cerca de Madrid, tiene una superficie de 87,72 km² y unos 200.000 habitantes, lo que la coloca al nivel de muchas capitales de provincia españolas. Es decir, se trata de una ciudad de tamaño medio (en términos españoles) con todo lo que uno espera de una metrópoli, pero con una escala manejable que permite moverse de un lado a otro sin necesidad de perder todo el día en el coche.

Centro histórico, barrios modernos y periferia

En general, en las ciudades españolas, al igual que en la mayoría de ciudades Europeas, hay un centro histórico con calles pequeñas, casi laberínticas, que suele ser la parte más animada de la ciudad. En el centro hay infinidad de tiendas y restaurantes y suele haber gente en la calle a todas horas, pero sobre todo entre las 10 de la mañana y 10 de la noche. Además, es normal que haya algunas calles peatonales, o tan estrechas que no suelan pasar coches por ellas, y alguna que otra plaza, o incluso algún parque, lo que invita a pasear tranquilamente.

La calle peatonal por excelencia de Alcalá es la calle Mayor, y la plaza más importante sin duda es la plaza de Cervantes.

El centro histórico es además la zona más comercial, donde suele haber desde pequeños establecimientos de todo tipo a las típicas tiendas de ropa de cadenas internacionales. Aunque durante los últimos años muchos negocios pequeños se han visto obligados a cerrar por la presión de las grandes superficies y las multinacionales, siguen existiendo algunas tiendas centenarias que han ido pasando de generación en generación. Y sin duda tienes docenas de bares y restaurantes donde probar las típicas Tapas de Alcalá.

Alrededor del centro histórico hay siempre una serie de barrios más modernos y menos ajetreados. Normalmente no son zonas tan concurridas como el centro, pero pueden ser más o menos céntricas y tener mucha vida, tanto gracias a la gente que vive en ellas como a todos quienes van y vienen cada día a oficinas, comercios y demás servicios. En estos barrios las calles suelen ser más anchas y rectas, por lo que es habitual que haya más tráfico.

Curiosidad

La principal avenida de Alcalá es la vía Complutense (Google Street view). Antiguamente era parte de la carretera nacional que unía Madrid con Zaragoza y Barcelona, pero en la actualidad se ha convertido en la autopista A-2, que ya no cruza la ciudad sino que la bordea gracias a una circunvalación (vídeo).

Si retrocedemos más en el tiempo, el tráfico de Madrid a Barcelona pasaba por el mismo centro de la ciudad. Entraba por la Puerta de Madrid (foto), atravesaba la calle Mayor (foto) y salía por la avenida de Guadalajara (Google Street view).

Más allá de estos barrios cercanos al centro encontramos la periferia, donde hay tanto edificios de oficinas, polígonos industriales y grandes centros comerciales. Entre los principales barrios de ampliación de Alcalá se encuentra El ensanche (vídeo), Espartales (vídeo) y La Garena (vídeo). Todos son zonas modernas de pisos, viviendas adosadas y abundantes zonas ajardinadas.

La vida diaria en Alcalá

En España, la mayoría de la gente vive en pisos, no en casas, en los diferentes barrios de la ciudad. En ciudades de tamaño medio como Alcalá es habitual caminar o moverse solo en transporte público, hay gente que solo usa el coche cuando tiene la necesidad de desplazarse a otro municipio o a hacer grandes compras. De todas formas, recuerda que esto no significa que en las ciudades españolas no haya tráfico, ¡hay muchos coches y atascos!

Las personas que trabajan y estudian cerca de casa suelen desplazarse a pie, mientras que para desplazamientos más largos se utiliza el transporte público, fundamentalmente la red de autobuses urbanos.

Caminar por el centro de una ciudad española como Alcalá es una experiencia muy agradable, sobre todo para quienes están acostumbrados a calles anchas y desiertas que no se terminan nunca. Muchas calles del centro histórico como la calle Mayor tienen suelo de adoquines y están llenas de edificios antiguos, lo que te transporta inmediatamente a otra época. Además, se descubre y se conoce mucho más rápido una ciudad caminando que yendo a todas partes en autobús.

Calles y direcciones

Para guiarte por Alcalá, fíjate en los nombres de las calles y en los números de los edificios. Los nombres de las calles nunca son abstracciones frías y sin significado, como series de números. Suelen tener nombres de personajes históricos conectados de alguna manera a la ciudad, o palabras relacionadas con actividades que se realizaron en ellas en otro tiempo. Por ejemplo, en el centro de Alcalá encontrarás calles como Cervantes, Manuel Azaña (alcalaíno ilustre por ser presidente de la Segunda República Española) GoyaQuevedo, pero también otras con nombres como Libreros, Colegios o Escritorios.

La numeración de las calles se suele hacer respecto al centro, lo que significa que el número 1 está en el extremo de la calle más cercano al centro de la ciudad. Además, los números no son correlativos, verás los números pares a un lado y los impares a otro. Es decir, la calle empieza con el 1 al lado del 3 y enfrente del 2.

Si estás acostumbrado a ciudades con manzanas cuadradas y calles con nombres de números, al principio todo esto te puede resultar un poco lioso, pero la verdad es que la mayoría de extranjeros disfrutan deambulando por las pequeñas calles del centro y descubriendo las sorpresas que esconden los rincones más históricos de Alcalá.

 

La opinión del turista:

Las calles de Alcalá

Molly Tola, Wisconsin, EE.UU.

Pasear por las calles de Alcalá me hace pensar que me encuentro en otro siglo. El centro de la ciudad une la historia, la cultura y la arquitectura española en un único lugar.

Uno de mis pasatiempos favoritos es recorrer las calles empedradas del centro de Alcalá y admirar sus alrededores. Vivo muy cerca del centro y puedo ir andando a mi instituto en lugar de tener que usar el autobús.

El paseo por el centro de Alcalá es para mí una rutina que me resulta muy familiar y que disfruto más cada día. Un viaje de 30 minutos para ir a clase, más otros viajes adicionales para quedar con mis amigos suponen una larga caminata al final del día. Pero no me importa pasear porque me permite descubrir y explorar más Alcalá.

Me encanta el empedrado que cubre la calle Mayor peatonal. Las calles como esta amplifican el ambiente histórico, aunque hacen difícil pasear con tacones (chicas: ¡no llevéis stilettos!). Y cuando miro hacia arriba me encanta ver a las cigüeñas que hacen sus nidos en lo más alto de los edificios históricos.

Entre las cinco y las nueve de la tarde, después de echarme una siesta y trabajar un rato antes de cenar, vuelvo al centro porque está lleno de personas caminando por las calles. Este momento es especial para ir de tiendas, beber algo, tomar unas Tapas y disfrutar de la pintoresca atmósfera de Alcalá.

Hay un lado negativo de tener que pasear por Alcalá, ¡los coches y sus locos conductores! Pero he aprendido rápidamente a caminar solo por las aceras y cruzar solo cuando el pequeño hombrecillo verde de los semáforos me lo permite.

La ciudad de Alcalá

Rosaria Altomare, State College (Pensilvania), EE.UU.

Alcalá cuenta con una historia y una cultura apasionantes, y si la visitas querrás aprender mucho más sobre ella.

Los habitantes de Alcalá están orgullosos de su historia, sobre todo de Miguel de Cervantes, el famoso autor de Don Quijote de La mancha, que nació allí en el siglo XVI. Están orgullosos de sus tradiciones culturales, como por ejemplo el Mercado Medieval que se celebra allí cada otoño durante la Semana Cervantina, una semana dedicada a Cervantes que celebra su vida y el período de tiempo en el que vivió.

Las calles de Alcalá se estructuran de una manera muy diferente a las de los Estados Unidos, ¡principalmente porque están llenas de rotondas! Esto hace que los coches deban frenar constantemente, lo que a su vez evita que se circule demasiado rápido.

También están llenas de autobuses, un reflejo de la eficiente red de transporte público de la ciudad que conecta unas partes de la ciudad con otras. El sistema de transporte público también enlaza Alcalá con otros muchos lugares de España, así que viajar es una tarea bastante sencilla.

Hay mucho tráfico en Alcalá. Está bien regulado y no hay demasiados coches, pero es constante. Y esto refleja el número de personas que viajan a diario dentro y fuera de Alcalá.

Es un destino para estudiantes extranjeros de todo el mundo, ¡y un lugar en España que no querrás perderte!

AnteriorEuro vs Dólar

Nos encantaría conocer tu opinión:


Suscríbete a nuestro boletín de noticias:

Introduce tu correo y te enviaremos gratis nuestras mejores noticias a tu buzón.
Podrás darte de baja cuando quieras.